Uribe es una zorra que borra sus huellas con la cola; en cambio, las huellas de un pueblo son imborrables

Por • 15 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Uribe es tan astuto como la zorra que borra sus propias huellas con su cola, no obstante, él parece estar atascado en su propia trampa; es que tarde o temprano una estrategia errónea lleva al fracaso.

En vez de un ministerio de defensa, Uribe tiene un ministerio de ataque y, en lugar de tratar de resolver las contradicciones de su gobierno lo que hace es agudizarlas, atizarlas, pero ¿ a donde va ir Uribe con esa pata hinchá?

Naturalmente, Uribe irá al fracaso porque su política guerrerista no conduce a otra parte.

Las sutiles bravuconadas de Uribe durante la reciente rueda de prensa conjunta con Chávez, en Caracas, contrastaron con la muy prudente participación del Presidente venezolano quien, con sus acertadas consideraciones anuló de ipso facto las provocaciones.

Provocaciones que Uribe dejo caer como la señorita que suelta el pañuelo y, provocaciones de los periodistas colombianos, ello era visible para cualquiera, excepto para un observador desprevenido, mas, todo gato caza ratones, cazar a un embustero es fácil, bastó mirarle los ojos al Presidente Uribe para saber que estaba metiendo embustes y bastó mirarle los ojos a Chávez para adivinar que él no se comía la coba de Uribe pero, Chávez actuó como un avezado felino, como un formidable púgil de la política y dejó correr el asalto porque a un huésped-tal- ni con los pétalos de una tuna.

Convengo en que a veces la prudencia estorba; la diplomacia es a menudo un adorno de la hipocresía –política, en estos casos-y, se convierte en una refinada manera de ejercer la prudencia. Pero, además, creo que hay circunstancias en que ser prudente es una aporía. Tal es el caso. Yo supongo que Chávez hizo de tripas corazón para digerir los embustes de Uribe y mantener la prudencia de no rebatirlo abiertamente.

Marulanda no estaba invitado a esa rueda de prensa pero Uribe lo trajo inoportunamente. ¿Mensaje subliminal?

¿Por qué Uribe introduce elementos no pertinentes en un evento en que se supone dejar a un lado las perturbaciones y poner el énfasis en la búsqueda de acuerdos?

Sencillamente porque la manía de Uribe es exaltar el tema del terrorismo para justificar los atropellos de su gobierno contra el pueblo colombiano y contra los pueblos limítrofes ya que él es un peón del imperio. Uribe se pone adelante para tapar sus propias huellas. Por fortuna, las huellas de los pueblos son imborrables y siempre habrá quienes puedan seguirlas. Colombia y Venezuela somos un solo pueblo, tenemos las mismas huellas y esa oligarquía a la que Uribe sirve de peón, no podrá borrarlas para siempre.

Guillermo Guzmán
oceanoatlanticoguillermo@gmail.com
15/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario