Materialicemos el Primer Plan Socialista

Por • 28 Feb, 2009 • Sección: Reflexiones

El Primer Plan Socialista de la Nación, el Proyecto Nacional Simón Bolívar, necesita de nuestra revisión, socialización y puesta en práctica desde los escenarios locales más inmediatos, por muy vulnerables, difíciles de acceder o en situación de riesgo que se encuentren, esos espacios deben de priorizarse o al menos no desatenderlos, tarea imperativa impulsada por los cuadros, para andar con paso firme, construir la metódica popular que transforme  la realidad, una vez concebidos los procesos previos de diagnostico participativo, revisión de propuestas, sistematización de las mismas, los planes suceden y nos permiten visualizar el futuro inmediato, su laborioso logro, es así como la Revolución Bolivariana viene sembrando en la consciencia social, contenidos que el tecnicismo se encargó de mitificar y hacerlos inaccesibles al común, la Revolución cumpliendo su fundamento socializador, desmonta esta realidad y entrega la herramienta a la comunidad organizada para la ejecución y búsqueda de ese otro mundo posible.

El presente tiempo histórico que inicia la etapa luego del 23NOV2008 e impone nueva dinámica social donde la Participación Protagónica del Pueblo, tal y como lo establece nuestra Constitución Bolivariana en ejercicio pleno de nuestra soberanía es inherente, en cada uno de los pasos orientados a la toma de decisiones, la activación de asambleas populares como establece el precepto constitucional establecido en su Artículo 70º, que permite el tratamiento directo de las situaciones puntuales que nos afectan y la propuesta para su solución por el colectivo que lo asuma desde la organización popular, el respeto, cumplimiento y ejecución de lo acordado por el Poder Público.

Simultáneamente debemos abordar la formación ideológica en el desarrollo de cada una de las actividades que realicemos en unidad comunal, donde visualicemos las debilidades organizativas, los paradigmas a superar bajo racionalidad colectiva, lo necesario de la socialización de ideas y propuestas para mejorar el trabajo comunal superando lo reivindicativo, la búsqueda y manejo de la información verificable es tarea ineludible tal como su difusión para el dominio colectivo, para ello los equipos de trabajo, la elaboración y presentación del plan, la articulación con los entes administrativos y de gobierno, el seguimiento, evaluación, finiquito, la autocrítica.

Empoderarnos implica la incorporación de nuevo conocimiento, valores, ideas, información veraz, tener claridad del potencial humano, de recursos locales, regionales, la diversidad de programas sociales que demandan propuestas y proyectos, hacernos al estudio y la investigación, permanente, sistemática, la conformación de equipos de trabajo donde prevalezca la armonía, la solidaridad, el respeto mutuo, asumiendo la diversidad y el debate.

Desenmascarar y neutralizar a tiempo a quienes presumen de dirigentes en búsqueda de prebendas personales e intereses de grupos, plenos de codicia personal, cobijados en el discurso “Chavista”, incluyendo a quienes de manera fanática abordan el hecho político, manifestando su odio visceral al Líder Comandante indispuestos a la transformación política, social, económica, cultural, inspirados o confundidos por la incidencia mediática o por posiciones contrarrevolucionarias; despotismo, las malas praxis administrativas como la corrupción, burocratismo e ineficiencia son socios permanentes de estas campañas y quienes defendemos e impulsamos esta revolución no podemos obviar ni postergar sus correctivos.

La debida y necesaria formación sociopolítica que permitirá construir el sujeto social que exige esta etapa revolucionaria, creo se debe orientar de manera preferente y diferenciada a los jóvenes. En otra perspectiva el Estado Socialista y sus leyes, se encuentran en un permanente acecho, desatención e incumplimiento por funcionarios deshonestos, oposicionistas y contrarrevolucionarios, que degradan los programas impulsados desde el Gobierno Nacional lo que exige seguimiento, evaluación, control por parte de la comunidad organizada, con el debido tratamiento formativo complementario para poder ir con todo. 

Reyes Adolfo Butrón
etenoriotrujillo@gmail.com
Aporrea.org
27/02/2009



Un comentario »

  1. ¿como evaluamos la ejecutoria del plan SIMON BOLIVAR?

Tu opinión es importante. Escribe un comentario