La no muy grata designación

Por • 17 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Es difícil hacer opinión seria, responsable y coherente cuando se tiene que reflexionar sobre la decisión que toma un líder, tan difícil es, que muchas veces las reflexiones por más sanas que esta sean, se llegan a sentir como crítica destructiva, cuando lo que en realidad se quiere expresar otra cosa muy distinta a la entendida, es decir, la especulación del libre albedrio de la interpretación o sería algo así como; crecer sin haber nacido realmente.

Una persona como yo; que no tiene la más mínima prudencia al hablar (paja) y mucho menos el criterios de lo que significa la palabra sindéresis, no debería, ni siquiera por error, hacer comentario u opinar en cosa tan seria como la toma de una decisión o designación estratégica para el buen funcionamiento de las instituciones del estado, pero como quiera que se sea, en este proceso de cambios profundo, nos estamos exigiendo, lealtad, sinceridad, honestidad y mucha solidaridad para con nuestros camaradas y para con nosotros mismo, me veo en la obligación de meter mis narices en cosas que no debería, es por ello que; voy a expresarme en cuanto a la no muy grata designación de una dama que no por ser dama deba ser, ni caer muy simpática que digamos y que no por ser mujer deba tener las cualidades que se requiere, para lo que se quiere, que ya en una oportunidad nos dejo un mal sabor amargo de la conciencia revolucionaria se trata de la muy aplicadita BLANQUITA ECKHOUT.

Me pregunto yo desde mis adentro:

¿Qué puedo decir yo, de Blanca Eckhout si ni tan siquiera la he llegado a ver a 10 centímetro mío? Verdad que nada

¿Qué podría criticar yo, de su designación como ministra si ni tan siquiera tengo conocimiento de los valores morales, ético y profesionales de Blanca? Nada verdad

¿Qué podría o pudiera yo denunciar de la señora Eckhout, que no sea de los chismes que se generaron de su estadía en la presidencia de Venezolana de Televisión, por parte de los sindicaleros de la planta televisiva del estado, porque quiso arreglar los entuertos y los guisos laborales que existen y persisten en esa institución del estado? Nada verdad

¿Por qué razón, circunstancia, motivo o causas debo yo venir a estos espacios con mi bocaza de pajuo, chismoso mequetrefe e intrigante a sembrar las dudas y darle arma al enemigo para que ataquen a nuestro proceso político y a nuestro comandante en jefe HUGO CHAVEZ? No debería ser verdad

Entonces si a conciencia de todo esto aun persisto en criticar, no sería mucho mejor que de una vez por todas me pase para el bando contrarrevolucionario y me deje de tantas Guebonadas. Me voy de parafraseo.

Si mi silencio contribuye para que se pueda sanear el funcionamiento de la administración pública, yo me guardare la lengua, para que triunfe la revolución.
CHAVEZ; sabe muy bien lo que hace y si se equivoca nos lo hará saber a su debido momento; el, siempre lo ha hecho, no veo ¿Por qué? En esta oportunidad debería ser distinta de las otras, por disciplina y lealtad, creo en CHAVEZ, y en sus decisiones, en lo que no creo son en los pajuos que lo critican por las decisiones que ha tomado. Y disculpas a mis amigos que me van a criticar.

CHAVEZ, es el camino

CHAVEZ, es la razón

Sin CHAVEZ, no habrá ¡Patria! ni Revolución

Jesús Chua Espinoza
16/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario