Mexicanos protestaron contra la violencia en Ciudad Juárez

Por • 15 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

A dos semanas de haberse cometido el asesinato en contra de 15 jóvenes en Ciudad Juarez, activistas de organizaciones civiles y pobladores de la localidad más violenta del mundo, finalizaron este domingo, con una vigilia, las jornadas de protesta realizada para exigir la disminución de la inseguridad en el país y la renuncia del presidente mexicano Felipe Calderón.

En el Ángel de la Independencia, en la capital , se realizó una concentración en la que decenas de asistentes colocaron velas y escribieron los nombres de los jóvenes asesinados en una mampara, que será entregada a la coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua, Luz Estela Castro, para que luego se la haga llegar a los padres de los adolescentes ejecutados.

En Ciudad Juarez, María Luisa Dávila, madre de dos de las víctimas de la masacre organizó una manifestación en silencio un día después de la “marcha del Coraje” donde participaron cerca de mil 500 personas.

En esa marcha mexicanos recorrieron el centro de la localidad, limítrofe con Estados Unidos, para pronunciarse en contra de las negligentes medidas de seguridad implementadas por el Estado y pedir la renuncia del gobernador de Chihuahua José Reyes Baeza y el alcalde José Reyes Ferriz.

También exhortaban a que se sometiera a consulta ciudadana la presencia del Ejército en esta frontera, ya que son pocos los beneficios y más los delitos que se cometen.

En este sentido, los asistentes gritaban consignas como “ya basta” y “Juárez, Juárez no es cuartel, fuera Ejército de él”. Pedían el retiro de unos seis mil militares que están desplegados en este departamento como parte de la estrategia de Calderón para combatir los crteles de la droga.

“La presencia del Ejército es anticonstitucional y vulnera los derechos de los ciudadanos, por eso estamos pidiendo su retiro”, dijo ante la multitud Javier Contreras, activista del Frente Nacional contra la Represión.

“No se puede combatir la violencia con más violencia y vulnerando las leyes”, agregó Contreras cuya organización sostiene que la presencia militar ha motivado a los carteles en vez de acabarlos.

La marcha fue encabezada por Luz María Dávila, madre de dos jóvenes de 17 y 19 años de edad quienes murieron luego que los sicarios ingresaran a la vivienda donde se encontraban festejando una victoria deportiva en el barrio Villas de Salvárcar.

Desde que esta masacre se conoció, banderas blancas se han colocado en el frente de muchas casas en Ciudad Juárez, como muestra de repudio ante el alto índice de inseguridad.

El pasado 12 de febrero, el mandatario mexicano visitó Ciudad Juárez para disculparse con los familiares de las víctimas de la masacre.

“Comprendo la indignación por los comentarios. Cualesquiera que hubieran sido mis palabras, les dije que ofrecía la más sentida de las disculpas, si cualquiera de esas palabras hubiera ofendido la memoria de sus hijos”, dijo Calderón.

Estas palabras están relacionadas a las declaraciones pronunciadas momentos después de la matanza cuando aseguró que se trataba de un enfrentamiento de bandas, cuestión que causó gran descontento entre los familiares de los jóvenes asesinados porque la mayoría de ellos eran excelentes estudiantes y deportistas.

El encuentro entre Calderón y los familiares fue tenso. La madre Luz María Dávila se mantuvo de espaldas al presidente mientras hablaba. Otros asistentes interrumpieron los discursos del alcalde José Reyes y el gobernador de Chihuahua, Reyes Baeza.

“Mientes, mientes”, gritaron algunos al alcalde, al tiempo que una mujer reclamó que no se hubiera invitado a ningún estudiante al diálogo con Calderón.

La marcha concluyó a las 13H30 locales (19H30 GMT) en el puente internacional Santa Fe, que fue cerrado al tráfico vehicular porque cientos de manifestantes se acostaron en la calle, simulando haber sido asesinados.

Al finalizar la concentración, los participantes redactaron un documento de solidaridad este domingo dirigido a la coordinadora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua, Luz Estela Castro, para ser entregado a los padres de los adolescentes ejecutados.

El pasado 31 de enero, unos 15 sicarios arribaron en madrugada al domicilio donde se encontraban al menos 60 jóvenes, en su mayoría estudiantes, y luego de separar a las mujeres, dispararon contra los hombres con un saldo de 13 muertos inmediatos. Entre los fallecidos están muchachos de 13 a 19 años, así como tres adultos.

Las autoridades informaron que en la zona se localizaron hasta 200 casquillos de bala.

El crimen organizado ejecutó en enero pasado a 904 personas, lo que convierte a este mes en el más violento del sexenio, seguido de diciembre de 2009, cuando la cifra fue de 855 muertos ligados al hampa.

La lucha territorial de los carteles de la droga no sólo se basa en el control de las rutas de contrabando, sino por el dominio del mercado local, en el que se ha registrado un incremento del consumo de drogas.

Ciudad Juarez que cuenta con una población de un millón 500 mil personas y aproximadamente, siete personas mueren cada día, lo que la ha convertido en una de las localidades más peligrosas del mundo.

teleSur
15/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario