Ni puentes, ni conciliación con el fascismo

Por • 26 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Es absurda esta nueva campaña orientada a que aceptemos que una banda de asesinos al servicio de las corporaciones transnacionales sea reconocida como un interlocutor válido a la hora definir la orientación que debe tener nuestra Revolución Bolivariana.

Lo más importante de nuestra realidad pos-electoral, de vital importancia, es observar el mapa de Venezuela utilizado para destacar la victoria del Sí: la frontera occidental con Colombia, de norte a sur, está controlada por el fascismo apátrida. En los estados andinos tanto la iglesia católica como las diferentes iglesias cristianas no-católicas tienen una gran influencia para orientar la conducta de las personas que habitan esa región. Todos sabemos que la iglesia católica es fascista por naturaleza y el resto de los evangélicos son fascistas porque son sionistas. En el Zulia la dirigencia política y empresarial está al servicio del imperio y un gran sector de la población vive de la corrupción y el narcotráfico.  Este hecho debe ser vinculado  con la situación  actual en Colombia, determinada por la guerra entre la banda de Uribe y la pandilla de los hermanos Santos por el control del poder, que está debilitando seriamente la posición de los estamentos de la oligarquía que detenta el poder real. La disminución de los aportes al Plan Colombia agravará los efectos, que sobre la economía colombiana, tendrá el coletazo de la crisis económica mundial debilitándose, aún más,  la posición de la oligarquía.  Con el fin de obtener mayores recursos del imperio es muy probable que intenten un ataque armado contra Venezuela, pues USA buscará la anhelada secesión de los estados occidentales de Venezuela y aprovecharán para intentar la aniquilación de las FARC. En consecuencia, nuestro Gobierno debe iniciar desde ya una movilización para ocupar militarmente esos Estados y dejarse de blandenguerías con esa banda de apátridas integrada por los latifundistas de la región. Todas las haciendas fronterizas deben ser expropiadas por el Estado, colocadas bajo control militar y allí sólo deben trabajar venezolanos por nacimiento, de ser posible reservistas y soldados en servicio; es decir: personas adiestradas en combate y en el uso de las armas. (En 1953 el Ministerio de Educación emitió un decreto ordenando que la Historia de Venezuela sólo podía ser impartida por maestros y profesores venezolanos por nacimiento, para evitar que los curas continuaran enseñando nuestra Historia al revés)

En esa campaña conciliatoria, la voz cantante la llevan Wladimir Villegas y José Vicente Rangel quien proviene de dos (des)prestigiadas escuelas de saltadores de talanquera: URD y el MAS, con el agravante de haber mantenido, históricamente, una actitud genuflexa y servil frente al sionismo judío. El día lunes, JVR escribió:

    El proceso de la enmienda sirvió para que insurgieran liderazgos con rango de potenciales interlocutores. En la comunidad judía, con motivo del robo en la sinagoga de Maripérez, apareció Elías Farache, presidente de la Asociación Israelita de Venezuela, quien manejó con acierto la situación y se convirtió en vocero ante el Gobierno. Y entre los dirigentes estudiantiles destaca David Smolansky con una actitud de firme de oposición, pero sin las exageraciones y negaciones que caracterizan al opositor tradicional…

Aquí lo vemos promoviendo la imagen de dos personas que, por ser sionistas, debemos considerarlos como enemigos de nuestra Patria (en realidad el sionismo es enemigo de la Humanidad) sin hacer referencia alguna a los intereses económicos que están detrás de esa gente ni al hecho de que el cuento del autorobo fue una maniobra tan burda que se vieron obligados a echarle tierra.

Antes de hablar de puentes y conciliaciones es necesario recordar lo siguiente:

1). Un banda de asesinos planificó, organizó y ejecutó una masacre para montar sobre ella el golpe de estado de Abr-2002. Al día siguiente de consumado el Golpe, amanecieron en los canales de TV, muertos de la risa, confesando lo que habían hecho, identificando a sus cómplices  y festejando los actos de linchamiento que sus secuaces estaban ejecutando. La banda de asesinos continúa en libertad y cometiendo las mismas fechorías. Los únicos que recibieron castigo han sido los Defensores de Puente Llaguno por haber cometido el delito de impedir una masacre de mayor magnitud.

2). La misma banda de asesinos —obedeciendo órdenes de una potencia extranjera, tal como en el caso anterior—  planificó, organizó y ejecutó el sabotaje de la industria petrolera con nefastas consecuencias para la vida y la salud de los venezolanos y ocasionando al País pérdidas económicas por más de 30Mil millones de US dólares. A pesar de haber realizado sus acciones de manera pública y notoria a través de los medios de comunicación, la impunidad persiste y los responsables de tales actos continúan en sus actividades conspirativas en beneficio de las corporaciones transnacionales que los financian.

3). La misma banda de asesinos planificó, organizó y ejecutó las “guarimbas” —a lo cual convocaron intensamente a través de los medios de comunicación—  con las consecuencias que todos conocemos. Las empresas privadas que patrocinaron y apoyaron todas esas acciones —una vez que se percataron de las pérdidas económicas que debían afrontar— exigieron a las autoridades del Municipio Chacao que los resarciera por los daños en sus negocios. Las autoridades municipales ordenaron una erogación superior a los 4Mil millones de bolívares para las reparaciones a los negocios cuyos propietarios promovieron la destrucción. No hay culpables. El sistema judicial ha demostrado ser como los umpires: consistente en el error.

Luego de cada fracaso en su intento de derrocar al Presidente Chávez e instaurar un régimen fascista, nuestro Presidente les ha tendido la mano, los ha convocado a trabajar por el País y a solucionar las diferencias mediante la confrontación en el ámbito de las ideas. La única respuesta de los apátridas ha sido: más conspiración,  más terrorismo, más asesinatos  ¡Hasta cuándo vamos a seguir con lo mismo de ofrecer puentes y hablar de conciliación! Con esa gente no hay posibilidad de establecer acuerdos por una razón muy simple: no tienen proyectos, no tienen planes, no tienen objetivos; su único fin es vivir sin trabajar robándose el presupuesto del Estado.

Hay que suspender todo vínculo con las autoridades de la iglesia católica y eliminar de los presupuestos públicos cualquier forma de financiamiento que estén percibiendo. Es necesario aceptar que la iglesia católica, la Institución Iglesia Católica, esa corporación con sede en Roma, ciudad El Vaticano, cuya junta directiva integrada por el llamado Colegio de Cardenales está presidida por el funcionario que llaman Papa, es una transnacional del dinero que utiliza la manipulación de las conciencias con el fin de incrementar su poder económico y político. Hay tener muy claro que toda esa gente que —en total libertad— realiza marchas para exigir su derecho a marchar  no lograrán comprender que “… su modo de divertirse, de pensar, de imaginar, no nace de abajo: a través de las comunicaciones de masa, todo ello le viene propuesto en forma de mensajes formulados según el código de la clase hegemónica.” [Umberto Eco, Apocalípticos e Integrados]  En consecuencia,  ha llegado la hora  obligarlos a confrontar la realidad. Si ellos persisten en su estupidez de exigir que con mis tarifas no te metas, el Estado debe eliminar todo tipo de subsidio a la educación privada y liberar las tarifas de colegios y universidades;  y que asuman su barranco. Pero no más puentes.

Nota final:
La mayor falla de nuestro proceso revolucionario ha sido el no haber diseñado un proyecto dirigido a la reeducación de los ciudadanos. Es muy importante considerar que las generaciones que alcanzaron su madurez durante la era copeyadeca fueron formadas por la TV y el cine de Hollywood. Quienes han disfrutado de privilegios, no renunciarán a ellos voluntariamente. Quienes, a través de generaciones, han sido excluidos de los medios para acceder a una vida digna y han aprendido que deben utilizar cualquier medio para obtener privilegios, orientarán sus acciones por ese camino. No es suficiente con dotarlos de vivienda, servicios de salud, servicios educacionales y acceso al financiamiento. Es imprescindible hacerles comprender que la felicidad está en ser útil, que lo que nos caracteriza como seres humanos es el sentimiento solidaridad y este conocimiento debe ser adquirido sin la mediación de sofismas religiosos de cualquier tendencia. Sólo debe prevalecer el razonamiento filosófico hacia la búsqueda de la paz interior mediante el convencimiento de haber adquirido la certeza de que nuestras acciones se traducen en bienestar propio y colectivo.

Y repito una vez más: si el Gobierno no comienza gobernar, perderá toda posibilidad de gobernar.

Rafael Gonto Díaz
laribia@cantv.net
26/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario