UCV: Una señora feudal y una ciudad medieval

Por • 5 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

La señora feudal siempre rodeada de séquitos y contratistas de seguridad ha decidido amurallar la ciudad. Su dominio político y  férreo control territorial le ha dado un poder  que no puede ser disputado y menos perturbado desde el exterior (Gobierno Revolucionario)

La ciudad medieval es el “tipo ideal” para el desarrollo de su vanidad y narcisismo, no hay un castillo pero si el rectorado, de acuerdo a Henri Pirenne la Ciudad Medieval aparece y se desarrolla a la par del comercio ¿la Señora pensará en la Zona Rental de Plaza Venezuela?

La muralla o “portones” dan seguridad  a las ciudades  y la señora feudal (con esa mezcla contradictoria de  pensamiento feudal con ciudad medieval que lo niega) da protección y seguridad a los Burgueses, la rectora ¡ups! Perdón… señora sueña con reproducir aquí en el siglo XXI aquello de que el surgimiento de la ciudad autónoma en la baja edad media  modificó las formas de propiedad y explotación rurales.

Embriagada  de goce y disfrute de sus viajes a Francia y España  ha renovado y  potenciado su inquisidor intento de de convertir la Ciudad Universitaria de el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, en una ciudad amurallada del siglo XI o XIII, llevando al extremo el concepto de autonomía universitaria ¿será que montaran peajes para circular dentro de la universidad e ir al hospital y a los centros de de investigaciones medicas entre otras?

La Universidad Central de Venezuela es un Patrimonio Cultural de la Humanidad, es un bien material público financiado léase “mantenido” por el Estado es decir por los Venezolanos y su carácter patrimonial universal debe garantizar el acceso democrático (léase: sin murallas, sin peajes, sin portones, sin barreras, sin discriminación) al goce y disfrute del Patrimonio mediante una apropiación social; y sentido de respeto, pertinencia y valoración de los bienes culturales que allí  se encuentren o expongan.

La  sombra  de la “disociación psicótica universitaria”  de algunos sectores de la UCV, no pueden reducir  a niveles de “vasallos” y “siervos de gleba” a la rebeldía estudiantil y al pensamiento científico y crítico de estudiantes, profesores, obreros y empleados, como mínimo el sentido común debe imperar y parar esa locura.

La UCV, No es  sólo una Universidad  en la Ciudad, es una Ciudad Universitaria donde el pensamiento universal se confronta libre y democrático en palabras de Villanueva:

“centro espiritual y núcleo activo de todas las manifestaciones culturales tanto de la Universidad como de la capital”, la UCV es un espacio público.

Alfredo Oliva
Oliva2021@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario