José María Aznar. Verdades reiteradas

Por • 18 Feb, 2010 • Sección: Reflexiones

La prensa nacional e internacional abunda en estos días en verdades reiteradas sobre José María Aznar, quien fuera jefe del gobierno español y líder del derechista Partido Popular.

El caso de la autopromoción de Aznar para aumentar su visión en los Estados Unidos con el empleo de fondos públicos del gobierno español, es un modus operandi clásico de los presidentes corruptos. Con un diseño sencillo, Aznar obtuvo del Congreso un desembolso de 2.3 millones de dólares estadounidenses para pagar los servicios de una empresa norteamericana de lobby que promocionaría su imagen en función de un objetivo que nunca logró: La Medalla de Oro de la Libertad que otorga el Congreso de los Estados Unidos de América.

Ocurre que parte del pastel no llegó a su destino y ahora el Tribunal de Cuentas, reconstruye por dónde se esfumó. Cualquiera que haya sido su destino, la reconstrucción de imagen, más que lobby de imagen, tuvo un subproducto: con el dinero de los contribuyentes españoles, Aznar ¨infló¨ su currículum y con ello su acceso al mercado de las conferencias, disertaciones, talleres, seminarios en distintos escenarios, sobre cualquier tema, muy bien retribuidas en dinero constante y sonante, que va a parar a sus arcas personales. Mejor imposible.

Al reiterado tema de la corrupción y dilapidación de fondos públicos por parte de Aznar que ahora se exhibe a la luz pública, debiera sumarse otras investigaciones que enjuiciaran no su vocación de corrupto financiero sino su indigencia moral y ladina tantas veces al servicio de lo peor de las Administraciones Norteamericanas.
Entre otros, el trágico destino de decenas de militares españoles que murieron en la agresión a Irak, enviados engañosamente por el entonces presidente español, con pretextos fabricados con la etiqueta Made in USA.
Chema Aznar pasará a los anales de la historia de España, no sólo como lo que ha sido, un corrupto militante, sino por su entreguismo servil a las peores causas guerreristas de administraciones norteamericanas. Una huella indeleble de este proceder fueron sus declaraciones cuando dijo con profunda convicción el 13 de abril de 1999, en un momento incierto de la agresión contra Yugoslavia, y durante un encuentro con el Presidente de Estados Unidos. Le aconsejó textualmente: “Si estamos en una guerra, hagámosla completamente, para ganarla y no solo un poco. Si necesitamos persistir durante un mes, tres meses, hagámoslo. No entiendo por qué no hemos bombardeado todavía la radio y la televisión serbias.”
Horas más tarde, la OTAN ordena el inicio de la fase 2, y se eleva la intensificación de los bombardeos, y el número y diversidad de objetivos a destruir.Por daños de lesa humanidad debieran juzgarlo, y no solo por dilapidar en su beneficio el dinero del pueblo español.
Este “paladín” de los Derechos Humanos, en agosto de 2003 ordenó no continuar con el proceso de extradición de los represores argentinos, solicitados por crímenes cometidos durante la última dictadura militar en Argentina. Para honra de España esta decisión fue anulada por su Corte Suprema en el 2005, ordenando continuar adelante con las extradiciones solicitadas.El empeño enfermizo por liquidar a la Revolución cubana no solo tiene motivaciones políticas.
En noviembre de 1995, siendo candidato presidencial, Aznar visitó Miami, en el avión personal del confeso terrorista mas Canosa (Al menos Posada Carriles confesó este le financiaba las acciones), en plan de colecta articulada con varias organizaciones terroristas del llamado exilio anticubano con las cuales se reunió.
Trocó fondos por compromisos, que honró ya siendo presidente. Recordar las facilidades dadas a la empresa MASTEC del clan Mas Canosa, para acceder a empresas españolas de la telefonía digital a punto de quebrar y que fueron fraudulentamente adquiridas a irrisorios precios y después revendidas en elevadas sumas, todo un entramado mafioso que costó el empleo a miles de trabajadores y el suicidio de algunos que no superaron la desprotección de su familia. Por esos crímenes debían juzgarlo.
En diciembre de 1996, cumpliendo indicaciones del Gobierno de EUA y de la mano del embajador norteamericano Eizenstat (hay suficientes elementos que lo documentan) introdujo en la Unión Europea la llamada Posición Común, una codificación sobre las relaciones con Cuba al estilo de Helms Burton, que hoy molesta a todos pero que nadie está en condiciones de levantar en aras de mantener armonía en las relaciones trasatlánticas.
Investigar también debieran los fondos que habría recibido de Luis Botifoll, banquero cubano ligado a la mafia en Cuba y que lavaba dinero en el Banco Atlántico, quien lo visitó en España en octubre del 2003. Botifoll, era un encumbrado directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana de la cual Mas Canosa era su figura principal.
En abril del 2004, el gobierno del entonces presidente Ricardo Maduro de Honduras, con el cual Cuba mantenía relaciones bilaterales plenas y una solidaridad elevada ( decenas de médicos cubanos colaboraban en ese país) sucumbió a las presiones de los Estados Unidos y decidió presentar ante la LX Conferencia de la ONU en Ginebra sobre DD.HH., una resolución redactada en inglés por el Departamento de Estado donde se intenta acusar a Cuba de ser un país donde se violaban los Derechos Humanos. La presión sobre Maduro fue ejecutada por el saliente presidente de España José María Aznar, se lo exigió en Madrid a principios de marzo del 2004 y después lo invitaron a una entrevista con el entonces secretario de estado norteamericano Colin Powell en Washington. Allí lo terminaron de seducir y se consumó la traición.
Lo triste, para Aznar, de esta historia, es que al final, la Medalla de Oro del Congreso de EUA le fue otorgada a Tony Blair, su émulo, su bien amada competencia. Y no porque los norteamericanos no le reconocieran méritos personales a Aznar, a quien consideraban un refinado y leal colaborador, sino porque al final la sangre llama e ingleses y norteamericanos comparten la misma.
Pero ya lo dijimos, Aznar es un carnal y leal colaborador, sigue prestando sus servicios, ahora no solo contra Cuba y Venezuela, sino con todo lo que pueda oler a…(dinero). No se equivoquen, no estaba pensando en el populismo, o en el ¨totalitarismo¨. Por eso fue a Argentina, en agosto del 2009, a dar su apoyo a Mauricio Macri (2011 a la vista) y a Chile para dar su apoyo a Sebastián Piñera.
Si la hora de Aznar ha llegado, estas son verdades reiteradas, las autoridades españolas y sobre todo el noble pueblo español, tienen la posibilidad de colocarlo donde siempre ha debido estar.

*(José Luis Méndez Méndez) Investigador, docente universitario e historiador cubano. Es autor de varios libros sobre el terrorismo de la CIA, entre ellos, “Bajo las alas del Cóndor” donde denuncia la conexión de las dictaduras del Cono Sur con los terroristas cubanos.

José Luis Méndez Méndez



Tu opinión es importante. Escribe un comentario