Ahora, Enmendemos la Revolución!

Por • 20 Feb, 2009 • Sección: General

El Bravo Pueblo dijo nuevamente SI, Sí a la Revolución, Sí a nuestro máximo líder, Sí a la profundización de la democracia participativa y protagónica. Victoria importante, maravillosa, estratégica. Ahora se inicia una nueva etapa, un nuevo proceso dentro del proceso. Ahora es necesario Enmendar la Revolución!

Y es que el Pueblo necesita respuestas, los movimientos sociales demandan cambios, la militancia política espera mayor participación en la dirección y control del proceso de transformación que vive la sociedad. Son diversas las áreas y las variables que deben atenderse y “Enmendarse”, no obstante me centraré en lo que considero estratégico y vital para la consolidación e irreversibilidad de este hermoso empeño de garantizarle al pueblo “la mayor suma de felicidad posible”.

En lo social, si bien es muy amplio el camino adelantado, es preciso darle la atención urgente que requiere a la aún existente deuda social en cuanto a las necesidades básicas del pueblo: vivienda, salud, educación, alimentación, recreación, participación en la toma de decisiones y actualmente la seguridad personal. La profundización de las políticas y misiones sociales, haciéndolas extensivas hacia los sectores medios de la población, se asoma como tarea prioritaria. Además el constante impulso y facilitación de la organización popular, a través de los Consejos Comunales, es requisito sine qua non para la profundización real de la democracia participativa y protagónica.

En lo económico, visto como la base real del modelo de sociedad socialista, la transformación debe direccionarse sin demora hacia la efectiva propiedad social sobe los medios de producción estratégicos. Nos movemos en los terrenos de un modo de producción social capitalista, aún cuando en el discurso político se habla de socialismo. La propiedad socialista debe impulsar el desarrollo industrial y agrícola, con el objetivo de liberar las fuerzas productivas nacionales y disminuir drásticamente los niveles de dependencia de los bienes y servicios que requiere la sociedad. Otros temas clave tienen que ver con el control de la inflación, el aumento del salario real de los trabajadores, el abastecimiento y la generación de fuentes de empleo perdurables.

En lo político, la prioridad fundamental tiene que ver con el fortalecimiento del partido, visto como mediación o vaso comunicante principal entre el Estado y la sociedad. En este sentido, las tareas clave son la renovación y/o legitimación de las Direcciones provisionales elegidas por el PSUV el pasado año; la formación político-ideológica de los cuadros bajos, medios y altos de la organización; la discusión sobre la selección “sui generis” de Vice presidentes, jefes de Comandos, y otros cargos de dirección en ciertas coyunturas; la definición de una clara estrategia que permita incorporar al Bloque Histórico revolucionario a los sectores medios de la sociedad; el arrinconamiento de las prácticas clientelares que carcomen las bases éticas de la militancia, entre otros.

En lo ideológico, la continua y perseverante difusión de la ética y los valores socialistas; la batalla contra el incesante proceso de alienación de amplios sectores sociales a través de los medios oligárquicos y pro imperiales; el combate teórico-político ante la irrupción de medias verdades o falsas creencias en el debate público; el efectivo uso de los aparatos ideológicos del estado; el re-direccionamiento eficaz de los medios de difusión y comunicación en poder del Estado; son los temas clave.

En cuanto a la acción de gobierno, el comandante ha sido muy claro en la necesidad de buscar la real eficiencia y efectividad; la lucha a muerte contra la corrupción, gran contrapeso ético y real a la positiva gestión y credibilidad gubernamental; la persecución contra el despilfarro, el descontrol y la falta de coordinación; la generación de efectivas capacidades gerenciales y de ejecución de programas y proyectos; el desarrollo y la consolidación de la contraloría social; la atinada y convincente estrategia comunicacional que muestre los grandes avances y logros que son asquerosamente ocultados por los medios oligárquicos y pro imperiales; son las tareas fundamentales.

En lo institucional, es el tiempo de la verdadera ruptura creadora, es preciso demoler los vetustos diseños y estructuras cuarto republicanas que son incapaces de prefigurar y mucho menos contener el nuevo estado socialista. Desarrollar la ética y el carácter del nuevo Servidor Público, que sea capaz de romper con la insana y degradante conseja del “no me den sino pónganme donde haya”, inoculada durante los cuarenta años de la cuarta república en los tuétanos de muchos sectores de nuestro pueblo, lamentablemente. La otra gran rémora es el burocratismo enquistado que enlentece y dificulta los procesos, haciendo campo fértil para el desencanto y la frustración del pueblo.

En lo internacional, profundizar las alianzas estratégicas con gobiernos amigos, con movimientos sociales y organizaciones políticas progresistas; mantener los mecanismos de solidaridad y complementariedad; proseguir promoviendo la construcción de un mundo pluripolar; multiplicar y hacer más efectivas las estrategias de difusión de los avances del proceso revolucionario bolivariano, son las acciones clave.

Estas reflexiones y propuestas pretenden contribuir humildemente con el debate y la discusión necesarios en este momento crucial de nuestra Revolución, luego del nuevo espaldarazo que le diera el digno y heroico pueblo venezolano.

Militante revolucionario

Pedro Colina
Pedrocolina100@gmail.com
Aporrea.org
19/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario