26S, sin pena, ni gloria

Por • 15 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Hoy después de doce años de revolución bolivariana, seguimos buscando donde aplicar las famosas 3R sin perder la perspectiva socialista, o mejor dicho, sin ser tildados de contrarrevolucionarios. Muchos detractores incógnitos del proceso de revisión, sigilosamente hacen mella en la revolución desde la complacencia de un despacho ministerial, de una institución, o del Partido Único de la Revolución, la más cruda verdad en un paisaje de fantasías que día a día le enseñan al presidente.

Poco a poco la displicencia con que son tratados no solo los militantes, sino cada uno de los venezolanos de a pie, empujan a los seguidores del presidente (socialistas o no) a la disidencia participativa y la resistencia a la militancia, ¿tal vez será lo que se reflejo en las patrullas conformadas?, pudiera ser la pregunta. Quienes seguimos la revolución desde la óptica comunista, creemos que la visión del problema es mas allá de la indiferencia ministerial o institucional. En la Venezuela revolucionaria y socialista, el presidente Chávez es el único con la capacidad de ver los problemas del pueblo; tal vez años atrás con la suficiente capacidad de antelación como para prevenir, ahora con mas carga de trabajo y menos colaboradores dignos a su alrededor, con retraso y con tristes consecuencias, como en el caso de la crisis de la Misión Barrio Adentro, decenas de millones de atenciones diversas en salud perdidas en el burocratismo de malos ministros de salud e infiltrados en las direcciones regionales de la misión a todos los niveles, no los acuso yo, los acusan sus propios actos.

La burocracia y la corrupción son dos males heredados de los cuales la revolución no se ha librado, altas cargas de burocratismo han llevado al pueblo a perder la fe en los revolucionarios de escritorio. Vivienda, salud, educación, alimentación o seguridad pública, siguen golpeando diariamente al pueblo, las instancias del gobierno revolucionario se diluyen entre los recursos asignados y la corrupción galopa campante y reinante en los niveles altos, medios y bajos o seguimos cargando el sistema público de gente incapaz de manejarse honestamente. La llegada de un nuevo ministro al gabinete o el cambio de ministerio como es el caso mas común en el enroque ajedrecístico de la revolución, implica la remoción de todo el personal contratado para colocar los suyos, desde vice ministros hasta promotores sociales y personal de confianza; la carrera administrativa no existe y las leyes para ellos mucho menos, ni procedimientos administrativos, estatutos de la función publica y mucho menos culpables.

La merma en la paciencia del pueblo es palpable en la calle, no se siente rechazo por Chávez, se rechazan los politiqueros de oficio, sin embargo la cercanía de los de procesos electorales nuevamente abre la fuente para que corra el agua del jalabolismo partidista. La elección interna de delegados a la asamblea extraordinaria del partido único, da muestras claras que terminaremos viendo las mismas caras. Como dije anteriormente la disolución de los batallones no es darle mas poder al pueblo, es atomizar el poder popular, ¿un nuevo ensayo en procura de un mecanismo participativo?, puede ser, pero nuevamente se posa la nube de la duda de un resultado positivo, no es el método o el sistema, son los actores, el 15 de diciembre de 2006, en el acto a las escuadras, pelotones y batallones del Comando Miranda, en el Teatro Teresa Carreño, el presidente Chávez lanzó el decreto constitutivo del Partido Socialista Unido de Venezuela, dictaba el modelo que hoy empujado por las circunstancias lo lleva a contradecirse. El Comandante decía que El PSUV se constituye a partir de las escuadras, pelotones y batallones, por tanto no debe permitirse la disolución de ninguna de estas instancias, ya se disolvieron en patrullas y patrulleros. El PSUV será una organización política democrática. Sus dirigentes serán electos en forma directa por la militancia, y ¿quien eligió a Di Martino o Rodrigo Cabezas en el Zulia?

Su programa es el socialismo etno-indígena, cristiano y autóctono, al cual incorpora referencias marxistas, ¿somos o no socialistas?, me pregunto, etno-indígenas y nuestros hermanos Yukpas y Bari son asesinados por los latifundistas con la complacencia de entes y ministerios, criminalizando a diestra y siniestra a todos los que se opongan, con una comisión de demarcación con 10 años de trabajo y no ha podido dar resultados aun. Los comunistas y socialistas no somos cristianos, algunos compartimos la teología de la liberación mas como metodología social que como praxis humana. El presidente invitó a los demás partidos a discutir su decisión y a participarle lo que decidan, afirmando que en base a su experiencia pasada una discusión sobre el tema es una pérdida de tiempo y él no tiene tiempo para perder en esas discusiones, afirmó que el partido que no decida disolverse e incorporarse al PSUV queda en libertad de seguir su camino, pero que saldrá del gobierno. “quiero gobernar con un solo partido”, enfatizó, pregunto ¿no ha gobernado con un solo partido?, “algunos ministros” venían de tendencias o eran exmilitantes de izquierda y otros de derecha y uno que otro ambidextro, en el mas de los casos del PCV, pero no puede el Comandante insinuar que los “socialistas revolucionarios”, han entorpecido el proceso de gobierno, al contrario, sigue extrañando que tantos auténticos socialistas y comunistas estén fuera del gobierno, mas extraño aun de un líder mundial que llama a la multipolaridad y a la diversidad participativa, trate de meternos a todos en una olla. Lo mas grave aun fue el “prometer” que la nueva dirección del PSUV no estará conformada a dedo ni por los mismos viejos dirigentes de los Partidos y no aspira verse en una mesa sentado con las mismas caras, porque sería una burla, con todo respeto Mi Comandante y Presidente, nos mamaron gallo, nos hicieron burla y están muertos de risa, sentaditos al lado suyo.

No deseo pensar que el Presidente sigue secuestrado, pero eso es lo que sentimos. Quienes lo vemos a diario o por lo menos cada vez que sale por TV, notamos el cambio de aptitud y de semblante, es el mismo Chávez del 2002, el que no estaba agotado, pero estaba presionado por el miquelenismo y la derecha endógena, el que sabe los problemas pero lo tienen amarrado, es el mismo Chávez dispuesto a sacrificarse por mantener la superficial unidad, etérea y sutil de la revolución que por el fondo se cae a pedazos y no por falta de pueblo sino de cojones revolucionarios, eso si Venezolanas y Venezolanos, a cada 11 le llega su 13.

No hace falta un análisis de las instituciones que todos sabemos no funcionan, demasiado asistencialismo y pocos resultados. El daño mayor las llamadas ayudas y becas, Madres del Barrio, Defensoras de Salud, Vencedores, Luchadores, Forjadores y cualquier apelativo que implique un ente se traduce en millones de bolívares fuertes mensuales, sin embargo digno de mencionar es que en el 2006 esas Madres del Barrio no votaron por Chávez, y en el año 2008 no lo hicieron por el candidato a la gobernación del Zulia del partido único y peor aun, Barrio Adentro en Cuidados Intensivos y lleno de escuálidos chupa sangre.

Necesario es avanzar en esta revolución, con o sin partido único, y el presidente y comandante debe rectificar su posición, negar que el PCV, PPT, Liga Socialista, TUPAMARO o UPV, no son revolucionarios por no adherirse al partido único, es pisotear las convicciones e ideales de quienes en muchos casos han estado aquí durante muchos mas años que esta revolución que defenderemos hasta con nuestras vidas, pero que inevitablemente debemos criticar para revisar, rectificar y reimpulsar, porque día a día se pierde el objetivo principal y primordial del pensamiento Socialista, Marxista, Bolivariano e inclusive Cristiano “Sumar la mayor cantidad posible de felicidad al pueblo en procura de la eliminación de las clases sociales y en busca de la justicia e igualdad humana”.

Aun esperamos el llamado a la unidad revolucionaria, sin embargo, esto tardara pues aun no saben como pasarle la recta al pueblo, si a dedo, por el congreso o por primarias, ¿para que carajo hicieron un partido único?, elegir los candidatos a la asamblea nacional por compadrazgo y amiguismo es el método, resulta que ahora los delegados elegidos para el congreso ideológico tienen la función de elegir el método con que harán la escogencia, de verdad que le vieron la cara de pendejo al pueblo. Cada vez que veo una declaración se ve el descaro y la manipulación, y no lo digo sin razón o motivo, solo pregunto ¿Dónde están los números oficiales de las elecciones de delegados?, porque nadie responde cuando preguntan sobre el tema del fraude de las elecciones del congreso ideológico del PSUV.

Mucha tela que cortar en cuanto a la situación interna del partido único, hace días atrás se formo generaron matrices disonantes porque salieron unas fotos del diputado Lisandro Cabello, del Alcalde Félix Bracho y del legislador regional José Luis Acosta en las fiestas patronales de San Benito en Cabimas, muy abrazado, de mano alzada y echándose alabanzas con el traidor de Pablo Pérez, Leopoldo López y otros tantos mas opositores, resulta que de la parranda sanbenitera el único acusado de contrarrevolucionario es este servidor, por cierto militante activo de TUPAMARO por calumniador y difamador de oficio, por haber retransmitido las susodichas fotos, que ya estaban allí, que las tiene media Venezuela, ahora vea las pruebas y que le cuente la gente que los vio, peor aun pregunte donde termino la parrandita.

La escogencia de candidatos ya tiene método, pero no metodología de participación, se prevé cambios en la normativa electoral que llevara a la eliminación de las listas, pudiera ser un buen método, pero la participación de los partidos aliados esta supeditada a la buena voluntad del PSUV, al final mejor ir solos, no creo que exista una metodología que permita abrir espacios participativos en procura de la unidad revolucionaria, todo se supeditara a dadivas, favores y puestos salidores para los lideres de los partidos aliados. Cada día vemos con mas frecuencia que se cambia la palabra participación por la representación y no es un hecho aislado, tanto la oposición como el oficialismo, han echado a un lado la participación popular, protagónica y directa

para asumir su papel de caudillos de la revolución, boliburgueses y en el mejor de los casos como los cataloga el camarada José Pinto, Secretario Nacional de TUPAMARO, la burguesía emergente con su capitalismo de estado.

Las cartas están echadas, la carreta arranco y parara el 26 de septiembre cuando se vislumbren los porcentajes de la Asamblea Nacional, ojala que para ese momento no sea tarde ya.

Pedro J. Morillo M. – Maracaibo
Coomunica@ymail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario