La 4GW tumbó a Zelaya: ¡Mosca Chávez!

Por • 30 Jun, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

  “Ignota, nulla curatio morbi”

(Es imposible curar una enfermedad que no se conoce)

Guerra de Cuarta Generación (Fourth Generation Warfare – 4GW) es el término usado por los analistas y estrategas militares para describir la última fase de la guerra imperialista de conquista, en la era de la tecnología informática y de las comunicaciones globalizadas.

Si bien la Guerra de Cuarta Generación cuenta con un nivel de desarrollo militar contenido en los principios teóricos de su doctrina escrita por estrategas militares, a partir de la década de los 80.

El desarrollo tecnológico e informático, la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión pública mundial, convirtieron a la Guerra Psicológica mediática en el arma estratégica dominante de la 4GW. En el Golpe reciente en Honduras electrónicamente controlaron los medios de comunicación social.

De esta manera, se conforma la columna vertebral estratégica de la Guerra de Cuarta Generación, con los Medios de Comunicación convertidos en los nuevos ejércitos de conquista.

La Guerra Psicológica conforma el estadio superior de las estrategias de control y dominación ensayadas hasta ahora por los sistemas Transnacionales de las comunicaciones (dominación del hombre por el hombre) que se han ido sucediendo hasta llegar al sistema capitalista imperante hoy en día en todo el planeta.

En la Guerra Psicológica (columna vertebral de la Guerra de Cuarta Generación, sin uso de armas) las operaciones con unidades militares son sustituidas por operaciones encubiertas con unidades mediáticas.

La Guerra Psicológica, a su vez, nace en un particular campo del capitalismo caracterizado por una revolución en el campo de las ciencias sociales y de la comunicación estratégica.

Dicha revolución se complementa con una revolución en el campo de la tecnología de las comunicaciones y de la informática, creando las bases para una comunicación estratégica globalizada basada en principios científicos.

A su vez las técnicas científicas de comunicación (el uso masivo de celulares, computadoras e internet etc.), potenciadas a escala masiva y planetaria por los grandes conglomerados mediáticos del capitalismo, crearon las bases para su utilización en estrategias de manipulación y de control social desarrolladas a partir de los objetivos de la dominación capitalista.

Esta situación creó las bases operativas y estratégicas para el control y dominio de las personas, sociedades y países, sin recurrir a la utilización de la guerra militar.

De esta manera (y con excepciones como Irak y Afganistán, y otros objetivos en miras del Imperio, como Corea, Irán y Siria) la actual guerra imperialista por el posicionamiento de mercados y países ya no se desarrolla en el plano de la dominación militar del territorio, sino en el plano de la conquista psico/social instrumentada mediáticamente.

Los nuevos operadores del imperio(los políticos modernos) sustituyen cada vez más la utilización de la represión y el control por medios policiales, utilizando medios de operaciones mediáticas con aplicación de consignas de "criminalización" de los conflictos sociales (es por esto que los funcionarios señalados en hechos abiertos de corrupción, y abusos de poder deben ser separados de todas las instancias de gobierno).

En su definición táctica, La "Guerra Psicológica", o "Guerra sin Armamentos", es el empleo planificado de la propaganda y de las acciones psicológicas orientadas a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de las armas.

Hoy en día los ejércitos, son sustituidos por grupos operativos especializados en insurgencia y contrainsurgencia, y por expertos en comunicación estratégica y psicología de masas.

El desarrollo tecnológico e informático de la era de las comunicaciones, la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión pública, convirtieron a las operaciones de acción psicológica mediática en el arma estratégica dominante de la 4GW.

Como en la acción militar, un plan de guerra psicológica está destinado a: aniquilar, controlar o asimilar al enemigo.

La guerra militar y sus técnicas se revalorizan dentro de métodos científicos del control social, y se convierten en una eficiente estrategia de dominio sin el uso de las armas.

A diferencia de la Guerra Militar convencional, la Guerra de Cuarta Generación no se desarrolla en teatros de operaciones visibles.

No hay frentes de batalla con elementos materiales: la guerra se desarrolla en escenarios combinados, sin orden aparente y sin líneas visibles de combate, los nuevos soldados no usan uniforme y se mimetizan (Prensa, Radio y TV) con los civiles.

En esta época no existen los elementos de la acción militar clásica: grandes unidades de combate (tanques, aviones, soldados, frentes, líneas de comunicación, retaguardia, etc.) Ejemplo reciente (Golpe Tecnológico) el caso de Honduras.

Las bases de estrategia militar son sustituidas por pequeños centros de comando y planificación clandestinos, desde donde se diseñan las modernas operaciones tácticas y estratégicas mediáticas.

Las grandes batallas son sustituidas por pequeños conflictos localizados, con violencia social extrema, y sin orden aparente de continuidad.

Las grandes fuerzas militares son sustituidas por pequeños grupos operativos (Unidades de Guerra Psicológica) dotados de gran movilidad y de tecnología de última generación, cuya función es detonar desenlaces sociales y políticos mediante operaciones de guerra psicológica.

Las unidades de Guerra Psicológica son complementadas por Grupos Operativos, infiltrados en la población civil con la misión de detonar hechos de violencia y (por la mala gestión de los funcionarios gubernamentales) conflictos sociales.

Las tácticas y estrategias militares, son sustituidas por tácticas y estrategias de control social, mediante la manipulación informativa y la acción psicológica orientada a direccionar a favor del lado opositor la conducta social masiva.

Los blancos ya no son físicos (como en el orden militar tradicional) sino psicológicos y sociales. El objetivo ya no apunta a la destrucción de elementos materiales (bases militares, soldados, infraestructuras civiles, etc.), sino al control de la mente humana.

Las grandes unidades militares (barcos, aviones, tanques, submarinos, etc.) son sustituidas por un gran aparato mediático (Todo el aparataje comunicacional de la oposición venezolana, en posición de combate) compuesto por las grandes redacciones y estudios de radio y televisión. (Frente a la pobre y mediocre defensa/ataque comunicacional del estado venezolano. La mayoría de ellos, dirigida por jalabolas e incapaces)

El bombardeo militar es sustituido por el bombardeo mediático: (Querer cerrar esos medios, por funcionarios corruptos en vez de combatirlos es un gran error estratégico): Las consignas y las imágenes sustituyen a las bombas, misiles y proyectiles del campo militar.

En la Guerra sin Armas, la Guerra de Cuarta Generación (también llamada Guerra Asimétrica), el campo de batalla ya no está en el exterior, sino dentro de las mentes.

Las operaciones ya no se trazan a partir de la colonización militar para controlar un territorio, sino a partir de la colonización mental para controlar una sociedad.

El objetivo estratégico ya no es el aprovechamiento y control de áreas físicas (poblaciones, territorios, etc.) sino el apoderamiento y control de la conducta social de las masas.

Las unidades tácticas de combate (operadores de la guerra psicológica) ya no disparan balas sino consignas direccionadas a conseguir un objetivo de control y manipulación de la conducta social del pueblo.¡¡¡ Así que eso del latifundio mediático es pura paja y muela, y una gran estupidez, en esta guerra mediática!!!

Edgar Perdomo Arzola
Percasita11@yahoo.es
29/06/2009  



Etiquetado con: , , , , , , , , ,

Tu opinión es importante. Escribe un comentario