Capitalismo=Muerte. Un doloroso caso de la vida real

Por • 15 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Estimados camaradas socialistas, en este artículo quiero traerles el caso del fallecimiento de un joven en estos días próximos pasados. Primeramente narrare los hechos tal y cual ocurrieron, luego hare una pequeña sinapsis de su vida y por último y como conclusión del artículo, uniré esta inútil muerte a ese flagelo tan dañino de las sociedades llamado “capitalismo”.

Para comenzar a referirme a la historia en cuestión, debo empezar por decir, que obviamente, me reservo los nombres de los involucrados, así como el pueblo donde ocurrió este hecho, ya que fue público y notorio y no es mi intención hacer recordar tan dolorosos momentos a su familia, ni hacer periodismo amarillista que de nada útil tiene.

Dicho todo lo anterior comienzo el relato: en una noche de un jueves aparece muerto en la esquina de una plaza pública, en un bello pueblo venezolano, un joven que aún no cumplía los veinticinco años, este joven presenta un tiro en la cabeza, causa obvia de su deceso, llega la policía, levanta el cadáver y lo traslada a los Teques para realizar la autopsia de rigor, la reseña policial indica: “ajuste de cuentas entre bandas”, la noticia periodística relata: “la muerte de un vendedor de drogas por una banda opositora”, la pequeña burguesía, en sus tardes de te relata: “un malandro menos, gracias a dios”, los canales opositores mientan: “que la inseguridad desbordante no nos deja vivir” y una familia venezolana se enluta por la muerte de un joven.

La realidad de todo lo anterior es que, es verdad que el joven traficaba con drogas, no es menos cierto que lo mato una banda opositora en una lucha por los espacios de venta de la droga, ciertamente, la inseguridad es un problema grave en las sociedades mundiales y la nuestra no escapa a ello, lo de la muerte de un malandro, así como la visión numeral y fría de los canales opositores, solo la puedo definir como inhumana y para dejar por sentada mi opinión al respecto de la muerte de cualquier ser humano, sea culpable o no de algún delito, me remitiré a ese bello poema escrito por John Donne hace ya unos cuantos años y que reza así: “Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti. John Donne, Devotions Upon Emergent Occasions, creo que más claro imposible.

Ahora hagamos algo que los medios opositores y la pequeña burguesía venezolana jamás hacen, veamos el fondo de este relato, de esta noticia, analicemos un poco las causas del porque este hecho tuvo que ocurrir. Lo primero que se debe analizar es quien era el joven occiso en cuestión, les diré que no lo conocía en persona, aunque si a casi toda su familia, ya que eran familiares muy queridos de mi mejor amigo o mejor dicho mi hermano, “mi compadre del alma” y él fue el que me relato los por menores del hecho y conociendo mi vocación de escritor me pidió que escribiera algo sobre la “juventud y la vida fácil” y en realidad el relato me dio una buena base para demostrar, con hechos claros, esa perversa manipulación que ha ejercido por siglos el capitalismo sobre las sociedades mundiales.

Como les relataba anteriormente, el joven en cuestión es nieto de una bella abuelita originaria de las islas canarias en España, una mujer abnegada que le toco echar adelante una familia casi sola, porque enviudo hace ya muchos años, de los varios hijos que tuvo estaba la madre del joven en cuestión, esta caso muy joven con un joven estudiante de enseñanza, que la ayudo a estudiar esta carrera, siendo hoy en día dos de los profesores más apreciados por su comunidad, ya que no solo son profesores, sino que están presentes en todos los movientes sociales que hacen vida en el pueblo y son activos ciudadanos por el mejoramiento de su suelo natal y de su población.

Los padres del joven tuvieron dos hijos, a el hoy occiso y a una bella joven, los dos jóvenes son bachilleres, la joven está a punto de graduarse de maestra y el joven hoy occiso era un excelente soldador industrial capacitado por el Ince. Este siempre fue un joven alegre y dicharachero, como ya dije, muy bueno en su oficio, de hecho era el mejor herrero de todas las comarcas cercanas y tenía mucho que ver con los cultivos organopónicos que se están desarrollando en la zona y de los cuales sus padres son promotores, aprovechando las enormes facilidades que le ofrece este gobierno socialista.

En busca de mejores horizontes económicos, el joven en cuestión, emigro hacia el oriente del país, primeramente a Puerto la Cruz, donde conoció a una linda joven con la cual caso y tuvo una bella bebe, (esta reseña debe carecer de todo valor noticioso ya que por nadie fue reseñada), consiguiendo una mejor oferta de trabajo en la isla de Margarita paso a esta y fue justo aquí donde el destino le jugo la mala pasada de conocer a un grupo de jóvenes, los cuales tenían todo lo que un joven alienado por el capitalismo tanto necesita, es decir, dinero, carro, buena ropa y bellas jóvenes.

Fue en esta nueva vida donde los valores inculcados por la familia se perdieron e hicieron que este joven tomase el mal camino de la vida rápida y fácil, tal y como te lo indica el capitalismo, “Tu eres alguien por lo que tienes, por los bienes que poseas, poco importa como los consigas”, pues bien, basándose en esta máxima de nuestra actual sociedad capitalista, el joven cayo en este mundo, viendo primeramente como su joven esposa lo dejaba, porque no quería inmiscuirse en esta vida y posteriormente y al caer en desgracia con un grupo opositor, huyo hacia su pueblo tratando de esquivar el trágico fin que le aguardaba, pero al final fue inútil, la necesidad de tener un status de vida lo hizo recaer en el pueblo y habiendo agotado toda su suerte, termino tal y como ya lo hemos relatado con anterioridad en este artículo.

Ahora bien, metámosle la lupa a este hecho noticioso y veamos el verdadero punto de importancia que tiene y este no es otro que la pregunta de: “¿Por qué este joven cayo en el mundo de las drogas?”. Todo ser humano tiene tres fuentes fundamentales de formación, tanto de su carácter, como de su cultura y serán estas tres fuentes las que moldeen al final al individuo, estas tres fuentes de información, cultura y formación son: los padres, la escuela formal y la vida. Analicemos en este momento a cada una de estas tres fuentes en el caso específico del joven, a saber:

Los padres: los dos son profesores muy respetados y muy queridos, vienen ambos de los estratos más bajos, en lo que a poder económico se refiere, de la sociedad y con esfuerzo propio y tesonero se ha granjeado lo poco que tiene, pero todo ello muy dignamente ganado, han educado a sus dos hijos dentro del mayor respeto posible y por ejemplo de vida no ha sido la falta, ya que su vida ha sido un transcurrir intachable y en el caso de la hermana del joven, ahí está, a punto de graduarse de maestra, así que podemos concluir que la formación, a la cual Rousseau le daba mayor importancia, como la de los padres, se puede calificar de excelente.

La escuela formal: estudio su primaria y bachillerato en su pueblo natal, se gradúa de soldador industrial en el Ince de la ciudad más cercana y tan buena fue su preparación que trabajo no le faltaba, ya que era uno de los mejores y el hecho de que lo buscasen de una zona muy distante a la de su nacimiento, solo sirve para corroborar que la educación formal fue lo suficientemente buena para dale una base sólida de sustento, capaz de hacerlo formar una familia y de poder proveer todo lo que esta joven familia necesitara, así que si bien no calificaría de excelente su formación formal si de muy buena.

La vida: es triste, pero hay que reconocer que esta es la más influyente y definitoria del carácter de las tres fuentes de formación y en el caso de este joven no fue la excepción, es la misma que nos bombardea a diario ese maldito medio llamado televisión, que lo único que hace es alienar cada vez más a los jóvenes de nuestra sociedad, haciéndolos unos verdaderos zombis del capitalismo y metiendo en la psiquis más profunda de su ser, la imperiosa necesidad de ser alguien en la sociedad, demostrándote que la única manera de ser alguien es poseyendo muchas cosas y además dándote vía libre para utilizar el método que más te convenga o que más tengas a disposición para lograr este status, ya que para el capitalismo, poco o nada importa como obtengas las cosas, lo importante es que las obtengas.

En el caso de nuestro joven, se puede decir, que la buena educación dada por sus padres obro en su contra, ya que le permito ver la manipulación que hacen los grandes medios económicos sobre los individuos y de cómo la falta de educación y cultura permite a estos grande medios de producción, mantener una masa humana silente y trabajadora, que van derechito como ovejas al matadero y al igual que estas ni siquiera emiten un sonido, es de ahí, que nuestro joven tuviese una formación rebelde, pero para su desgracia, equivoco el camino y trato de conseguir un status que es ficticio y que jamás trae consigo la felicidad, si hubiese entendido, que ser pobre es digno, lo que no se debe jamás es estancarse, siempre hay que buscar la mejora, pero siempre dentro de nuestras posibilidades, cualquier cosa fuera de ahí es un craso error, pero bueno, el capitalismo gano esta batalla, el tenia latente ese virus en su psiquis y por mucho que sus padres y la escuela socialista trataran de darle la noción clara, este la declino una vez que se encontró rodeado de una nueva sociedad decadente y derrochadora, cuyo único fin es estrellarse contra un muro, pero bueno, como van montados en un buen carro, tomando whiskey 18 años y con mujeres bellas, quien carajo ve el muro, pero para nuestro joven ese muro llego rápido y de la peor manera.

Estimados camaradas, ya no les quito más tiempo, solo los llamo a reflexionar, a aquellos que piensen que valen por lo que tiene les auguro una vida muy infeliz, igualmente a aquellos otros que no son capaces de buscar o de intentar el mejorar su condición humana, también su vida será oscura y tétrica. Ya para finalizar, solo recuerden dos máximas que les ayudaran mucho a su vida en sociedad, la primera es que siempre deben tener presente que para exigir un derecho, antes debemos haber cumplido con todos nuestros deberes y que si para mejorar debemos dañar a otro ser humano, si bien, no debemos dejar de intentar de mejorar, eso sí, por otra vía porque esa no sirve.

Alfredo Domínguez Fernández
pito0726@hotmail.com.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario