Deletrear cura al periodista olvidadizo y lo ayuda a reajustar la cabeza.

Por • 3 Abr, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

¡¡¡Ravel juega un gran “papeltualé” en la conspiración!!!-pese a ser un mal actor-.

Hay periodistas ejemplares; no me referiré a ellos- aunque olviden- sino, a los apátridas- aunque recuerden- porque, en tal caso, éstos son peores que la palabra.

Los referidos sufragáneos de Ravel-obvio- andan chillando, vociferan necedades: “Qué si el pato, qué si la guacharaca, qué si el régimen, qué si la dictadura de Chávez, qué si la libertad de mentir ha sido vulnerada injustamente” y, mil estupideces más.

Para Pléjico José Pérez – jefe de La CONATEL- no obstante, no hay novedades. “Eppur si muove” será en otra parte, no ahí. No obstante, el pueblo quiere oír alguna vainita que lo oriente un poco con respecto a la toma de decisiones en un momento de quiebre porque, la verdad es que tanto da el cántaro al agua hasta que se rompe.

Pléjico debe saber que el pueblo no le exige el cierre de globovisión sino que demanda una explicación de lo que se está haciendo al respecto, ello debe ser suficiente y necesario para evitar caer en la celada que el “Chivato” Ravel tiende a diario.

Parece ser que Cilia le paró los mochos a los degenerados lamb(m)e zapatos del Chivato, porque éstos usan la “información” como arma de guerra contra la institución, me refiero a la Asamblea Nacional.

Estimo que uno debe decir pan al pan; sí es cierto que Cilia metió la pata cuando permitió que aquella tremenda escuálida-la tal Margarita López Maya- hablara necedades en un tal “discurso de orden” ahí, ahora la Camarada Cilia ha actuado muy bien al mandar al carajo a los periodicastros referidos. ¡Un aplauso para Cilia!

Puesto que el Chivato y sus secuaces no pueden tumbar a Chávez, ahora tratan de minar y derribar todo lo que lo sustenta, es por lo cual van contra el pueblo y contra las instituciones del Estado, para tratar de desmoralizarlas y así derribarlas una a una hasta que caiga el Comandante en Jefe, una vez que ya no tenga de donde agarrarse.

¿Qué van contra el pueblo?-¿Acaso no es eso cuando empiezan con su cantaleta de que se acabó el arroz y, provocan escasez artificial, en conchupancia con Polar?.

No hay papel tualé “p’aunremedio”-¿Acaso no es que el Chivato estuvo conchupanciado con Bobolongo para aumentar la venta del Nazi(onal)?-¿Por qué desapareció el papel tualé, un bicho tan necesario para ciertas “actividades intelectuales”?-¿Quién está detrás de todo esto y por qué?

¡Ahhhhh!- ese Chivato juega un gran “papeltualé” ahí; no obstante, yo no sabría evaluar si él es un mal actor o una buena actriz.

Pero, al grano. La tribuna de la prensa escuálida-TPE-se ha convertido en un tribunal. Mas, la tal Cilia me está gustando porque ella sacó a relucir el debido carácter y mandó al carajo a los embusteros quienes invaden la Asamblea Nacional con una preconcebida estrategia desestabilizadora y eso no se puede permitir más nunca, ¡al carajo periodicuchos y periodicastros!

Olvidan- o hacen creer que olvidan- estos imbéciles sinvergüenzas del periodismo rastrero, que en junio o en julio de 1989 (no tengo precisa la data) el entonces Congreso Nacional, dominado por la fracción adecopeyana- es decir, covacha contentiva de una sola curruña-prohibió de manera terminante y sin chistar, la presencia de periodistas, ahí.

Sucede que Acción Democrática y COPEI estaban empantanados hasta los tequeteques, con la vaina de RECADI, un escandalazo de corrupción sin precedentes que enriqueció a Ledesma y a Enrique Mendoza-por sólo citar una muestra de ese fango.

Ninguno de los descerebrados acuso de dictador a CAP ni a Caldera, entonces; todo lo contrario, se metieron la lengua entre el #4qlokgon3#, culipandearon, echaron tierrita al asunto y, basta, ¡con mi IV no te metas! Pero, ahora vienen con el chantaje prosaico y pobre de argumentos.

He de insistir en señalar que todo conocimiento es una relación entre partes; he de insistir en expresar que toda realidad tiene partes y que si un periodista se enfoca maníacamente en sólo una parte de la noticia que desea difundir, está pelando bolas, es un pobre periodista, es una basura de periodista, es un loco, es un simple perro Pavlovniano.

Estimo que todos esos ignorantes con el remoquete de “periodistas”, no hacen daño a los grandes periodistas del pasado y del presente, como Héctor Mujica y José Vicente-por ejemplo- porque éstos han brillado y brillan del carajo, nada les hizo ni les hace mellas, sobresalen con su moral y con su ética, por lo que el pueblo los respeta.

No obstante, si hacen daño a muchos nuevos y muy buenos periodistas quienes pudiesen ser confundidos en la maraña, eventualmente.

El quid de la cuestión para no confundir la gimnasia con la magnesia consiste en deslindar el campo del periodismo, esa es una tarea por cumplir, el pueblo debe saber con certeza quienes son verdaderos periodistas y, son los propios grandes periodistas nuestros quienes deben cumplir con esa tarea.

El periodista que se enfoca en una sola parte de la información, está parcializado y, en consecuencia, es un “cabeceñemergav”.

Es natural que, en tanto sea sujeto, al fin y al cabo, el periodista no pueda ser-en sentido lato-objetivo.

La objetividad debe provenir del objeto, no del sujeto, de éste lo que puede esperarse siempre, es la subjetividad, mas ello no desestima que se hagan esfuerzos para aproximarse a la verdad de las cosas, digo aproximarse porque me parece que es a lo más que se puede llegar y lo más que podamos exigir del verdadero periodista.

Pero, algunos necios se entregan a Ravel no en calidad de sujetos sino en forma de objetos, y son manipulados como a muñequitos con hilos. Ravel puede marcarles la pauta así: “¡Vayan a la Asamblea Nacional y hagan tal vaina, formen un peo y provoquen que un diputado les pellizque una nalga, luego, pónganse a lloriquear!”

Producen, en consecuencia una “objetividad” raveliana. He de aclarar que cuando cito Ravel quiero significar sinvergüenza, Ravel es cualquier embustero apátrida.

Creo que la información es un dato que puede guiarnos hacia el conocimiento de la realidad o, acaso, alejarnos, y eso depende de la naturaleza de dicha información.

Ahora bien, no basta estar informado sino que es imprescindible comprender el dato. Comprender de lo que se trata, es esencial. La información apropiada es una variable crítica, si la información está manipulada puede llevarnos al caos.

He de advertir, además, que yo no soy un iluso perdido en las nubes pero ojalá, todos esos sufragáneos decidan deletrear la realidad, dar una buena patada en el qlo de Ravel y, emprender un camino digno, desde cero, no a favor del Comandante en Jefe porque eso sería mucho pedir- Rosales se llevó todas las peras del horno, sería infructuoso pedirle peras a ese bicho- pero, al menos, sí a favor de Venezuela, lo que sería suficiente.

Guillermo Guzmán
oceanoatlanticoguillermo@gmail.com
03/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario