Siete años del triunfo de la dignidad del pueblo venezolano

Por • 11 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Abril 2009

Este año 2009 se cumple el séptimo aniversario del fallido golpe de estado perpetrado por el Imperialismo yanqui y sus adeptos de la oligarquía criolla conjuntamente con la cúpula eclesial el 11 de abril de 2002, y la posterior retoma del poder por el pueblo el 13 de abril tres días después.

Este acontecimiento demuestra cómo al imperialismo y a la oligarquía nacional les es indiferente la democracia y nunca tolerarán la existencia de un gobierno que amenace sus intereses, parece mentira que quienes hoy se rasgan las vestiduras (la extinta coordinadora ¿Democrática?) pidiendo “Democracia” fueron los mismos que urdieron, planificaron y ejecutaron el brutal zarpazo a la Constitución y las Leyes desconociendo la voluntad popular, en aquella macabra operación de asesinar civiles para inculpar al gobierno Bolivariano, todo ello sobre las bases de un aparato propagandístico mediático conformado por la casi totalidad de los medios de comunicación privados del país, por otro lado, nos da una ilustración gráfica del firme instinto revolucionario que tiene el pueblo venezolano que lo llevó a reaccionar espontáneamente para derrotar el golpe de estado fascista.

El golpe de 2002 fue una conspiración muy bien planificada que había sido organizada durante largo tiempo. Desde el punto de vista del imperialismo norteamericano, la aprobación de las 49 leyes de diciembre de 2001 significaba que el gobierno bolivariano iba en serio en su intención de hacer reformas, que no podía ser utilizado o comprado y, por lo tanto, había pasado de ser un obstáculo relativo a un obstáculo absoluto, por esa razón debían ser echado por la fuerza.

Luego las investigaciones han demostrado que la CIA estuvo muy implicada en la planificación del golpe. Eva Golinger, autora del conocido libro El código Chávez, estudio detalladamente el tema. En su obra demuestra que la administración norteamericana, a través de organismos como la Fundación Nacional por la Democracia (NED) y la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID), entregó millones de dólares a los grupos de oposición que participaron directamente en el golpe. El gobierno Gringo estaba muy bien informado de lo que estaba ocurriendo, necesitaba fabricar un incidente que pudiera “justificar” la destitución de Chávez. Cuando los medios de comunicación privados manipularon los vídeos de Puente Llaguno, esta fue la excusa perfecta.

El guión fue similar al utilizado en 1973 para preparar el derrocamiento de Allende en Chile, los guionistas también fueron los mismos, usaron y usan la iglesia, la clase media y los medios de comunicación como punta de lanza.

Pero no sólo ocurrió con el golpe, es la misma idea que estaba detrás del paro patronal en diciembre de 2002 y continúa siendo la verdadera intención hasta el día de hoy de todas las acciones y provocaciones de EEUU junto con sus aliados de la oligarquía criolla y la cúpula de la iglesia católica.

Lamentablemente incurrieron en errores de cálculo, tanto el imperialismo como la oligarquía. Es sorprendente que la inteligencia norteamericana no tuviera una clara comprensión de la verdadera situación en Venezuela. Consideraban que la sedición podía fracasar por el conflicto de intereses en el seno la oposición, mas no imaginaron que el golpe pudiera fracasar debido al tremendo apoyo popular del gobierno del Comandante Chávez.

A siete años de los acontecimientos de abril de 2002, la situación sigue siendo favorable para la revolución. La oposición y los elementos capitalistas están debilitados, desmoralizados y se encuentran cada vez más aislados políticamente. Pero no se puede perder el tiempo. Es el momento, para dirimir la cuestión del poder de una manera decidida. O se completa la victoria de las masas explotadas para arrebatar el poder económico de las manos de los explotadores o se corre el peligro del triunfo la contrarrevolución capitalista. En los actuales momentos los desprestigiados medios de comunicación tratan de realizar una campaña de desprestigio internacional donde pretenden presentar al gobierno nacional como violador de los “derechos Humanos” cuando ellos (Ledezma, Rosales, Ravell, Granier, y la mayoría de “periodistas” estrellas) fueron cómplices de aquellas abominables horas.

El gobierno nacional y su organización política el PSUV deben disponer cómo sus principios fundamentales, la lucha de los trabajadores-pueblo-estado nacional contra el capitalismo, el imperialismo tanto en lo interno como en lo externo, que se manifiesta en todos los terrenos: político, ético, cultural, social, económico, científico, militar, tecnológico, territorial. La médula principal es la lucha política y su contenido la lucha de clases. No se puede luchar contra el imperialismo sin luchar contra el capitalismo, es la única forma de construir una alternativa integral, la cual no es otra que el Socialismo bolivariano.

Antonio González Ordoñez
Ordonez47@hotmail.com
11/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario