Motín en zona 2 dejó más de diez reclusos lesionados

Por • 3 Feb, 2010 • Sección: Municipio Sotillo, Sucesos

Luego de la rebelión que protagonizaron los 171 presos que hacen vida en la sede de Polianzoátegui ubicada en Puerto La Cruz, los uniformados hicieron una requisa

Más de 150 personas se acercaron hasta la sede policial para constatar el estado de salud de sus parientes
Debido a golpes, heridas por perdigones y asfixia, unos dieciséis hombres que hacen vida en pabellón B de la zona 2 de la Policía del estado Anzoátegui fueron llevados hasta la sala de urgencias del Seguro Social César Rodríguez, ubicado en Guaraguao, municipio Sotillo.

El número de lesionados fue el resultado de un supuesto motín que se originó luego de que el jefe de esa zona policial, subcomisario Juan Nolasco, suspendiera las visitas ayer. Las mismas estaban pautadas desde las 11:00 a.m., hasta las 4:00 p.m.

Hechos
En medio de la situación irregular que comenzó a suscitarse ayer a las 11:00 a.m., y culminó a altas horas de la noche, el comisario Manuel Ortíz, director de Polianzoátegui, informó que todo se produjo cuando un grupo de presos intentó escapar. Dijo que los reos aprovecharon el momento en que uno de los funcionarios les hacía llegar la comida, para saltarle encima e intentar salirse del pabellón B.

Ortíz dijo que un grupo, no sabe el número, salió de la celda, razón por la que los uniformados se vieron obligados a repelar la situación.

“Se lanzaron dos bombas lacrimógenas y se efectuaron varios disparos de perdigones”, indicó el comisario, quien -además- agregó que la situación se originó debido al hacinamiento carcelario. Explicó que sólo hay dos calabozos, cada uno para 50 personas, y que en la actualidad albergan a 171 hombres. Asimismo dijo que sólo había cuatro personas heridas. “Entre los lesionados se encuentra un sujeto cuyo compañero de celda le quitó un dedo con un machete. Buscamos el arma”, sostuvo.

Ortíz informó -además- que ayer en la tarde realizarían una pesquisa a profundidad. Adelantó que colectaron dentro de los calabozos varias armas blancas y algunos celulares.

Angustia
Momentos de desesperación vivieron las más de 150 personas que se acercaron ayer hasta la sede policial.

María Suárez, quien tiene a un hijo preso desde el pasado viernes, indicó que desconocía el estado de salud de su muchacho.

La versión fue corroborada por gran parte de los asistentes, quienes no conocieron de los hechos sino hasta el final de la tarde, cuando una uniformada les informó algunos nombres.

En medio de la espera el grupo de féminas fue dispersado por el Grupo de Orden Público de la policía regional. Quienes, además, lanzaron un gas lacrimógeno contra de las desesperadas mujeres.

Por su parte, los abogados Erasmo Salazar y Jesús Millán, representante de varios imputados, se dirigieron con un grupo de mujeres hasta el Ministerio Público, para exigir la presencia del fiscal XIX con competencia en derechos fundamentales, José Luis Azuaje.

Manifestaron su descontento por los hechos e indicaron que los presos son víctimas de retardos procesales. Explicaron que por tal razón, como medida de protesta, los presos se niegan a salir a tribunales.

Traslado
Mientras las féminas aguardaban por la entrada del retén a la espera de alguna noticia, por la parte trasera de la sede policial salían los heridos hasta la sala de urgencias de Guaraguao.

Fueron seis las patrullas que salieron de la zona 2. Todas con el mismo rumbo. Las personas allí presente contaron dieciséis heridos, así lo dijo Elena Marcano, madre de un recluso lesionado. Aseguró que lo vio salir hacia el centro de salud.

Entre los nombres de los afectados que se dieron a conocer están: Jhonder Itriago, Enderson Echeverría, Edwin Gómez, Gustavo Sojo, Manuel Guarapo, Jeason Vásquez, Luis Véliz Cumana, Saúl Pérez, César Augusto Jiménez Salazar y Jonathan Salavarría. La uniformada que indicó los nombres sostuvo que la mayoría había presentado asfixia debido a la inhalación de gases lacrimógenos.

Pronunciamiento
Hasta el cierre de esta edición se intentó establecer comunicación con el subcomisario Juan Nolasco, jefe de la zona policial 2 de Polianzoátegui, para constatar el número y el estado de salud de los lesionados, pero fue imposible

Isis Ferrer
Diario  El Norte
03/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario