La consciencia que tuve cuando no tenía ninguna

Por • 8 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Al final de sus días; murió un tanto deforme de su cuerpo y de su rostro, pero murió bella y hermosa, como lo fue siempre y aunque muerta; aun lo es, porque para colmo de males nunca, jamás y nunca la olvidare, se fue sin decirnos nada, y de las cosas que nos puedo haber dicho todas las cayo, y el señor destino se encargo de traumatizar sus cuerdas vocales y al final de sus días solo pudo balbucear, cosas que a duras penas podía controlar, y de las cosas que nunca nos dijo, hay una que, aun en este momento me tienen en una constante intriga, y de las personas que quedaron para que nos las puedan contar, hoy se quedan calladas y no se arriesgan a mirarnos a el rostro, porque somos once (11) astillas habida por conocer ¿Qué cosa paso en nuestro ayer?

Nací él años 1956 y para aquello momentos aunque hubiese querido, nadita podía hacer; de ponerme a relatar mis vivencias del pasado en este momentos seria como redactar mi autobiografía, pero ni por el carajo, los voy a aburrir con mis relatos, desabridos y sin sustancia aventureras, pero déjenme llegar a donde todo comenzó.

Resulta que; para aquellos tiempos, mi papa, mis tíos y los amigos de mi papa y de mis tíos entre ellos mis padrinos, todos, absolutamente todos, eran ADECOS, si, eran ADECOS, y ¿Cuál es la Guebonada? Si AD para aquellos tiempos era una referencia en las luchas reivindicativa sociales, es decir, uno comunistas cualquiera, eran los que pertenecían a ese partido para aquellos entonces y por tanto, los que pertenecían a ese partido político, naturalmente eran unos comunistas, porque debemos tener muy en cuenta, un pequeño detallito, que muchos o muchas personas, sabiondos y sabiondas, aun no se arriesgan a decir, y es que, para aquellos entonces, muy pocos se arriesgaban a decir, que la palabra revolucionarios, estaba secuestrada por los intelectuales aristocráticos de la época, ósea, algo así, como los pajuos que hoy en día, pretenden adueñarse del proyecto político de HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS y cortar un saco a su medida.

Bueno hermanos y hermanas todos y todas, yo no voy a estar hablando tanta Guebonadas, para decir lo que tengo que decir, para que la gente entienda las vainas, en este proceso político de cambios profundos, que nos ha dado por llamar Revolución Bolivariana y socialismo del siglo XXI, yo nací en medio de una efervescencia política de grandes magnitudes y decisiones y quizás arropado y cobijado por ese manto sagrado de la lealtades y de los sacrificio espontáneos, me toque llenar los vacios que en su momento, mis padre pretendieron llenar  de sus antes pasados y estos de sus anteriores y no pudieron, lo que me compromete a mantener la llama del fuego ardiendo para que no se pierda el furor de  la lucha, sin importarme el signo ortográfico gramatical (Léase siglas) que lleve la bandera que defienda en ese momento, ayer mi padre, mi madre,  mis tíos, mis tías,  mis padrinos y mis madrinas, seguros de sus ideales, defendieron los signos ortográficos gramaticales de AD, y fueron engañados y traicionados en su buena fe. Hoy estoy yo defendiendo los signos ortográficos gramaticales del PSUV, tan solo, por disciplina y, por la lealtad y confianza que le tengo a mi comandante HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS, y en la luz divina de su buena fe.

Algún día ya el sol no tendrá que salir para todos, sino que permanecerá ahí, para no tener la incertidumbre de que algún día ya no lo volveremos a ver brillar por la mañana, porque luego entonces sabremos que estamos muertos, si es que los muertos saben cuándo es que brilla el sol por las mañanas.

La señora muerta, bella y deforme fue  o es mi mama

CHAVEZ, es el camino

CHAVEZ,  es la razón

Sin CHAVEZ, no habrá ¡Patria! ni Revolución

Jesús Chua Espinoza
08/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario