Francia: sanción por obligar a llevar burka

Por • 3 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales, Política Internacional, Ultima Hora

El gobierno de Nicolas Sarkozy comenzó a definir de hecho el significado de ser francés o de no serlo al negarle la ciudadanía nacional a un extranjero por forzar a su esposa a vestir la burka, el velo integral islámico.

“Si este señor no cambia su actitud, no tiene lugar en nuestro país; en todo caso, no merece la nacionalidad francesa”, afirmó este miércoles el primer ministro francés, François Fillon.

En sus declaraciones a la emisora Europe 1, Fillon confirmó que firmará un decreto para rechazar la naturalización del individuo, cuya identidad no ha sido revelada aunque se informó que es marroquí.

Este anuncio surge mientras el gobierno de Sarkozy busca el modo más discreto posible de cerrar un debate sobre la identidad nacional que lanzó hace tres meses y que se ha vuelto resbaladizo para el oficialismo.

“Valores”
El primer ministro francés sostuvo que la decisión de negar la ciudadanía al individuo por obligar a su esposa a cubrir su rostro está basada en la legislación vigente.

“Desde hace tiempo el Código Civil prevé que podemos rechazar la naturalización a quien no respete los valores de la República”, indicó Fillon.

Agregó que el hombre es “un religioso radical, impone la burka, impone la separación de hombres y mujeres en su propia casa y se niega a darle la mano a las mujeres”.

El ministerio francés de Inmigración e Identidad Nacional precisó el martes que la información sobre este individuo surgió de una “investigación administrativa” y de una entrevista previa.

Agregó que la ley permite a rechazar por decreto la nacionalidad francesa a un extranjero que “se niega a adherirse a los valores republicanos o supone una amenaza para esos valores”.

Fillon indicó que la esposa del individuo en cuestión ya cuenta con la ciudadanía francesa y “si lo desea podría seguir vistiendo la burka hasta que se haya legislado” al respecto.

La vicepresidenta del ultraderechista Frente Nacional francés, Marine Le Pen, se involucró este miércoles en el tema y dijo que el hombre que obliga a su esposa a vestir la burka deber ser “condenado” y “expulsado de Francia”.

“Radical”

Bajo la presidencia de Sarkozy, Francia había esgrimido anteriormente el argumento de una falta de asimilación cultural para rechazar un pedido de ciudadanía.

En el año 2008, el máximo tribunal administrativo del país endosó una decisión de negar la ciudadanía a la marroquí Faiza Silmi por vestir un velo que cubría su rostro y practicar una forma “radical” de islamismo.

Pero el nuevo rechazo de ciudadanía esta semana ocurre en un contexto particular, apenas días después que el Parlamento francés propusiera prohibir el velo islámico en el transporte público, oficinas estatales, escuelas y hospitales.

El gobierno francés prepara un proyecto de ley en ese sentido y la ministra de Justicia, Michèle Alliot-Marie, se ha dicho contraria a conceder la ciudadanía a hombres que impongan el velo integral a sus esposas.

La intención del gobierno y los políticos franceses es evitar que el uso de esa prenda se propague en el país y limitarla al máximo posible.

Salida
La polémica sobre el velo islámico en Francia parece mezclarse cada vez más con el debate sobre el significado de ser francés que lanzó el gobierno de Sarkozy en noviembre.

Pero mientras la idea de restringir el uso de la burka tiene un amplio apoyo en el país, el debate sobre la identidad nacional ha sido criticado por académicos, opositores y hasta miembros del partido de Sarkozy.

Los cuestionamientos incluyen advertencias sobre el riesgo de que la reflexión aliente expresiones xenófobas o racistas y que la polémica sea utilizada con fines partidarios para las elecciones regionales de marzo.

En medio de las críticas, el propio Sarkozy ha buscado tomar distancia del debate que él mismo alentó y ahora su gobierno parece buscar la forma de cerrar las reflexiones sin echar más leña al fuego.

Inicialmente estaba previsto que la clausura del debate se hiciera este jueves mediante un coloquio dirigido por el polémico ministro de Inmigración, Eric Besson, pero ese plan fue cancelado sorpresivamente.

En cambio, se realizará el próximo lunes una reunión de miembros del gobierno para sacar las “conclusiones” del debate y seleccionar algunas “propuestas” hechas por el público, anunció Fillon.

El primer ministro rechazó las críticas de quienes consideran que el debate ha sido inútil, sostuvo que era “necesario” y que “muchas personas participaron” con reflexiones y propuestas.

Gerardo Lissardy
BBC Mundo, París
03/01/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario