La bandera tricolor y la campaña admirable

Por • 2 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Quiero insistir “… a riesgo de parecer ridículo…”, sobre la extraordinaria importancia  ideológica y política que tiene para la revolución bolivariana la presencia masiva y destacada de los símbolos patrios en los actos, acciones y movilizaciones que desarrollemos  como parte de la Segunda Campaña Admirable convocada por nuestro comandante en Jefe Hugo Chávez Frías, para nuevamente alcanzar la merecida victoria  en las elecciones legislativas de septiembre, como parte del proceso histórico de nuestro pueblo por la destrucción definitiva  del viejo Estado oligárquico-burgués-neocolonial y la  construcción  del Estado Comunal Democrático y Social, de Derecho y Justicia, en tránsito hacia la sociedad de los justos: El Socialismo.

La revolución bolivariana es en su origen y, seguirá siendo,  la expresión de las luchas de nuestro pueblo por el rescate de la soberanía nacional y popular y la defensa de la independencia política, tan heroicamente  conquistadas en el campo de batalla, al precio de más  de un  millón de muertos,  frente  a la feroz resistencia de los salvajes colonialistas españoles. A lo largo de  casi dos siglos de incesante batallar, una bandera de tres franjas  horizontales – amarillo, azul y rojo – y estrellas plateadas, llevaron a miles de venezolanas y de venezolanos a inmolarse en las calles,  fábricas, centros educativos, llanos, campos y montañas, detrás de esa bandera que ha simbolizado las ansias de libertad de todo un pueblo a través de su gloriosa historia.

Tal es el brillo sublime de nuestro láureo patrio, que más allá de nuestras diferencias políticas con importantes sectores de nuestro pueblo, ella nos sigue reuniendo y convocando en la evocación y reconocimiento de los valores de nuestra nacionalidad, como son los artistas, deportistas, militares, intelectuales, catedráticos y demás venezolanas y venezolanos que, con sus virtudes, conocimientos y sacrificios, ponen en alto  el nombre de la Nación, recibiendo de nuestro pueblo, más allá de sus posiciones políticas, el reconocimiento nacional.

Yoel Pérez Marcano



Tu opinión es importante. Escribe un comentario