La senda de la humanidad

Por • 14 Feb, 2010 • Sección: Un Grano de Maíz

La Humanidad está en camino de su extinción, la desaparición de la especie no es una premonición, las señales son claras y no obstante la humanidad da muestras de continuar en su vocación suicida.

Al final del año 2009 concurren dos hechos importantísimos que reafirman el rumbo autodestructivo que el capitalismo impone a la humanidad.

El primero, la Cumbre de Copenhague, donde los países más desarrollados del planeta aceptan que el impacto de la civilización sobre la ecología mundial es inconciliable con la vida, se estableció con claridad la gravedad de la situación… y para asombro, no se tomaron medidas para rectificar el camino.

El capitalismo demostró que es incapaz de corregir el rumbo suicida, quedó claro que la humanidad, de permanecer en el capitalismo, desaparecerá.
Los países, con honrosas excepciones, permanecieron en la lógica del capital: ¡El énfasis fue en el presupuesto para remediar el desastre, y no en solucionar el rumbo suicida!

Los países suicidas salieron satisfechos con el éxito de sus artimañas burocráticas: reuniones clandestinas, segregación de la disidencia, corte de luz a los discursos, documentos forjados. Pero la realidad siguió su curso. El evento confirmó los vientos de mal agüero.

El segundo hecho alarmante, fue el discurso de Obama recibiendo el Premió Nobel de la Paz. Veamos sólo un párrafo para darnos cuenta de la amenaza del imperio.

“Pero en mi calidad de jefe de Estado que juró proteger y defender a mi país, no me puede guiar solamente su ejemplo (de Gandhi y King). Enfrento al mundo como lo es, y no puedo cruzarme de brazos ante amenazas contra estadounidenses”.

… “Debemos comenzar por reconocer el difícil hecho de que no erradicaremos el conflicto violento en nuestra época. Habrá ocasiones en las que las naciones, actuando individual o conjuntamente, concluirán que el uso de la fuerza no sólo es necesario sino también justificado moralmente”.

Todo el discurso está cargado del cinismo del imperio cuando quiere justificar una agresión contra un pueblo que busca rumbos de salvación.

Los dos hechos muestran el carácter del capitalismo: uno, no atienden el peligro de extinción, y dos, usan la amenaza de la fuerza para imponer su imperio, para proteger su sistema depredador. Ese es el comportamiento de los dueños del mundo, los que imponen el camino suicida.

Esta situación difícil para la humanidad, conducida por el capitalismo, sin ninguna oposición, atrapada en su lógica, en su ética, colonizada espiritualmente, avanzando por la senda de la extinción, esta situación difícil, repetimos, requiere de nuestras mejores reflexiones y acciones.

Lo primero que debemos preguntarnos es: ¿Somos una especie que merece ser salvada, somos una especie que puede ser salvada, hay esperanza para el humano? Si las respuestas son afirmativas, debemos pasar al segundo grupo de preguntas, las que guían la acción: ¿Cómo? ¿Qué hacer?

¡Chávez es la Paz !

¡El Nobel para los Cinco!

¡Irreverencia en la Discusión , Lealtad en la Acción !

08/01/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario