La política de sustitución de importaciones

Por • 12 ene, 2010 • Sección: Reflexiones

Señor Presidente Hugo Rafael Chávez Frías y su Gabinete Económico los felicito por su política de ajuste al precio del nuevo dólar. Hoy El Ejecutivo Nacional tiene en sus manos el instrumento más poderoso para impulsar, de nuevo, a la industria nacional mediante la política de sustitución de importaciones que tan buenos resultados dio a partir del año 1959 hasta 1989 con la llegada de Carlos Andrés Pérez a su segundo gobierno, cuando se le ocurrió abrir al país a la Apertura Comercial, lo cual trajo como consecuencia la quiebra de infinidades de empresas de la industria nacional. Si fue la industria de la confección, calzado y textil casi desparecieron totalmente. Son muy pocas las empresas textiles y de la confección que aún subsisten de aquellos años, se pueden contar con los dedos de las manos y si es la industria del calzado el efecto de la Apertura Comercial causó iguales efectos. Este desastre fue consecuencia de la apertura a importaciones de países asiáticos, cuya mano de obra es mucho más barata que la nuestra que encima subsidian sus importaciones.

Al gobierno actual se le ha culpado de este pasado negro, que ya estaba en marcha antes de la llegada del Gobierno Bolivariano al poder. La oposición le ofrece al pueblo una información errada, puesto que Chávez nada tuvo que ver con la Apertura Comercial, más bien se ha opuesto tenazmente a los Tratado de Libre Comercio que son otra ruina para cualquier país que luche por su desarrollo económico.

Venezuela en los años de la sustitución de importaciones se daba el lujo de tener una poderosa industria de la confección, en lo textil nuestras telas para fabricar blue jeans eran las mejores del mundo y la industria del calzado igual producía uno de los mejores zapatos de esta tierra. Los extranjeros en sus viajes de turismo al país compraban hasta seis pares de zapatos por personas. Hoy en día casi todos los zapatos son importados y la calidad de los zapatos de cuero importados no es la misma de lo que se mostraba en los años 1959 hasta 1989. Igual cosa pasa con la mayoría de los productos confeccionados, muchos son simples trapos.

El sábado pasado el Ministro del PP para el Comercio, Eduardo Samán, dijo que el dólar a 2,60 bolívares por dólar se les dará a la compra de materia prima. Pues bien, apreciado Ministro Samán, como dije, usted tiene en sus manos un poderoso instrumento para impulsar a la industria nacional, ayer se hizo a través de la política de exoneraciones de los Derechos Arancelarios, los cupos de importación, los contigentamientos para las importaciones, la protección a la industria nacional mediante el incremento de los aranceles de aduanas y las licencias de importaciones. Hoy usted tiene un solo instrumento que es más poderosos que todos aquellos utilizado por el Ejecutivo Nacional durante 1959 a 1989 y es el dólar a Bs. 2,60 por unidad. Este dólar otorgado a los fabricantes podrá impulsar enormemente a la industria nacional, pero ese dólar no debe ser otorgado a la ligera, se les debe pedir a los industriales un Estudio Económico de Proyectos para que su Despacho tenga la información de la cantidad de materia prima que van a utilizar, qué cantidad van a producir, qué cantidad van a vender, qué cantidad de obreros y empleados va a utilizar en su producción, los gastos para otros insumos, como todos los gastos generales que deben ser presentados mediante Balance General, Estado de Ganancias y Pérdidas y Cuadros de Valor Agregado para el fin del año, proyectados a 10 o 15 años. Y aún más cada industrial debería estar obligado a presentar cada año una información detallada de cuál fue su consumo de materia prima y su producción anual y sus Estados Financieros debidamente firmado por con Contador Público colegiado. Y sí la oposición dice, “volvemos a la política de sustitución de importaciones, le diremos, Sí y con más fuerza ¡Venceremos!

Gil Ricardo Salamé Ruiz (Economista con Post Grado en Industrialización)
gilrsalame@yahoo.com
aporrea.org
11/01/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario