2009 Bicentenerio de Darwin

Por • 6 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

En este 12 de febrero concluye el año del Bicentenario del nacimiento de Charles Robert Darwin (1809), que fue motivo de especial significación para la comunidad científica internacional. Se cumplieron también 150 años de la publicación de su libro “El Origen de las Especies” (1859), que anula la explicación bíblica del creacionismo.

La teoría de la evolución descubierta por Darwin fue aceptada por la comunidad científica y se constituyó en el acta fundacional de la biología como ciencia, como expli­cación lógica de la diversidad de la vida. En su libro “El Origen de las Especies”, propu­so la tesis de la selección natural en la cual coloca al humano como parte de un largo proceso evolutivo. La selección natural determina quien vive y quien se extingue

En su época soportó el embate rabioso de los fundamentalistas religiosos, que no pudieron refutarlo, por lo que se dedicaron a la tergiversación y satirización. O como el caso de Herbert Spencer, el cual propuso la falsa tesis según la cual la selección natural podía aplicarse a los procesos de las sociedades humanas, lo cual alimentó la ideología eugenésica del nacionalsocialismo hitleriano y del capitalismo (la ley del más fuerte).

No es de extrañar que los estudios científicos de Darwin sean atacados y manipu­lados por la religión (judaísmo, cristianismos), que por defender sus supersticiones lle­gan a negar los postulados de la ciencia.

La genialidad de la teoría evolutiva formulada por Darwin, consistió en compilar muchas evidencias directas e indirectas sobre el hecho de la evolución y en hallar un mecanismo que permitiese la selección natural. Su principal merito fue proporcionar una explicación para las adaptaciones de las especies, contrario al creacionismo de la Biblia que nada explica. El aporte de Darwin a la biología es comparable al de Copérnico y su teoría heliocéntrica. Dos grandes revolucionarios (cambios) del mundo científico

Su teoría evolutiva es el resultado de un viaje alrededor del mundo que duró casi cinco años (27 de diciembre 1831- 2 de octubre de 1836), en el cual Darwin observó la diversidad biológica y la distribución de las especies. Un economista que influyó a Dar­win, fue Thomas Robert Malthus, el cual publicó un ensayo sobre la población humana, que crece en progresión geométrica, mientras los recursos de subsistencia lo hacen en progresión aritmética. Así, llegará un punto en el que la población no encontrará recur­sos suficientes para su subsistencia, causados por el deterioro y contaminación ambien­tal (Protocolo de Kioto, reciente Cumbre de Copenhague). Darwin también vio en la do­mesticación y mejoramiento de animales y plantas – actividad agropecuaria – una analo­gía de la selección natural y que hoy en día alcanza grandes avances con la ingeniería genética.

Mientras la polémica religiosa perdura, Sir Charles Darwin descansa en paz junto a Newton, en la abadía de Westminster, con el perdón tardío de las religiones anglicana y católica. Otro gran triunfo de la Ciencia sobre la barbarie de la creencia.

(febrero 2009)
León Moraria



Tu opinión es importante. Escribe un comentario