Lina dispara desde su columna en Pasquin opositor

Por • 16 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

La conducta política que ha venido asumiendo la señora Lina Ron, últimamente, en la práctica, son de una ambivalencia tal, que deja serias estelas de dudas o confusión en la gran mayoría de revolucionarios, que admiraron y aun admiran sus radicales posiciones y actuaciones como dirigente identificada, más que con el proceso, lo ha hecho de frente en la exaltación y respaldo al Comandante Hugo Chávez. Esta ha venido siendo muy crítica con muchos dirigentes y funcionarios de alto nivel del Gobierno, y, ahora contra algunos dirigentes del PSUV y funcionarios que están al lado de Chávez en su gestión.

En su reciente columna, despotricó de Mario Silva y su ¨Programa la Hojilla¨, el pasado lunes en la noche, Mario leyó la descarga política y personal que a través de su tribuna, que mantiene desde hace tiempo en el periódico del conocido periodista Rafael Poleo, enemigo a muerte del Presidente Chávez, decimos a muerte, porque este hace pocos meses en un programa del canal conspirador Globovisión expresó: que el Presidente Chávez podría morir como Benito Mussolini, colgando de los pies, además de las constantes informaciones que desde su medio de prensa dedica contra el Gobierno, estos no son en verdad opositores de ideas, sino más bien adversarios radicales que propugnan el golpe de Estado o la eliminación física del líder de la Revolución Bolivariana, pues así lo manifiestan públicamente en los diferentes medios impresos y radioeléctricos que ellos dominan.

Lina, cuando con gente que milita en su partido político, arremetió con violencia contra el canal que ha sembrado el terror y creado cátedras abiertas de disociación psicótica, gente del proceso en parte justificó su conducta, aunque la mayoría no estuvo de acuerdo ya que con esos procederes violentos le dio armas políticas al enemigo; sin embargo ella fue valiente y se presentó ante la justicia para rendir cuentas, cosas que no hacen los llamados opositores, que cuando son llamados ante la ley, se van del país y se hacen acreditar como perseguidos políticos. En todo caso lo hecho por Lina contra ese canal y también contra la nunciatura, fueron actos de indisciplina y anarquía política, pues esa no era la línea gubernamental ni del partido de gobierno.

Ahora cuando desde una tribuna del campo enemigo arremete contra el conductor del Programa la Hojilla, haciendo llamados públicos al Presidente para hacer denuncias públicas, que bajo sus puntos de vista son dañinos a la Revolución, es otra manera de confundir y sembrar cizaña entre los revolucionarios, sabemos que por ahora el Presidente respalda este programa, tribuna abierta de la Revolución para contrarrestar frontalmente la guerra sucia y mediática que todos los medios opositores lanzan contra el gobierno que preside Chávez, sabemos por supuesto que hay gente dentro del gobierno que no le agrada la forma en que Mario Silva dirige su espacio, es lógico que hayan divergencias o formas de cada quien percibir comportamientos o métodos de dirigir un programa televisivo, pero de ahí a desatar campañas en medios enemigos contra personas y sus formas de expresar sus críticas y autocríticas, hay un abismo que trastoca la conducta y la coherencia política que debe prevalecer en los partidarios del proceso.

Lina Ron, según lo percibido de sus líneas aturdidoras plasmadas en ese mini-impreso, leídas por Mario Silva para ir desmenuzando los párrafos e ir hilando su defensa contra los despiadados ataques,- según Mario-, muchas de sus infundadas acusaciones son fuera de lógica y al margen de la verdad, en el video del programa donde el Presidente intervino, este demostró que ningún reloj gigante ni de marca portaba Mario en su muñeca, en su lugar una prenda regalada por su hijo, con significación protectora contra malos espíritus, sin embargo en el escrito se afirmaba lo del reloj, además las acusaciones sobre la huída a Cuba, en el 2006, cuando las elecciones presidenciales, Mario expuso que fue a Cuba por invitación y que regresó para ejercer el derecho al voto ese 3 de diciembre del 2006.

Aunque debemos ser respetuosos con los conceptos que cada quien emita, a través de los distintos medios de comunicación, no obstante tenemos también el derecho de opinar cuando quienes emiten en sus opiniones ofensas personales, acusaciones personales, difamaciones y criterios que estén al margen de las leyes, al no ajustarse a la verdad, sino que por el contrario sus basamentos son la política malsana, la de la intriga, la descalificación con intenciones de desprestigiar el buen nombre de personas que pueden ser honorables o acreedoras a méritos y a quienes se ponen al escarnio público, no debe ser la conducta ciudadana, las acusaciones deben estar bien fundamentadas, cuando de individualidades se trata.

La verdadera ¨Revolución Bolivariana¨ debe contar con bolivarianos y bolivarianas que se sustenten en el pensamiento y postulados sembrados en la historia y con plena vigencia, en momentos cuando los esfuerzos se reviven en nuestra América para lograr la conquista de la soberanía e independencia absoluta, sin más dependencias subyugadas a imperios que han, como sabemos dominado el libre derecho de los pueblos a su pleno desarrollo social, político y económico. Es el momento histórico, que se ha emprendido con el liderazgo del Presidente Chávez al haberse avanzado en la unión e integración de nuestras naciones, según dejara plasmado en sus documentos históricos nuestro Padre de la Patria, y es ahora después de casi 200 años cuando se abren las puertas de la consolidación de esos legados, arrebatados por el Coloso del Norte.

Pensamos que la señora Lina Ron, ha demostrado ser una combatiente revolucionaria, pero sus últimas actuaciones políticas la está ubicando más cerca de la derecha reaccionaria que del proceso que lidera el Comandante Chávez, claro respetable sus decisiones y conductas personales, pero debe definir definitivamente su posición, su disciplina e ideales políticos, porque el escribir y utilizar un medio político diametralmente opuesto a la revolución para proferir ataques contra compatriotas, que aunque no sean perfectos y que como humanos cometan errores, no es ese el camino para hacer críticas que caen en lo destructivo, semejantes comportamientos y actitudes dejan mucho que pensar, y hasta entrar a sospechar que la señora Lina, es proclive a saltar la talanquera, ojalá que estas sean solo presunciones de quienes opinamos por este medio, pero repetimos sus escritos en medios enemigos dan una pista que fácilmente podemos poner en entredicho su carácter revolucionario que demostró en sus comienzos, es que así empezaron otros que al final se fueron con la oposición. Esperamos que la señora Lina Ron, defina de una vez por todas cuales son los problemas que le mantienen en suprema ambivalencia política, sabemos que tiene su propio partido, que no es de la alianza revolucionaria. Como revolucionaria y valiente mujer le hemos admirado, pero debe fijar posiciones y acogerse a la disciplina revolucionaria, de lo contrario consideramos que propicia la anarquía…

Teodoro Guerrero Salas



Tu opinión es importante. Escribe un comentario