Ahora el Ataque viene desde la periferia de la Revolución

Por • 26 Jun, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

“Aún estoy vivo.”

(Francisco Morazán)

Una nueva etapa de confrontaciones abre el imperialismo en contra de la Revolución Bolivariana, en contra de lo que ellos más temen, La alianza Bolivariana para las Américas. No hay nada que el capital internacional más tema que a la sublevación de los pueblos a las políticas de libre comercio. El temor no es simplemente a lo Ideológico o a lo político, el temor esta a la implementación de lo político e ideológico en pasos concretos de liberación económica, financiera, social y cultural.

Lo simplemente político-ideológico, ellos lo combaten con represión, desapariciones, paramilitarismo. Esa es la receta para combatir a las teorías contrarias a su pensamiento. Para el imperio es mucho más peligroso, en estos tiempos de crisis y agonía de la teoría capitalista, que se les escape de su control las riquezas y mano de obra barata que tenían cautivas y explotadas en lo que consideraban de manera prepotente su traspatio.

El ataque al gobierno y pueblo hondureño, es una manera de medir la capacidad de reacción y fuerza de nuestros gobiernos, especialmente del gobierno y pueblo Venezolano. Un libreto nada creativo, muy repetitivo y sumamente peligroso. Dicho ataque terrorista a la democracia hondureña, ha sido denominado “Operación Pedro Mayorga”, porque lleva implícita varias traiciones de funcionarios del gobierno, de militares y del sistema de justicia de la nación hermana.

Militares gorilas, oligarquía, Iglesia y medios de comunicación , se unen esta vez, para atacar al presidente Manuel Zelaya, en un intento de lograr una victoria que sirva de modelo aleccionador a escala, para lo que están preparando contra Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, Paraguay, Uruguay, Nicaragua, Guatemala, El salvador y Brasil.

No nos debería sorprender si inician otro ensayo similar contra una de las Islas del Caribe, tal como hicieron con Grenada el 25 de Octubre de 1983, en una Operación de “Furia Urgente”, que sirva para aleccionar también a unas cuantas islas del Caribe que se están atreviendo a participar del ALBA, sin el consentimiento de los Estados Unidos e Inglaterra.

¿Quién invocará la Carta Democrática de la OEA? Quizás lo haga el congreso hondureño, a través de los indignos parlamentarios que han visto en esto la oportunidad de derrocar al Presidente Constitucional de Honduras electo en elecciones libres y democráticas. Alegaran que el Presidente Zelaya ha violado dicha carta, al destituir legalmente a los militares golpistas.

Esta operación, que esta en pleno desarrollo en Honduras, es el preaviso de lo que puede ocurrir muy pronto en El Salvador, Nicaragua y Guatemala y luego en Venezuela y otros países del ALBA. Los Estados Unidos necesitan con urgencia una base de operaciones militares que sirva de cabeza de playa para la desestabilización de Centroamérica y de toda Latinoamérica.

Lo que más temen las oligarquías criollas de nuestros países es precisamente lo que quieren detener en Honduras,  la voluntad popular o el derecho de las mayorías a decidir el futuro de nuestro continente.

Estas oligarquías y el imperio harán todo lo posible por detener el avance de los pueblos hacia su liberación política, ideológica, económica, financiera, social y cultural. No dudaran en dar golpes de estado ni de matar a quienes se les opongan, no importa si es el presidente constitucional de una nación, niños, niñas, jóvenes, ancianos, campesino u obrero. Ellos están dispuestos a revivir a las viejas dictaduras militares de derecha en nuestro continente.

Alta es la noche y Morazán vigila.
¿Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.
Cinta Central, América angostura
Que los golpes azules de dos mares
Fueron haciendo,
Levantando en vilo cordilleras y plumas
De esmeralda: territorio, unidad,
Delgada diosa nacida en el combate
De la espuma.
¿Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.
Hermanos, amanece, y Morazán vigila.

     (MORAZÁN,  Pablo Neruda)

Obed Juan Vizcaíno Nájera
26/06/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario