Nuevos Aires Recorren a Nuestra América

Por • 23 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Recién terminada la Cumbre de Trinidad, los resultados, son algo inédito en lo que eran las reuniones entre los Estados Unidos y los países de nuestra América.en el pasado, donde existía de hecho una competencia en ver cual país era mas servil que el otro y de esa manera continuaban las cosas de peor en peor en nuestros países.

Gracias a una serie de cambios ejercidos fundamentalmente por los mismos pueblos tenemos un panorama político distinto y sin duda fuerte y de largo aliento en la región, esto unido a la gran debacle del capitalismo, ha traído al nuevo presidente de la mayor potencia del mundo a conversar y reconocer de esa manera en un primer paso el de su equivocada políticas para con la región y especialmente a lo que nos atañe con nuestro liderazgo, ese que encarna muy bien Hugo Chávez.

Atrás quedan esa voces agoreras de una oposición cada vez mas diezmada y escuálidas, que solo se mantiene con los suspiros de odio que le lanzan sus medios a diario, pero que cada vez con menos alientos.

Y no puede ser de otra manera porque sus huestes salvajes, macilentas y podridas se encuentran huérfanas del apoyo de otrora, del apoyo imperial.

Ahora odian con tanta fuerza y sin razón a Obama y a Chávez, y en eso se les ocupa sus tiempos, es bueno saber que los cultores del pasado dentro de los Estados Unidos los acompañan, pero es bueno saber que tanto allá, como aca, están cada vez mas aislado.

La América toda desea que la justicia y la verdadera democracia, se haga presente de una manera contundente, y real. Venezuela es hoy ejemplo de esta democracia necesaria y así parecen entenderlo en Washington.

Siempre el camino del entendimiento es más aceptado que el camino de las confrontaciones, es algo que los que sufren o se benefician de estas acciones son capaces de entender.

Acaso no sufren al igual que los sectores populares donde existen guerras imperiales Irak, Afganistán, los familiares de los jóvenes norteamericanos que llevados a un sacrificio bajo premisas falsas vuelven envuelto en su bandera a sus tierras.

Ya es hora de parar los sacrificios innecesarios de millones de gente que han sido y siguen siendo victimas de exclusiones, de embargos, de represiones y de violaciones elementales a sus derechos.

No puede haber quienes justifiquen posiciones recalcitrantes y descabelladas, cuando los planteamientos son de conversar y de llegar a arreglos, dejarse llevar por los odios pasados es una mala y criminal política, y de seguro ningún pueblo va a tolerarlo, simplemente. porque hoy son otros los tiempos.

Enrique García
garzaen2@yahoo.es
23/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario