La nueva ética socialista, conductas que podemos cambiar de inmediato

Por • 13 dic, 2009 • Sección: Reflexiones

El plan nacional simón bolívar 2007-2013, primer plan socialista, establece como primera línea o punto lo referido a la nueva ética socialista, que al parecer nuestra clase dirigente no se ha tomado la molestia de leer y si lo ha hecho no lo han concientizado, no lo han entendido por lo que voy a permitirme recordárselo brevemente.

Se propone la refundación de la nación la cual cimienta sus raíces en la fusión de los valores y principio más avanzados de las corrientes humanistas del socialismo y de la herencia histórica del pensamiento de simón bolívar.

Eliminar el terrible lastre de la subcultura de la corrupción y el soborno como medios acelerados de acumulación de bienes y riquezas monetarias que existen todavía en importantes sectores de la sociedad, en desmedro de la cultura del trabajo creador y productivo.

Uno de sus objetivos es superar la miseria espiritual y material.

Establece que la conciencia revolucionaria constituye el motor para dejar atrás la prehistoria humana y entrar definitivamente a la verdadera historia, la sociedad realmente humanista.

De cada quien según su trabajo, a cada quién según su necesidad.

El gran desafío es la construcción de un estado ético, vale decir, de una nueva ética del hecho público. Un estado de funcionarios honestos, eficientes que más de un altar de valores, exhiban una conducta moral en sus condiciones de vida, en la relación con el pueblo y en la vocación del servicio que prestan a los demás. Un estado del cual se sienta parte el ciudadano. El estado está llamado a ser el espacio ético por excelencia, si no lo es, el ciudadano no tendrá motivo para serlo.

Nuestro camarada presidente incansablemente en todas sus alocuciones nos habla de la necesidad de que nuestros dirigentes, funcionarios públicos y el pueblo en general nos elevemos sobre la miseria humana de los antivalores que el sistema capitalista nos ha impuesto. Sabemos que el sistema que impera en una sociedad impone sus propios valores. Si vivimos en un sistema capitalista los valores imperantes son los propios del sistema. “el cuanto hay para eso”, “ponme donde haya”, “lo importante es llegar, no importa cómo”, “primero tú, segundo tú y después tú”, “dime cuanto tienes y te diré lo que vales”, en fin exaltan los valores negativos de la deshonestidad, la falta de humildad, el egoísmo, el egocentrismo, la injusticia, el individualismo, el poder no para servir sino para servirse de él. si pretendemos construir una sociedad socialista debemos empezar a practicar los valores propios de la sociedad que queremos construir: la justicia, la equidad, la solidaridad, el bien común, la paz, la libertad, la igualdad.

No puede existir excusa alguna para que nuestra clase dirigente, representantes de los poderes públicos, en todas sus ramas, que estemos comprometidos con este proceso de cambio exhiban una conducta contraria a lo que pregonan. No basta con llamarse socialista deben demostrar en la práctica que lo son. Es imperdonable e inaceptable que una gran mayoría, con su práctica, consoliden los antivalores del capitalismo pues no tendrán la moral para pedirle al ciudadano que cambie. Hay que empezar a hablar con el ejemplo.

Podemos empezar por cambiar la práctica de la excesiva publicidad que tienen algunos funcionarios para promoverse personalmente. No es aceptable que una gran parte del presupuesto se utilice en publicidad para exaltar a un gobernador o alcalde con alguna obra de gobierno como si el dinero saliera de sus bolsillos, dar donativos con dineros públicos para mantener la clientela política.

Podemos empezar por quitarles la propaganda personal del rostro del alcalde o del gobernador a los vehículos de servicio público, a la infraestructura que presta servicio público en escuela, centros asistenciales, institutos de vivienda. Debemos entender que son bienes comunes y no personales del funcionario.

Podemos empezar por no hacer gastos dispendiosos, celebraciones fastuosas con orquestas famosas que cuestan un dineral cuando vamos a inaugurar una obra, o festejar un carnaval, un diciembre, o por cualquier cosa, en el mal entendido de que “eso es lo que le gusta al pueblo”. Nuestro pueblo ha elevado su nivel de conciencia política y como nuestros gobernantes están alejados de él no saben que dicen “es mas de lo mismo”, “exceso de publicidad muestra de debilidad”.

son pequeñas cosas que proponemos que empiecen a cambiar como muestra de seguir la directrices de nuestro camarada presidente y por favor, no sigan utilizando la imagen de Chávez en sus propagandas, no sigan empeñados en hacerle creer a la gente que nuestro líder fundamental está conforme con ello. Es suficiente que lo hayan utilizado para llegar al poder y nosotros, votamos por ustedes siguiendo los lineamientos de nuestro presidente pero, por favor, no sigan mancillando su ética revolucionaria porque el único objetivo a eliminar que tiene el imperio norteamericano y sus lacayos es Hugo Rafael Chávez Frías porque ustedes, camaradas, con esa práctica son presas fáciles del capitalismo.

Por último, pedimos que el congreso del psuv tome en consideración este sentir del pueblo y que la dirección nacional del partido tome los correctivos necesarios para demostrar la actitud ética aceptable que debe tener todo miembro de dirección y de cargo popular que se auto defina como socialista. No es mucho pedir camaradas.

Ana María Navas (*)
vvmariana@yahoo.com
dic., 10 del 2009
12/12/2009

(*) Patrullera, militante revolucionaria



Tu opinión es importante. Escribe un comentario