Aflora el horror oculto bajo escombros en la capital haitiana

Por • 11 Feb, 2010 • Sección: Nota del día, Noticias Internacionales

El horror vivido por muchas de las víctimas del terremoto queda nuevamente al desnudo aquí, en la medida en que avanza la recogida de escombros y prolifera el acopio de materiales en edificaciones derrumbadas.

El horror vivido por muchas de las víctimas del terremoto queda nuevamente al desnudo aquí, en la medida en que avanza la recogida de escombros y prolifera el acopio de materiales en edificaciones derrumbadas.

Mientras los operarios de equipos cargadores y escavadoras remueven montañas de lo que quedó de las construcciones, salen a flote, ya putrefactos, los cuerpos sin vida que permanecían atrapados por las avalanchas de concreto.

Los restos de la Escuela Nacional de Enfermería, en la calle Monseñor Guilloux, muy cerca del Palacio Nacional, mostraban hoy un espectáculo dantesco.

Unos ciudadanos intentaban recuperar cabillas y madera, en tanto otros procuraban penetrar por los estrechos pasadizos formados entre los escombros, en busca de algún medio que se pueda vender, o sirva para resolver alguna necesidad.

A unos centímetros de ellos yacían los cadáveres de varias personas, cercenados por los equipos utilizados para evacuar la osamenta de las construcciones, labor que se realiza contra reloj antes de que empiece la temporada de lluvia.

Residentes de la zona se concentraron en el lugar y, evidentemente conmovidos por lo que veían casi un mes después del terremoto, levantaron sus brazos para pedir ayuda a alguna divinidad.

Muy cerca de allí, las ruinas del Palacio de Justicia, destruido completamente, mostraban un panorama similar.

El hedor que invade el ambiente en la medida en que avanzan los trabajos de remoción, evidencia la tragedia que se oculta bajo los pedazos de la procuraduría.

Aquí murieron muchas personas, pero las víctimas no fueron más gracias a que el día de terremoto estaba prevista la recepción en el Hotel Karibe, y un buen número de funcionarios salió antes para alistarse, nos comentó el abogado David Lafortune.

Allí se conmemoraba el 150 aniversario de la Facultad de Derecho de la Universidad de Estado de Haití, celebración que también salvó la vida del presidente René Preval, quien al igual que los profesionales de la Justicia, salió temprano de la sede del Ejecutivo para preparase.

No obstante, dentro del Palacio de Justicia permaneció otro grupo, y 15 de ellos no regresaron a su casa ese día, entre éstos el decano responsable del gabinete ministerial, señaló el letrado.

Lafortune, quien también integra ese equipo de dirección, dijo que se aprovechaban las labores de recogida de escombros para recuperar documentos importantes.

Es que además de la pérdida de vidas humanas, quedaron sepultados cientos de documentos, muchos de ellos patrimoniales, que no fueron hasta ahora encontrados.

“Estamos recuperando algunos documentos que están ya bajo control del Estado haitiano, y se realizará un inventario para intentar dar seguimiento a las causas judiciales más importantes”, indicó.

Los trabajos de recogida de escombro en la ciudad han recibido un impulso por mandato de las autoridades, ante la cercanía de la temporada de lluvias.

Grupos de jóvenes identificados con camisetas amarillas, contratados por el gobierno en coordinación con organizaciones no gubernamentales, fueron dispersados en varios puntos de la ciudad con la encomienda de evacuar los desechos, en primera instancia los de instituciones estatales.

Según algunos estimados, tomará una década la recuperación de la infraestructura de este país, donde la cifra de muertos ya llegó a 230 mil, sin tomar en cuenta los cuerpos que aún permanecen debajo de las edificaciones destruidas.

Prensa Yvke Mundial/PL
10 DE FEB DE 2010.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario