Perú: Unidad popular o capitalismo salvaje

Por • 16 Feb, 2010 • Sección: Reflexiones

La transnacionalización de la economía peruana bajo el modelo neoliberal a partir de 1,990, es el eje que ha motorizado la presencia desde Alberto Fujimori, Valentín Paniagua, Alejandro Toledo y el actual Alan García, donde la corrupción institucionalizada del Estado y la desregulación de los derechos laborales a favor de las grandes empresas, copan ya 20 años de presencia imperialista en el Perú, con la expresión de que los pobres de la costa, sierra y selva; sienten que su patria no es suya, que no se sienten como en su propia morada. Así por ejemplo la región de La Libertad, cuna del APRA, a nivel nacional es el tercer departamento con mayor desempleo, además mantiene los altos índices de pobreza en la región. En la franja costera los distritos más pobres son La Esperanza y El Porvenir y en la sierra el distrito de Sanagorán en la provincia de Sánchez Carrión, Tayabamba y Parcoy en Pataz y Condormarca, Bambamarca y Uchumarca en Bolívar.
Se inicia un proceso electoral con dos fases: la primera que culmina en la primera semana de octubre del 2010 donde se elegirán autoridades municipales y regionales, las cuales en su tendencia neoliberal o de unidad popular, definirán el derrotero de la segunda fase el 2011 para elegir al Presidente de la República y congresistas.

Siguen vigentes en el Perú las tareas históricas de reconstrucción del tejido institucional democrático, destruido por Fujimori-Montesinos, cuyo resumen es la Constitución Política de 1993 impuesta en dictadura el 5 de abril de 1992, diseñada para las grandes empresas transnacionales, por lo que las tareas democráticas imponen a un gobierno de unidad popular la necesidad de una Asamblea Constituyente que diseñe un gobierno nacional, democrático y popular del mas amplio espectro, no hay otra salida.

El Perú 2010 tiene algunas características diferentes de los demás países de Latinoamérica y el Caribe, que deben ser tomadas muy en cuenta en las tareas democráticas y en el futuro de construcción del socialismo sin calco ni copia, sino como creación heroica. Solamente así evitaremos hechos como cuando el Congreso da un trato desigual y discriminatorio a los peruanos, pues con la ley del fútbol son beneficiados clubes como Universitario de Deportes y Alianza Lima y sus conspicuos dirigentes apristas y el perjudicado es el Estado, todos los peruanos, pues la deuda de ambos grupos que asciende a casi 100 millones de soles la pagarán en 20 años, en contra de los sectores productivos nacionales.

Primero, la crisis de liderazgo popular en el Perú incapaz de unificar las expectativas de los peruanos, tiene un hondo contenido actitudinal: la disposición autocrítica de reconocer la incapacidad de aceptar los nuevos escenarios de movilización social que se fueron dibujando a partir de 1950 con las grandes migraciones del campo a la ciudad de Lima (8 millones de habitantes) y otras grandes ciudades de la costa y sierra.

Segundo, las necesidades insatisfechas del pueblo peruano están embalsadas en las etnias andinas y selváticas (Pizango en exilio), en los trabajadores informales (72% de la PEA), las pequeñas y medianas empresas (PYMES), los mas de 2 millones de adultos olvidados (65% sin derechos a una pensión), los jóvenes desocupados, los mas de 45 mil trabajadores excluidos por la privatización empresarial, los migrantes en el extranjero (4 millones aprox. y cuyas remesas sumaron alrededor de US$ 2,328 millones durante el 2009, informó el banco estadounidense Wells Fargo), los trabajadores de las empresas transnacionales (10% de la PEA) sin derechos a la sindicalización o los trabajadores del Estado (5% de la PEA) cuya selección “meritocrática” termina por recortar sus derechos laborales, como el caso de la anunciada paralización de las fuerzas armadas y policiales para el 5 de abril; para todos ellos no existe un discurso político popular que los movilice en forma unificada.

Tercero, no existe un sistema de partidos que garantice al movimiento popular un debate de ideas sobre programas y políticas de corto, mediano y largo plazo. En ésta dirección el Partido Comunista del Perú (Patria Roja) ha terminado (07-02-10) exitosamente su VIII Congreso Nacional y en su manifiesto su Presidente Alberto Moreno expresa: “Consecuente con su compromiso de la gran unidad para el gran cambio, llama a todos los hombres y mujeres de izquierda, nacionalistas y progresistas, a concertar voluntades en torno de una plataforma común y candidaturas unitarias, de cara a las elecciones regionales y municipales de octubre próximo y, especialmente, a las elecciones generales de 2011.

Saluda, igualmente, los esfuerzos orientados a la unidad de las izquierdas y del movimiento popular, cuya contribución a la gran unidad será de la mayor importancia.

Cambio democrático, patriótico, con regeneración moral, o continuismo neoliberal entreguista, autoritario y corrupto: el Pueblo peruano debe decidir qué rumbo seguir”.

Cuarto, el modelo neoliberal en el Perú se va agotando, con un Alan García que consiguió acumular los votos de la derecha, pero no tiene adherentes convencidos ni en su propio partido: el APRA, por lo que ello puede ser el antecedente de una rápida caída desde las alturas del poder, por no encontrar los asideros estables ni en la política, ni en la sociedad, hechos que erosionan la débil institucionalidad del parlamento, del poder judicial, del tribunal constitucional, muy similar a lo ocurrido con Fujimori.

Quinto, la derecha peruana está preocupada por posesionar a Castañeda Lossio en la Presidencia o a Kuori en la Municipalidad de Lima, buscando golpear con las encuestas el liderazgo nacionalista de Ollanta Humala mediante el poder económico y mediático, pero es incapaz de manipular la conciencia popular, incluso optan por utilizar al humorista internacional Jaime Bayli como aspirante a la Presidencia. El proceso de Febrero a Octubre 2,010 hace que las manifestaciones se vuelvan imprevisibles para la derecha y sus encuestadoras internacionales que sienten que sus posibilidades de imaginar y anticipar los futuros escenarios políticos se esfuman.

Ubaldo Tejada Guerrero
utguerrero31@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario