Autismo

Por • 3 Abr, 2009 • Sección: Salud

El autismo es uno de los trastornos más comunes entre los denominados trastornos del desarrollo. Esta enfermedad está caracterizada por problemas comunicativos y de interacción social. Los problemas de comunicativos se dan tanto en el campo de la comunicación verbal y de la comunicación paraverbal. Las personas con autismo también muestran intereses y actividades limitadas y comportamientos repetetitivos e inusuales. Estas características se suelen mostrar durante la niñez en su mayoría a partir de los 3 años de edad. Estos síntomas se dan durante toda la vida pero con un tratamiento y un cuidado se pueden atenuar en gran medida, aunque no se les pueda hacer desaparecer.

Se cree que el autismo afecta entre 2 y 10 personas de cada 10.000 personas (*). Hoy en día parece ser que esta enfermedad está en aumento, aunque esta percepción puede deberse a un aumento en el número de diagnósticos y no en un aumento real de la enfermedad.
El autismo es cuatro veces más común en hombres que en mujeres y es independiente del estrato social al que se pertenezca.

(*) Estadísticas de los CDC en EE.UU. de A. sugieren que uno de cada 150 niños puede sufrir de autismo (NdE).

Síntomas del autismo:

Hay varios comportamientos que pueden delatar la presencia del autismo. Los primeros que suelen darse cuenta del autismo son los padres, los rasgos que delatan esto en un bebé son la ausencia de respuesta ante la presencia de personas o concentrarse completamente en un objeto descartando la presencia de los demás. En muchos ni siquiera reponden a su propio nombre y evitan el contacto visual con otras personas.

Al no comprender los códigos y convenciones sociales, como la entonación y el lenguaje corporal, no pueden interpretar correctamente a otras personas por lo que son incapaces de, por ejemplo, ponerse en el lugar de la otra persona y comportarse adecuadamente.

También inciden en comportamientos reiterativos que pueden derivar en conductas destinadas a autolesionarse como pueden ser golpearse la cabeza o incluso morderse a ellos mismos.

Autismo: Etiologías y Tratamiento

Causas del autismo:

Actualmente las causas que producen el autismo se desconocen pero se sospecha que la enfermedad puede derivar de la combinación de los genes con determinados factores ambientales.

Algunos de estos factores que inciden sobre personas con genes predispuestos al autismo son:

– La intoxicación por metales pesados.

– Problemas obstétricos que amplian los síntomas del autismo.

– Las personas autistas responden con mayor intensidad frente al estrés.

– Los suplementos con ácido fólico, especialmente durante el embarazo, que afectan a la producción de células. entre ellas las neuronas.

– Falta de atenciones y muestras de cariño por parte de los progenitores durante la crianza. Esta hipótesis está prácticamente descartada hoy en día, pero tuvo gran vigor durante los años 50-70.

Hoy en día la hipótesis más aceptada sobre la causa del autismo es la alteración en un determinado tipo de neuronas llamadas neuronas espejo. También se maneja la hipótesis de una deficiencia en la producción de serotonina, una molécula mensajera del cerebro.

Según diversos estudios científicos se cree con casi total certeza que el autismo es un síndrome que se hereda. Se tienen las mismas posibilidades de heredar el autismo que otras facultades como pueden ser el cociente intelectual o la personalidad.

Tratamiento del autismo:

Aunque actualmente no existe ningún tratamiento capaz de curar completamente el autismo, si se pueden llevar a cabo diversos tratamientos destinados a mejorar el desarrollo y la calidad de vida de las personas afectadas. Algunos de los más comunes son:

– Terapia conductual, este método tiene sus bases en el conductismo y se centra en la fijación de habilidades y conductas mediante refuerzos tanto positivos como negativos (premios y castigos).

– Método TEACCH. Consiste en imágenes y símbolos para representar conceptos y palabras, se utiliza en la educación como forma para fijar la atención de los niños.

– Químicos y fármacos, que no son necesarios en todos los casos y siempre tienen que administrarse bajo la supervisión de un neurólogo.

– Restricción de gluten y caseina en la dieta, sus resultados no son eficaces en el 100% de los casos, pero es una alternativa interesante al carecer de efectos secundarios.

– Suministrar vitaminas, principalmente del grupo B, que pueden estimular a los niños autistas.

– Método Tomatis y Berard, se trata de una especie de adiestramiento sonoro con el que se pretende abrir determinados "canales" del cerebro para aumentar su rendimiento. Es especialmente recomendable en aquellos autistas que muestra un grado importante de sensibilidad al ruido.

– Músicoterapia, se trata de mejorar las habilidades del niño intentando crear un lazo entre el niño autista y la música y el ritmo. Algunos expertos afirman que se puede enseñar matemáticas a partir de este método pero no ha sido demostrado.

– Terapia con delfines, caballos… Más que una verdadera terapia es una manera de que el niño autista se divierta y conozca nuevas experiencias, pero se cree que puede beneficiar a su desarrollo.

Avances en el estudio del autismo

Educación y autismo:

Los niños con autismo se pueden acojer a programas educativos destinados a suplir sus necesidades individuales. Esta educación debe ser llevada a cabo siempre por un profesional cualificado y con conocimientos sobre el autismo. Además de en la escuela se debe continuar la educación en el hogar. Para ello se precisa la intervención activa de los padres en este tipo de iniciativas educativas.

Los objetivos de estos sistemas educativos estan enfocados básicamente a mejorar las capacidades de relación entre el autista y la sociedad, además de enseñar diversas habilidades útiles en el día a día. La enseñanza debe de ser en cierta medida repetitiva y predecible y ofrecida verbalmente pero con un gran apoyo de elementos visuales con los que el autista tiene una mayor facilidad para aprender y se distrae menos. También es importante que los alumnos autistas interactúen con alumnos sin ningún tipo de problema, para que servirles de modelo de comunicación e interacción social.

Con una educación adecuada muchos autistas pueden llegar a no encontrar ningún tipo de dificultad en la vida adulta y pueden trabajar en integrarse sin problemas en la sociedad.

Lea más del mismo autor en filosofia111.blogspot.com. Artículo amparado con Licencia Creative Commons Reconocimiento 2.5.

Artículos relacionados:
– Un estudio demuestra de nuevo que no hay relación entre la vacuna contra el sarampión y el autismo.
– Nutrición contra el autismo.
– Autismo en mi idioma.
– ¿Pueden causar autismo las vacunas?
– ¿Cómo son los Asperger?
– Los videojuegos causan adicción… ¿O nó?
– Cómo trabaja el cerebro.
– ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano?

¿Autistas o Aspergers?

La diferencia más evidente entre los autistas de alto funcionamiento y los Asperger está en la aparición de los síntomas y en la presencia o ausencia de lenguaje y retraso mental en la primera infancia. En los autistas, los síntomas aparecen antes y son más graves.

«En edades posteriores, algunas personas con autismo se ponen al día en su desarrollo lingüístico y como adultos son indistinguibles de las personas con Síndrome de Asperger», dijo a KINDSEIN la doctora Frith. "Esta es la razón principal por la que los médicos e investigadores encuentran difícil pensar sobre el autismo y el Síndrome de Asperger como categorías completamente separadas».

La otra razón, según Frith, es que «en los casos raros en los que hay más de un niño afectado en la familia, con el presente criterio de diagnóstico uno puede tener autismo y otro síndrome de Asperger. Y, sin embargo, ambos tienen los mismos riesgos genéticos, presumiblemente».

(Myriam López Blanco – kindsein.com. Artículo amparado con Licencia Creative Commons Reconocimiento 2.5)

FUENTE

Juan Antonio – filosofia111.blogspot.com    
AVISO
ESTA NOTA NO CONSTITUYE SUSTITUTO AL ASESORAMIENTO DIRECTO POR UN PROFESIONAL DE LA MEDICINA.
02/04/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario