Algunos TIPS para quienes aspiren la Asamblea Nacional…

Por • 18 Feb, 2010 • Sección: Reflexiones

Venezuela este año se enfrenta nuevamente a un proceso de elección popular, contrarrestando todas las agresiones mediáticas diseñadas en Washington, en el seno de la Casa Blanca y difundidas por los títeres de este despreciable imperialismo norteamericano aquí en nuestro país; que no solo incitan a la violencia a través de sus medios de comunicación, sino que también llaman a la desestabilización, mienten, agreden, subvierten, intrigan y atacan al pueblo revolucionario, alegando que no hay libertad de expresión y que el país no vive en democracia. Sin embargo, en un ejemplo claro e indiscutible de un gobierno democrático, el comandante Hugo Rafael Chávez Frías en compañía de los delegados y delegadas del 1er Congreso Extraordinario del PSUV, anunció que los aspirantes a la Asamblea Nacional se someterán a unas elecciones internas de base, donde el pueblo podrá elegir al candidato de su preferencia.

Ahora bien, una vez transcurridos los primeros 11 años de este proceso revolucionario, debemos preguntarnos: ¿Cuáles son las características que deben poseer los candidatos a la Asamblea Nacional y cuál será la función de ésta? Y quizás otras preguntas como: ¿Realmente una Asamblea Nacional “roja rojita” ayudará al Presidente Chávez a avanzar en la transición al Socialismo? ¿Los victoriosos de estas elecciones primarias cumplirán irrestrictamente con las promesas que se efectúen durante la campaña? ¿Estaremos cerca de la dictadura del proletariado con un Estado que fortalece sus viejas estructuras parlamentarias? ¿No estaremos distanciando a los líderes de nuestras comunidades al modelo privilegiado y elitesco de ser diputado? ¿Se seguirán infiltrando oportunistas a través del portaviones de Chávez y después, una vez alcanzando su triunfo personal, desobedecerán al comandante, se olvidarán del pueblo que los eligió y saltarán la talanquera? ¿Acaso la figura del Estado como fue concebida no regula y garantiza la desigualdad económica y política entre los simpatizantes revolucionarios que anhelan un cambio radical en nuestro país? Entre esas y otras múltiples preguntas que podemos formularnos en este nuevo año electoral, pienso claramente en las ideas de Bakunin, donde resumía el tema del ‘PODER’ como la clave de la desdicha humana.

Tips Bakunistas para que visualicemos el futuro de la Asamblea Nacional:
Mijail Bakunin, precursor de Marx y Engels, considerado como un comunista utópico, fue el primero en hablar de la revolución “abajo” y no en el “cielo”, quebrantando de esta manera con toda esa tradición de Dioses, Príncipes, Leviatán, Big Brothers y esa autoridad que representaba el Estado. No obstante, los intelectuales del capitalismo han desvirtuado sus aportes teóricos, tergiversando la esencia del anarquismo y transformándola en una propuesta perversa y diabólica, así como también lo han hecho con el ‘comunismo’, con la Revolución Cubana y con nuestra Revolución Bolivariana, entre otras tantas. Bien distante de todas las falsedades del sistema capitalista, Bakunin lo que analizaba detalladamente era la figura del Estado y explicaba que esa percepción no ha representado, en ningún momento, algo positivo para las clases de trabajadores, para los pobres, para los oprimidos, simplemente ha velado por la dominación política de las masas. Así que, su revolución social proponía la eliminación sobre la concepción del Estado, sin esperar mediaciones o prorrogas. Debido a que esa representación simboliza la vanguardia del capitalismo y no se haría nada si no se destruye. Recordemos, que ninguna clase dominante ha abandonado su trono de oro de una manera pacífica; es necesario, entonces, erradicarlo y hacerlo de la misma manera como lo hizo la burguesía en su época: con la guillotina[1]. Por otro lado, su propuesta iba aún más allá y no era simplemente una revolución de una fracción contra la otra, porque así no nos desprenderíamos de ese viejo modelo del capitalista en contra del trabajador. Debe existir un cambio radical, eliminar el problema desde su raíz, de lo contrario no haríamos nada, sencillamente invertiríamos la condición; es decir, si el trabajador toma el poder del Estado, él sería el amo y el capitalista sería el esclavo; Bakunin, al contrario, señalaba la eliminación total de la relación (amo – esclavo).

Por supuesto que el rompimiento de esa tradición es un proceso atormentante, aún en nuestros días y en nuestro país, el camino de una revolución que tenga como objetivo la verdadera emancipación, es un camino muy duro y muy doloroso. Sin embargo, debemos traspasarlo, no podemos permitirnos seguir sumergidos en la ignorancia, indiferentes a la realidad, atemorizados por el terror de una justicia divina, despavoridos por una religión diseñada para la esclavitud, alienados por los grandes medios de comunicación y manipulados por quienes tienen el poder. Lo más dificultoso en entender, es que nuestros sueños siempre han estado establecidos por otros, a través de unas necesidades que en realidad no han sido las surgidas por nuestra estructura social, sino impuestas por el sistema capitalista.

El mejor de los tips, la mejor recomendación o el mejor de los aportes que pudiese hacer a través de este medio, es el llamado a derrumbar esas viejas estructuras de dominación, es la invitación a que pasemos a la acción, a la praxis revolucionaria, a que apoyemos al Presidente Chávez en el avance de esta revolución. Llegó la hora del trabajo social por convicción, de aportar ideas emancipadoras, proyectos socialistas, programas de formación revolucionaria, planes o estrategias de cooperación y ayuda a los más necesitados. Con la amenaza latente de invasión por parte del gobierno de los Estados Unidos, el tiempo se torna fugaz y no se debe emplear para satisfacer aspiraciones personales, desgastando al pueblo en peleas por las apetencias de quienes pretenden ser candidatos y quienes anhelan puestos o cargos de alto renombre. El soberano está conciente que quizás éstas sean las últimas elecciones que se realicen, pero la función de los que sean electos deberá enmarcarse, con total convicción, a los lineamientos de nuestro máximo líder, Hugo Chávez Frías.

De esta manera demostraremos que nuestra guerra es contra el Capitalismo, ese sistema despótico que diariamente anda plagando de pobreza e injusticias sociales al mundo en el que vivimos. Nuestra batalla es contra el comportamiento hostil de la clase dominante burguesa y su mejor aliado “el imperialismo norteamericano” que intimida y aterra al mundo con su violencia abusiva en búsqueda de la acumulación del capital. Nuestra lucha es contra la amenaza que enfrenta la humanidad ante el peligro de extinción por la destrucción despiadada de la naturaleza y el planeta. Destruyamos esos viejos intereses personales que ambicionan el poder y construyamos un nuevo sistema ‘político-social’ más justo, equitativo y solidario que incluya a todos los revolucionarios de nuestra nación para que edifiquemos un país verdaderamente socialista.

“Que mis amigos construyan, yo no tengo más sed que la destrucción, porque estoy convencido de que construir con unos materiales podridos sobre una carroña es trabajo perdido y de que tan sólo a partir de una gran destrucción pueden aparecer de nuevo elementos vivientes, y junto con ellos, elementos nuevos[2]”. Mijail Bakunin

eduardomonterorivas@gmail.com

[1] Véase: http://www.aporrea.org/ideologia/a29955.html

[2] Bakunin, M. (1991). Dios y el Estado. La Plata: Terramar.

Eduardo Montero
17/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario