Tenemos que “Pasar Las Tres Marías”

Por • 19 Feb, 2009 • Sección: Reflexiones

Comandante ¡llegó la hora de las tres RRR!

Que en realidad son cuatro, las cuatro materias más importantes de los últimos años del pensum del programa revolucionario en las cuales hemos salido “raspaos”.

Para salir bien; de ahora en adelante, es imprescindible, vital; ser absolutamente sinceros en la caracterización y “Re-conocimiento” del problema a objeto de partir con bases sólidas, con aliento revolucionario y con la voluntad política necesarias para resolver los ingentes problemas que en materia de seguridad, vivienda, burocracia y seguridad alimentaria nos reclama el país.

Primero y principal sería bien bueno que reconozcamos dos detallitos bien importantes, tales como, que nuevamente el pueblo más desasistido, pobre y maltratado ha demostrado fehacientemente que es la base real de sustentación de la Revolución Bolivariana; parece una perogrullada, pero esto hay que tenerlo siempre presente para cualquier análisis, fundamentalmente para el que nos obliga la nueva situación; y en segundo lugar que ese mismo pueblo nos ha dado otra oportunidad (¿La última?) de demostrar que el socialismo de verdad-verdad es superior en todo al capitalismo y que es sólo por esta vía que se logrará la mayor suma de felicidad posible por la que tanto hemos bregado.

Con estos dos puntos presentes, pasamos a reconocer que pese a los titánicos esfuerzos que se han desarrollado desde el gobierno, los resultados no han sido para nada satisfactorios, la inversión financiera ha sido la más alta que gobierno alguno haya realizado para resolver el problema de la inseguridad, por ejemplo; sin embargo allí la tenemos, que nos golpea y golpea tercamente cada día, cada minuto. Si esto no lo reconocemos, jamás pasaremos bien esta materia, la cual hay que pasarla con 20 puntos, no se aspira a menos.

Lo mismo sucede con el tema de la vivienda. Ya perdí la cuenta de tantos flamantes Ministros, con rutilantes equipos de tecnócratas, que han pasado por los entes encargados de resolver la pavorosa deuda social acumulada que representa el déficit habitacional de 2 millones 500 mil viviendas y han salido con las tablas en la cabeza, teniendo “todo el billete del mundo” y no han podido con la materia. ¿Por qué?, ¿es que son brutos o locos de perinola? No lo creo, aquí pasa algo, hay un pecado original que no permite el avance tanto en ésta como en las materias de Seguridad Alimentaria y de la nefasta Burocracia.

En cuanto al fenómeno de la Burocracia, este es un eje transversal que encontramos en todos los niveles del Estado y sin ninguna duda es la principal causante del fracaso de los programas del gobierno en las materias que estamos tratando, estamos hablando nada mas y nada menos que de la causa fundamental que ha llevado al traste a casi todas las revoluciones del mundo, “No es poca cosa” en palabras de Chávez, y es así. Este cáncer representa mucho más que una “secretaria indolente y bruta detrás de un escritorio”, si caballero, va mucho más allá, ésta se constituye en una casta reaccionaria que genera intereses políticos a través de los cuales defiende privilegios económicos a sangre y fuego, en este sentido es mil veces más implacable que la burguesía, ya que no es dueña de los medios de producción, sino que ocupa un cargo que es la base de todo su poder, en cambio el burgués puede perder el poder político, sin embargo siempre, o casi siempre, conserva el poder económico que es la base real de su poder totalitario, he allí la diferencia y las coincidencias, ambas son profundamente contrarrevolucionarias, cuyo estudio y demostración será objeto de otro artículo, baste por ahora decir que la burocracia es a la revolución Bolivariana lo que fue el invierno para los Nazis en la invasión a Rusia, el preludio de la derrota.

En cuanto a la Seguridad alimentaria es urgente atacar implacablemente a las roscas y monopolios que están intactos haciendo de las suyas desbaratando los planes que en esta materia tiene el gobierno, tanto es así que ningún plan será sustentable sino explotamos el control que los monopolios tienen en el transporte, producción de alimentos, almacenamiento y en los puntos de venta como un todo integral, nada hacemos si sólo repartimos o esporádicamente vendemos en un MERCAL en u determinado sitio, no el cáncer sigue vivito y coleando y en sólo días tienen la capacidad de demoler todo lo hecho en esta materia.

Los monopolios imponen implacablemente y a sus anchas los precios a los productos que consumimos, convirtiendo el salario en sal y agua su práctica constituye un robo descarado de la riqueza de los trabajadores. Además controlan e imponen la calidad y la cantidad de los productos que ofrecen al pueblo consumidor y lo más canallesco es que impones el patrón alimentario por el cual la población es domesticada a comer lo que a ellos les da la gana, lo cual casi siempre es basura. Por otro lado los monopolios constituyen un verdadero problema, ya que cada vez que les da la gana obstaculizan el acceso del pueblo a los alimentos a través de a perversa práctica del acaparamiento o desaparición de alimentos al tiempo que son una verdadera calamidad para el surgimiento del nuevo modelo productivo que vendría a ser la verdadera solución a esta calamidad…

La mesa está servida y la situación no puede esperar más.

¡Revisión, Rectificación y Reimpulso o Muerte!

Ricardo Monsalve
ricardomonsalve58@gmail.com
Aporrea.org
19/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario