Cruz Roja cumple 150 años al servicio de los necesitados

Por • 24 Jun, 2009 • Sección: Noticias Internacionales

El cuartel central del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Ginebra está ubicado directamente frente a la central europea de las Naciones Unidas. Pero la cercanía entre ambas no es sólo geográfica, sino que sus actividades están estrechamente vinculadas.

Desde la Batalla de Solferino, hace 150 años, que marcó la hora del nacimiento del movimiento de la Cruz Roja, sus tareas han ido en aumento. Ambas organizaciones velan por quienes necesitan ayuda y protección, un área en la que una y otra vez los derechos humanos se ubican en el centro del escenario y ambas instituciones se erigen como sus guardianes, reseñó DPA.

"Las reglamentaciones en conflictos armados no internacionales son insuficientes en materia de derechos humanos", explicó el director del CICR, Jakob Kellenberger. "Uno de los mayores desafíos es mejorar el acceso a las personas en zonas de conflicto", añadió.

Kellenberger, quien desde el año 2000 preside una organización con casi 100.000 colaboradores, en su mayoría voluntarios, considera que la supervisión y la observación de los derechos humanos es una de las principales misiones de la organización a la que pertenece.

Cada vez con más frecuencia el gremio, que hasta ahora mantenía una posición silenciosa, apuesta a la opinión pública. "Hay claras ventajas cuando se juzga públicamente la violación de derechos humanos", explicó Kellenberger.

En esos casos, debe tratarse de violaciones sistemáticas y graves a los derechos humanos internacionales y debe estar claro que fueron infructuosos los reiterados intentos bilaterales de mediación con los responsables del conflicto en cuestión. "Y nosotros mismos debemos ser testigos de la violación a los derechos humanos o tener información de fuentes confiables".

Los colaboradores del CICR se desempeñan en numerosas iniciativas, tales como las condiciones de reclusión en el campo de detención de Guantánamo.

El movimiento ha documentado recientemente violaciones a los derechos humanos en Colombia. En el conflicto armado en esa nación, los civiles suelen ser blanco de las distintas partes enfrentadas. Sólo en 2008, se señalaron más de 1.600 violaciones al derecho humanitario.

"Debemos estar convencidos de que la denuncia pública de la violación de derechos humanos es lo mejor que se puede hacer para las personas afectadas", advirtió Kellenberger.

En este sentido, señaló que la confianza es un instrumento extremadamente importante para el CICR para conseguir acceso a las víctimas de un conflicto armado. "Pero no es indispensable", consideró.

El movimiento es con cada vez más frecuencia víctima de agresiones y presiones. El ingreso en automóvil y con materiales en regiones fuertemente careciadas puede llamar la atención de quienes no tienen nada y no tienen nada que perder. Además, los grupos rebeldes suelen utilizar a los colaboradores del CICR como rehenes.

En tanto, los requerimientos financieros de la organización crecen a niveles sin precedentes. El presupuesto para el año en curso aumentó un siete por ciento a casi 1.200 millones de francos (casi 800 millones de euros ó 1.110 millones de dólares).

Para garantizar la supervivencia de millones de afectados por conflictos armados se hacen indispensables altos gastos de abastecimiento. La pobreza de los más débiles, aquellos que se vieron especialmente afectados por las consecuencias de conflictos armados, las crisis financieras y económicas, y también por catástrofes naturales, crece constantemente, dice el CICR.

Esta organización fue suficientemente reconocida, entre otros con tres premios Nobel. Recientemente le fue entregado el premio Generación 2009 (Prix des Générations) de la Asociación Demográfica Mundial (WDA, por sus siglas en inglés). El CICR fue reconocido por su "constante compromiso e inquebrantable perseverancia en un mundo en cambio constante, marcado y redefinido por cada nueva generación".

El Universal
24/06/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario