Caracas se vistió de morado para demostrar su fe al Nazareno de San Pablo

Por • 9 Abr, 2009 • Sección: Cultura

Este miércoles, Caracas se vistió de morado para demostrar su fe al Nazareno de San Pablo, cuya imagen reposa en la Capilla Santa Teresa (monumento nacional desde 1959).

Miles de feligreses provenientes de diferentes estados de Venezuela se apostaron desde tempranas horas de esta madrugada frente a la capilla con el ferviente objetivo de pagar sus promesas al Nazareno, el cual ha concedido milagros de sanación a todos los fieles.

Al respecto, Alejandro Blanco, seguidor del Nazareno de San Pablo y habitante de Catia (Caracas), indicó que fe, amor y esperanza brotan de su corazón cuando ve la santa imagen.

“Tengo más de ocho años pagándole promesa al Nazareno, quien me ha dado salud y amor para mi familia. Yo le pedí eso y me lo ha concedido”, sostuvo.

Igualmente, Néstor Mendoza enfatizó que su fe en Cristo y en el Nazareno es muy grande, razón por la cual tiene más de cinco años pagando con amor y devoción el milagro de sanación que le concedió el Nazareno.

Invitó a la población venezolana a reunirse en estas fechas y dejar a un lado las diferencias, debido a que en Semana Santa debe reinar el amor, la fe y la reconciliación.

“Esta es una fecha para reunirnos, para elevar nuestra fe y olvidar todas nuestras diferencias”, afirmó.

Paralelamente, María de Rodríguez, con 70 años de vida y habitante de La Guaira (estado Vargas), señaló que el Nazareno de San Pablo es muy milagroso, gracias a que le curó un dolor en su pierna, y ella se lo agradece con mucha fe y veneración.

“Estoy pagándole una promesa al Nazareno de San Pablo porque me ha hecho un milagro, me curó mi pierna. San Pablo es muy milagroso”, alegó.

Asimismo, María Magdalena Briceño, residente de Caracas, indicó que acudió a la Basílica de Santa Teresa para pedirle al Nazareno que cuide y proteja a sus dos recién nacidos hijos. “Le pido al Nazareno, al Divino Niño y a todos los santos que me los cuiden, por eso estoy aquí”, refirió.

Por su parte, María Novoa, tiene más de 30 años pagándole promesa a la santa imagen por haberle concedido felicidad, amor y salud durante los 72 que tiene de vida. Según reseñó la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN), Novoa manifestó que “todos los años vengo a pagar promesa aquí, tengo como 30 años pagando promesa”.

Este miércoles se realizan 17 misas de manera continua en la capilla de Santa Teresa, actos religiosos que comenzaron desde esta madrugada para concluir a las 6:00 de la tarde, momento en el cual la imagen del Nazareno se sacará en procesión hasta la Plaza Caracas, lugar donde se realizará la última misa a las 8:00 de la noche.

Origen de una devoción
La devoción al Nazareno de San Pablo comenzó en el año de 1696, cuando el Hijo de Dios derramó su gracia sobre el pueblo y acabó con una epidemia de viruela incurable que azotaba Caracas.

Debido a la intensidad de la epidemia, el pueblo decidió recurrir a Dios y sacar en solemne procesión al Nazareno de San Pablo, imagen que tropezó en la esquina de Miraflores con un limonero, del que se desprendieron sus frutos.

El pueblo lo interpretó como un signo de Dios y se apresuró a elaborar bebidas a los enfermos con los frutos del limonero, los cuales curaron de manera inmediata a quienes padecían esta epidemia. Desde entonces, el pueblo le hace promesas al Nazareno de San Pablo a cambio de sus favores, milagros, misericordia y de su perdón.

Prensa Web RNV/Agencias
8/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario