“Hablando De Guarimberos Y Otras Cosas” Expediente Rosales

Por • 28 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Se cierra, por ahora, el capitulo Rosales. La decisión del gobierno peruano de conceder asilo humanitario, no político, a Manuel Rosales, alcalde prófugo, pareciera cerrar por lo menos en lo político, la majadería de este sinvergüenza, como bien dice el refrán “lo buscamos, pero sino lo encontramos mejor”, se que sea el propio Alan García y Valles Riestra que por cuenta propia se desencanten del personaje cuando comience a entrometerse en los asuntos que no le incumben; tan mediocre y pobre es la mentalidad de este señor, que no sabia que cuando se concede calidad de asilo, no se pueden emitir juicios o comentarios políticos a favor o en contra del gobierno del país de procedencia y parece que al señor Rosales sus intrínsecos asesores asilados, Lapi, Ortega y Zambrano, no le informaron al respecto, a lo cual salio creyéndose Robin Hood a vociferar contra el gobierno revolucionario de Venezuela, y casi le cuesta el asilo, lo que pasa es que de antemano sabíamos que el gobierno de Perú se lo daría sin remilgar nada, pues desde hace unos años, han convertido a la nación inca, en guarida de ladrones y forajidos, prófugos de la justicia venezolana, la desfachatez del Presidente Alan García, es solo comparable al de Costa Rica, donde reposan la mayor parte de los dinosaurios corruptos de la cuarta republica.

El sin igual asilo otorgado a Rosales, solo podía ser manipulado por alguien con la inmensa sinvergüensura y desfachatez como la tiene el abogado Javier Valle Riestra, congresista peruano, ex-primer ministro de Alberto Fujimori, por cierto a sido el único primer ministro peruano de oposición, venia de un letargo político entre 1992 y 1998, año cuando asume como premier peruano, del mismo régimen fujimorista que dio el golpe del 5 abril de 1992 y por lo cual el actual presidente Alan García y Valle Riestra se distancian. Tal grande es el descaro de este abogado que fue el defensor de Laura Bozo y de Allanta Humala, algo digno de mencionar dada las posiciones ambiguas de estas personas, principalmente la periodista Bozzo, sobre quien recae graves acusaciones de abuso, manipulación, soborno como haber aceptado una costosa gargantilla de oro regalada por Vladimiro Montesinos con dinero del estado, durante el régimen fujimorista del cual fue partidario Valle Riestra.

Sabiendo el prontuario de este abogado, no era de extrañar que fuese quien asesorara a Manuel Rosales en la solicitud de asilo, lo que nos hace deducir que dicho asilo manipulado en su totalidad y sabiendo las practicas adecas de Manuel, muy parecidas a las apristas de Valle Ristra, entonces sabemos que hubo influencias y otras cosas de por medio.

El capitulo de Rosales esta cerrado desde la perspectiva política, se fue y es una burla para el derecho internacional y para la lucha anticorrupción el asilo otorgado, pensamos que la situación peruana debe llevarse a los organismos internacionales; si tanto se critica a suiza por ser un paraíso bancario o al área del Caribe por ser supuestamente un paraíso fiscal, la situación de Perú y Costa Rica no es ajena a los supuestos, que inclusive va mas allá es realidad palpable, cada vez que un corrupto venezolano huye, termina en Perú o Costa Rica, sin embargo, Venezuela dentro del Derecho Internacional y la lucha contra el flagelo de la corrupción extradito a Perú al prófugo Vladimiro Montesinos para enfrentar juicios por narcotráfico, enriquecimiento ilícito, asesinatos y lavado de dinero, pues era un prófugo delincuente igual a Rosales.

Creemos que el gobierno revolucionario deberá hacer valer su posición y el derecho a enjuiciar a los corruptos y prófugos, si Perú asilo a Rosales, bien determinado esta que la Presidencia a través de la Cancillería llame al Embajador a consulta, y de hecho, deberían suspenderse no solo las relaciones diplomáticas, sino también las comerciales, de alguna manera hay que hacer presión y hacer valer nuestros derechos internacionales, creemos que esa gran mayoría de pueblo peruano que voto contra Alan García y la colonia peruana en Venezuela, no estén de acuerdo con esta decisión del gobierno de Alan García, y que mas allá de una retaliación ven en cualquier decisión que ejerza el gobierno revolucionario, una manera, una forma o un modo de ejercer la Justicia y las Leyes.

Pedro J. Morillo – Maracaibo
28/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario