Ahmadinejad: Irán está dispuesta a intercambiar uranio inclusive con EE.UU.

Por • 16 Feb, 2010 • Sección: Reflexiones

El mandatario iraní aseguró que estaban dispuesto a intercambiar combustible nuclear hasta con Estados Unidos pero que este canje fuera de manera sostenida. Afirmó además que pondrían el uranio producido en su país bajo la supervisión de la AIEA si el intercambio se haría en Irán. Ahmadinejad sostuvo que de ser sancionado la respuesta de la nación que preside no sería como las del pasado y que las naciones desarrolladas se arrepentirían de la medida.

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, sostuvo este martes que estaba dispuesto a intercambiar el uranio que produce su país, inclusive con Estados Unidos, por combustible nuclear pero se efectúa de manera simultánea.

“La cuestión de un intercambio de combustible todavía no está cerrada. Dijimos que efectuaríamos un intercambio en un marco equitativo”, declaró el presidente iraní en rueda de prensa.

“Estamos dispuestos a intercambiar, hasta con Estados Unidos. Pueden venir a darnos el combustible enriquecido en un 20 por ciento y les pagaremos si lo desean, o le daremos nuestro combustible enriquecido a 3,5 por ciento”, afirmó Ahmadinejad.

“Pero el intercambio tiene que ser simultáneo y pondremos nuestro combustible bajo supervisión de la Organismo (Internacional de Energía Atómica) “, añadió, sin precisar si el intercambio se haría en Irán, como lo exigen otros responsable iraníes desde hace varios meses.

El mandatario advirtió que si algún país intenta sancionar a Irán por su desarrollo pacífico de energía nuclear, ellos reaccionarán de una manera más contundente que en el pasado. Añadió que la respuesta iraní sería de tal magnitud que las grandes potencias lo lamentarían.

“Si alguien trata de crear problemas a Irán, nuestra respuesta no será como las del pasado. Esta respuesta tendrá algo que les hará arrepentirse” de haber aprobado sanciones.

Por su parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, afirmó el domingo en Doha que su país está preparando con sus aliados nuevas sanciones para hacer una medida de presión para Irán que les obligue a renunciar a su programa nuclear.

Ahmadinejad anunció el pasado siete de febrero que había ordenado la producción de uranio enriquecido al 20 por ciento en su país, tras no encontrar respuesta concreta por parte de los miembros del Grupo de los Seis (G-6), potencias a las que Teherán le había solicitado el suministro incondicional del elemento químico metálico para su programa nuclear con fines pacíficos.

El anuncio de Ahmadinejad fue criticado por varios países del grupo, que sospechan que el programa nuclear iraní apunta a construir una bomba atómica.

Irán insiste en el carácter pacífico de su programa nuclear y a su legítimo derecho de realizar investigaciones científicas que le permitan avanzar hacia el uso de fuentes de energía alternativas.

Actualmente, Irán lleva a cabo operaciones de enriquecimiento de uranio a menos de 6 por ciento y para obtener material para la fabricación de armas nucleares -el objetivo secreto que le atribuyen las potencias occidentales, y que Teherán ha negado sistemáticamente- tendría que llevar ese proceso hasta 90 por ciento, algo que, por el momento, queda fuera de las capacidades tecnológicas de ese país.

Al mismo tiempo que anunciaban el inicio del enriquecimiento a 20 por ciento, las autoridades iraníes invitaron a los inspectores de la OIEA a observar las operaciones correspondientes.

El pasado 27 de noviembre, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) condenó a Irán, por primera vez en cuatro años, bajo presión de Estados Unidos y otras potencias occidentales, por el enriquecimiento de uranio y su supuesta falta de cooperación en la investigación de sus actividades atómicas.

La resolución fue aprobada por 25 de los 35 países integrantes de la Junta, mientras que Cuba, Venezuela y Malasia votaron en contra, y Turquía, Pakistán, Afganistán, Brasil, Sudáfrica y Egipto se abstuvieron.

En reiteradas oportunidades Ahmadinejad ha indicado que su programa nuclear tiene fines energéticos pacíficos.

A finales de agosto de 2009, Teherán accedió a que la Organización de Naciones Unidas (ONU) inspeccionase la planta nuclear de Arak (noroeste) y ampliara los sistemas de control en la industria de enriquecimiento de uranio de Natanz (centro), que tiene como finalidad producir energía eléctrica

En tanto, Estados Unidos, autor de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki y aliado de Israel, que mantiene un programa nuclear y no ha mostrado disposición en colaborar con los inspectores de la OIEA para revisar su enriquecimiento de uranio, señala que Irán con su plan puede tener otros fines contraproducentes.

En febrero de 2007 el gobierno de Irán inició la primera etapa de producción de combustible nuclear, para satisfacer sus necesidades industriales.

teleSUR-AFP-EFE/ dag-PR
16/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario