Apagones y botes de agua abundan en Barrio Lindo

Por • 20 Abr, 2009 • Sección: Municipio Bolívar

Casi a diario se va la luz, entre una y dos horas, en la avenida José Antonio Anzoátegui o Aeropuerto de Barcelona. Al comerciante Lucas Guillén se le dañaron una nevera y un televisor. Otro problema que afecta a esta localidad son las cloacas y los drenajes tapados. Cuando llueve, se rebosan y el nivel llega a medio metro

El comerciante Lucas Guillén es integrante del grupo de vecinos que en 1973 fundó Barrio Lindo, aledaño al canal de alivio de Barcelona.

Guillén tenía 29 años cuando llegó a la zona donde estaba el terraplén que habían dejado los trabajadores de esa obra, ejecutada durante la administración del ex presidente Rafael Caldera, para evitar las inundaciones en la ciudad.

Al cabo de un tiempo, el gobierno construyó la avenida Humberto Paparoni, llamada también Aeropuerto, que comparten Barrio Lindo y el sector La Aduana.

Barrio Lindo ya tiene 36 años, 10 calles e igual número de veredas. Allí residen unas 400 familias que son afectadas por las deficiencias de los servicios de luz y agua.

Refirió Guillén que desde el año pasado los apagones ocurren casi a diario y duran hasta dos horas. Ya se le han dañado una nevera y un televisor.

Otro que sufre las consecuencias de los cortes de luz es Juan José Silva, dueño de una licorería. También se le han descompuesto dos cavas cuarto, un freezer y un equipo de sonido.

Preguntamos si han reclamado ante la Compañía de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe). La respuesta fue un lacónico: “¿Para qué?”.

Silva se quejó además de la falta de iluminación en el tramo que está entre la entrada de Barrio Lindo y el cruce con la avenida Pedro María Freites.

Una fuente de Cadafe reiteró que el alumbrado de las vías compete a las alcaldías, aunque ellos pueden asumir esa función cuando tienen los equipos disponibles.

Explicó que los suscriptores que ya les hayan puesto protectores a sus electrodomésticos, pueden reclamarle a la compañía por la quema de los aparatos.

Averías
Los residentes de Barrio Lindo tienen otra inquietud, y es que en la calle Orinoco cruce con Uribante, hay un bote de agua que fue reparado tres meses atrás por la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe), pero volvió a romperse.

En la calle Orinoco cruce con la Uno vive, desde hace
cuatro años, el chofer Ramón Coronado. Dijo que siempre ha visto correr los líquidos servidos por las cunetas, pues las cloacas colapsaron. Cuando llueve, el nivel llega al medio metro.

“Las plagas se alborotan a partir de las 7:00 de la noche, señaló su vecino, el oficinista jubilado Edul Coronado.

El director de Servicios Públicos de la alcaldía capitalina, Aníbal Romero, aseguró que sí han atendido a Barrio Lindo e indicó que han realizado jornadas de limpieza del arroyo y de los drenajes.

“A través del co-gobierno, los habitantes deben colaborar con los entes públicos para que se mantengan los servicios”.

Dispuestos a poner su granito de arena para mejorar la situación están Lucas Guillén y su hija Betsy Guillén.

El estadio requiere ayuda oficial
El estadio Emilio Indio Cueche, ubicado en la calle 3 de Barrio Lindo de Barcelona, está en buenas condiciones gracias al sentido de pertenencia que tienen 350 peloteros, sus entrenadores y los vecinos que le hacen mantenimiento.

Entre todos pintaron las gradas de azul, aunque no lograron tapar los escalones agrietados. También remendaron con alambres, la cerca perimetral vieja y oxidada.

Además se ocupan de la limpieza de los baños y los vestuarios de los beisbolistas.

Lo que no ha podido conseguir la comunidad, es que el gobierno ponga polvillo en el campo, pues el terreno se aniega cuando caen los aguaceros, según explicó Jean Carlos Granado, entrenador de la Liga Metropolitana de los Criollitos de Venezuela.

El deportista contó que una vez, un jugador lanzó por lo bajo una pelota que chocó contra las piedras y botellas que hay en el área, rebotó y le pegó en un ojo a otro muchacho.

Granado y su compañero Esteban Macuare entrenan al pítcher Arnaldo Reyes, de 17 años, quien admira al lanzador Francisco “Kid” Rodríguez. Igualmente a Arquímedes Maraima (17), quien practica béisbol desde que tenía tres años; a Júnior Guevara (15) y a Cristopher Bello (14).

A los adolescentes les encanta hacer deporte, pero no pueden practicar de noche porque el estadio Emilio Indio Cueche carece de iluminación.

Yraida Núñez
Diario El Tiempo
20/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario