Obama pretende reunirse con Dalai Lama, pese a oposición de China

Por • 3 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

El presidente estadounidense analiza reunirse con el Dalai Lama tibetano quien viajará a Estados Unidos y permanecerá por diez días. Por su parte, el gobierno de China se opone rotundamente a este posible encuentro, pues considera que la acción debilitaría las relaciones entre ambas naciones.

Pese al rechazo de China, el presidente estadounidense, Barack Obama, estudia reunirse con el líder político del Tíbet, el Dalai Lama, en el marco de una visita de diez días que éste realizará a Washington.

“El presidente dijo a los dirigentes chinos durante su último viaje (a Pekín) el año pasado que se reuniría con el Dalai Lama, y que eso es lo que piensa hacer”, explicó el portavoz de la Casa Blanca, Bill Barton, durante un recorrido de Obama a Nashua (New Hampshire, noreste).

El martes, China ya había advertido que un encuentro entre Obama y el Dalai Lama debilitaría la confianza entre ambos países y sería  “poco razonable”.

El subdirector del Departamento del Frente Unido del Comité Central del Partido Comunista de China, Zhu Weiqun, responsable de asuntos étnicos y religiosos, declaró en una rueda de prensa que su gobierno se opondría firmemente tal reunión.

“Si el presidente Obama se reúne con el Dalai Lama adoptaremos nuestra firme oposición, amenazará la confianza y la cooperación” entre ambas potencias, dijo Weiqun.

Barton indicó, que el jefe de Estado norteamericano se reunirá con el Dalai Lama, como lo que es “una figura religiosa y cultural”, dijo el portavoz tras las declaraciones de China que la decisión de la Casa Blanca, socavaría las relaciones chino-estadounidense.

“Para ser claro, Estados Unidos considera que el Tibet forma parte de China. Nos preocupa la violación a los derechos humanos, por la forma en que los tibetanos son tratados. Llamamos al gobierno chino a proteger las tradiciones culturales y religiosas únicas del Tibet”, agregó Barton.

Por su parte, la autoridad china advirtió que “la relación entre el Gobierno central y el Dalai Lama es un asunto totalmente interno de China” por lo que “nos oponemos al intento de cualquier fuerza extranjera a interferir en asuntos internos de China poniendo al Dalai Lama como excusa”.

Esta sentencia por parte del país asiático, se produce tras un aumento de tensiones entre las dos potencias, luego de que Pekín suspendiera (hace cuatro días), sus intercambios militares con el país norteamericano, en respuesta a la decisión de Obama de vender armas a Taiwán.

En rueda de prensa del representante del Partido Comunista chino señaló que no ha habido progresos en el diálogo con los enviados de Dalai Lama en la región asiática.
“De la misma forma que en las anteriores rondas de negociaciones, nuestras posiciones están muy divididas” y “durante el diálogo los representantes privados del Dalai Lama se negaron a revisar una sola palabra” del memorando presentado en 2008.

La delegación del líder tibetano viajó hasta China para conversar con las autoridades del gigante asiático tras un periodo de quince meses. Esta es la novena onda de negociaciones entre los tibetanos y los delegados chinos, desde el comienzo del proceso en 2002.

Ninguno de los encuentros ha supuesto grandes avances en la polémica que enfrenta a China con los líderes tibetanos en el exilio, albergados en la India.

El gobierno chino se opone con vehemencia a que cualquier mandatario reciba al Dalai Lama, quien se encuentra exiliado en la India desde 1959 y considerado por Beijing como un “peligroso líder separatista” porque insiste en reclamar la autonomía del Tíbet, región que pertenece a China desde la Revolución Cultural de Mao Tse Tung.

En tanto, el enviado de Dalai Lama a China, Lodi Gyari, afirmó que su líder “se moviliza por los derechos y el bienestar de los tibetanos”, algo en lo que incluyen una autonomía “real”.

Pekín por su parte, considera que la región autónoma del Tíbet cubre apenas 1,2 millones de kilómetros cuadrados en el suroeste del país. Sin embargo, los seguidores del Lama anexan en la región otras provincias chinas donde habitan tibetanos, que se extienden por al menos otro millón de kilómetros cuadrados.

China se opone a las ventas de armas

El gigante asiático hizo un llamado este martes a las compañías estadounidense a abstenerse de impulsar y participar en las ventas de armas a Taiwán y reiteró su advertencia sobre sanciones a las que ignoren su posición en este sentido.

“China impondrá las sanciones pertinentes a aquellas compañías implicadas en la venta de armas a Taiwán”, dijo el portavoz de la cancillería, Ma Zhaoxu, en rueda de prensa, pero no precisó las medidas que se aplicarán.

“Algunas empresas norteamericanas que ignoran las objeciones del gobierno chino al respecto y deciden vender armas a Taiwan de todos modos tendrán que hacer frente a sanciones”, agregó el vocero.

Beijing, reafirmó su sentencia del pasado sábado, cuando notificó la interrupción de los contactos militares y conversaciones sobre seguridad con EE.UU. por la referida situación.

La Casa Blanca comunicó al Congreso recientemente sus planes para vender a la Taiwán armamentos valorados en 6 mil 400 millones de dólares.

El convenio incluye 60 helicópteros Black Hawk, 114 misiles Patriot (PAC-3), 12 de telemetría Harpoon Block II, dos barcos cazaminas y un sistema de mejoramiento de mando y control.

Ma consideró que la acción de la Casa Blanca violenta los tres comunicados conjuntos (chino-estadounidenses), sobre todo el del 17 de agosto de 1982, en el que Washington se comprometió a reducir gradualmente las ventas de armas a Taiwán hasta poner fin a esa práctica.

Según el titular chino, la decisión del gobierno estadoundiense atenta contra la seguridad nacional y la causa de la reunificación pacífica de China.

Taiwán es uno de las mayores causas del conflicto entre EE.UU. y China, puesto que Pekín considera a la isla parte de su territorio y exige a Washington que cese su apoyo militar.

“La venta de armas (a Taiwán) tendrá seguro un impacto serio en nuestros intercambios y cooperaciones en muchos asuntos importantes y llevará a consecuencias que no son bienvenidas por ninguna de las dos partes”, agregó el portavoz.

teleSUR-EFE-AFP-Prensa Latina/La Jornada/yi – MM
03/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario