¡Es La Hora de la Clase Obrera!

Por • 26 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

“El rol de clase obrera no es participar como socia menor
Y subalterna en las esferas del poder de la oligarquía y la reacción,
Sino impulsar la transformaciones revolucionarias
Que cambien este sistema de opresión, de explotación y de miseria.”

Agustín Tosco.

Como fecha histórica del Movimiento Obrero, el 1° de Mayo es un referente ideológico y político para todos los trabajadores del mundo, para todo el movimiento obrero internacional.

En el último tercio del siglo XIX, la clase obrera de todos los países industrializados se encontraba sometida a condiciones de trabajo y de explotación brutales, con horarios muy prolongados (14 a 18 horas diarias, de lunes a sábado), inexistencia de derechos laborables y salarios de hambre.

Es así como empieza crecer entre los obreros la conciencia de que las cosas deben cambiar, y de que este cambio hacia su emancipación y la conquista de la justicia social sólo podría darse con la unidad y organización de la propia clase obrera, desde la acción, lucha política y sindical para reivindicar y conseguir sus derechos sociales, laborales y políticos. Así, en 1884, en el Congreso de la Federación Norteamericana del Trabajo, se acordó la necesidad de dar la batalla para que, a partir de1886, se consiguiera la jornada laboral de 8 horas diarias. Fue así cómo se pusieron las bases para la consecución de los tres ochos ( 8 horas de trabajo, 8 horas para el descanso y ocho horas para la educación).

A partir de ese momento las organizaciones obreras empezaron la lucha inevitable y necesaria contra su enemigo (los empresarios capitalistas, su gobierno reaccionario y conservador, su policía y su ejército), así empezaron a producirse una serie de movilizaciones, huelgas, enfrentamientos, persecuciones, detenciones y muertes de trabajadores.

En la ciudad de Chicago, donde existía una larga tradición de lucha se sucedieron estos acontecimientos que culminaron el 20 de Agosto de 1886, con la condena a muerte y ejecución en la horca de 6 dirigentes sindicales el 11 de Noviembre de 1887. Cuatro años más tarde, se le declaró absuelto, pero ya se habían convertido en los “ Mártires de Chicago”.

Largas luchas se sucedieron y gracias a los esfuerzos y entrega generosa y gratuita de muchos obreros se consiguió que a partir del 1° Mayo de 1890 se redujera la jornada laboral ordinaria a ocho ( 8 ) diarias.

En el ámbito internacional, la lucha continuada de organizaciones con conciencia clasista del movimiento obrero fue imponiendo este día ( 1° de Mayo ) como jornada reivindicativa contra el sistema capitalista, cuyo único objetivo y filosofía es conseguir los máximos beneficios, de la explotación de la masa trabajadora.

En Venezuela estamos viviendo una hora estelar, una Revolución inédita que ha avanzado, ha rescatado la esperanza del pueblo con un líder conciente de su papel histórico, y de que solo cuando la clase obrera está identificada con su ideología será capaz de guiar a la sociedad porque la ideología de la clase obrera emana, fundamentalmente, de su forma de relacionarse con el trabajo, con la producción, con la transformación de la naturaleza, porque la clase obrera sufre la explotación, porque vive en sus entrañas, sabe de la crueldad del capitalismo, de lo es capaz en su afán de lucro.

Hoy, cuando se discute el destino de la revolución Bolivariana de Venezuela, cuando enfrentamos una batalla que cambiará radicalmente las condiciones de la confrontación debido al avance de la revolución con una oligarquía al servicio del imperio norteamericano, es necesario que este 1° de Mayo los trabajadores, los obreros, los asalariados de Venezuela con la claridad, con la disciplina, con la organización y la ideología de la clase obrera, en esta hora estelar que vivimos en el umbral del nuevo Estado Socialista digamos NO al Fascismo.

José Candelario Sánchez
Candeche7@cantv.net
Candeche7@hotmail.com
25/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario