Comparando los Referendos

Por • 18 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Ojo con las elecciones parlamentarias. Una sugerencia.

Para comparar resultados electorales con equidad, lo procedente es hacerlo entre el referendo por la reforma constitucional del 2007 y este por la enmienda del 2009. No tiene cabida hacerlo entre una contienda presidencial y una de la naturaleza antes mencionada. En cada caso están en juego intereses distintos y circunstancias políticas muy diferentes.

Y este ejercicio es bueno para sacar conclusiones acerca del significado de los números arrojados en el balance final de batalla electoral del 15F.

El 2D, Chávez, propuso una reforma constitucional con pocos artículos; en la Asamblea Nacional, la ampliaron hasta llegar al sugestivo número de 69. ¡Vaya usted a saber por qué fue esa la cifra!

Durante la campaña, el presidente, no pudo ponerle  al asunto el empeño que reclamaba.  Hasta hubo de hacer varios viajes al exterior a atender importantes asuntos de política internacional Y hasta estuvo enfermo. La Asamblea Nacional apareció en plan protagonista muy importante, tanto que se atrevió a lo ya señalado y el pueblo venezolano que, en gran número sigue al presidente y le tiene, hasta ahora, como su insustituible líder, no estableció con exactitud la relación entre el presidente y lo propuesto.

Otros personajes de mucho valor ético e intelectual, aparecieron al frente del debate y como con la responsabilidad de la reforma que se intentaba, pero no con la suficiente empatía con el pueblo como para ser aceptados como portavoces de “las líneas de Chávez”. Algo sí, como para decirlo en el lenguaje garciamarquiano, el comandante no tiene quien por él escriba o hable. Y comentario aparte, pero que consideramos muy puntual, allí está una de las mayores debilidades del proceso.

Otras razones, de diferente índole, ya fueron en demasía esgrimidas para explicar aquellos resultados.

Lo de la postulación indefinida que, a partir del 15F, le permitirá a cualquier ciudadano presentarse como candidato cuantas veces quiera y al pueblo igualmente reelegirlo, apareció en aquella oportunidad confundida dentro de un paquete confuso y sin destinatario conocido.

Además, la ostensiblemente elevada cantidad de artículos propuestos por la Asamblea Nacional, no sólo ampliaron la aspiración de reforma, sino que generaron confusiones y dudas hasta en los votantes durísimos del proceso que encarna el presidente. Tanto que no hubo suficiente tiempo para explicarlos como lo demanda la pedagogía y el aprendizaje, como para que la vanguardia militante los manejase adecuadamente y saliese con claridad a su vez a explicarlos en su entorno.

Esa deficiencia fue aprovechada con éxito por esa máquina de guerra que son los medios de comunicación que hacen oposición en Venezuela. Aquello de “le quitarán los niños a sus madres”, “tu casa la usarán para meter otra gente”, “si tienes dos carros te quitarán uno” y otras sandeces, consignas disparadas como balas de ametralladora, hicieron destrozos, básicamente porque no hubo tiempo ni medios para  contrarrestarlas. Las clases medias, que en Venezuela no son lo suficientemente perspicaces y hasta del sector popular, se aterrizaron e internalizaron aquellos anacrónicos y satánicos mensajes.

RESULTADOS REFERENDO 2007
Los resultados que arrojaron las máquinas de votación, favorables al bloque del NO u oposición, dieron un total muy aproximado de CUATRO MILLONES QUINIENTOS CINCO MIL (4.500.000) votos o lo que es lo mismo, el CINCUENTA Y UNO POR CIENTO (51 %). Para el SI, CUATRO MILLONES TRESCIENTOS OCHENTA MIL (4.380.000) o CUARENTA Y NUEVE PUNTO TREINTA POR CIENTO (49.30 %).

Si hacemos precisiones, concluimos que la oposición sacó una pequeña ventaja, para no usar calificativos que pueden herir susceptibilidades, de apenas CIENTO VEINTICINCO MIL VOTOS (125.000), lo que porcentualmente es el UNO PUNTO CUARENTA Y UNO POR CIENTO (1.41 %). Dicho de otra manera, la ventaja opositora estuvo más cerca de un punto que de dos.

 RESULTADOS REFERENDO 2009
Conocido el 3er. Boletín del CNE, las cifras hablan de la siguiente manera:
Opción del SI 6.319.636 lo que representa un total del 54.86 % de los votos depositados.

Opción del NO 5.198.006 para un 45.13 %.

Precisando tendríamos que la el bloque del SI obtuvo una ventaja de UN MILLÓN CIENTO VEINTIUN MIL SEISCIENTOS TRIENTA (1.121.630) votos sobre el NO. En términos porcentuales, la diferencia es de NUEVE PUNTO SETENTA Y TRES (9.73).
 
RESULTADO DE LA COMPARACIÓN CUANTITATIVA ENTRE AMBOS REFERENDOS.
La diferencia, entre una y otra contienda electoral, se amplió ostensiblemente a favor del SI, en los siguientes términos:

Si partimos de la ventaja porcentual obtenida por el NO en el 2007, que fue de UNO PUNTO CUARENTA Y UNO POR CIENTO (1.41%), a la de NUEVE PUNTO SETENTA Y TRES (9.73 %) alcanzada ahora por el SI, concluimos que esta tendencia avanzó con respecto a la otra en ONCE PUNTO CATORCE POR CIENTO (11.14 %).

Dicho de otra manera, a la cifra de UN MILLÓN CIENTO VEINTIUN MIL SEISCIENTOS TRENTA (1.121630) de ventaja alcanzada por el SI, le agregamos la diferencia con la que perdió el referendo anterior, tendríamos que la ventaja comparativa llegó a UN MILLÓN DOS CIENTOS CUARENTA Y SEIS MIL SEISCIENTOS TREINTA Y TRES  (1.246.633)  votos

Pero si comparamos la votación opositora del 2007 con la del reciente referendo, tendríamos que tuvo un incremento de SEIS CIENTOS NOVENTA Y TRES MIL VOTOS (693.OOO).

El bloque del SI, al hacer similar comparación llegó a superar su votación en UN MILLÓN NOVECIENTOS TREINTA Y NUEVE MIL SEISCIENTOS TREINTA Y SEIS (1.939.636) sufragantes.

Esto significa, de manera general, que el incremento del SI fue más de tres veces que el de la oposición.

OTRA COSA SON LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES
LAS ELECCIONES PARLAMENTARIAS Y LA POLÍTICA DE ALIADOS

Es cierto, que la oposición ha logrado en todo caso, estabilizarse para cualquier tipo de elección, en un nivel aproximado al 40 ó 45 por ciento. Si pensamos en la elecciones parlamentarias, y ese sector no incurre en errores graves, de lo cual no está exento, por las contradicciones de distinta naturaleza que allí prevalecen, empezando por la del liderazgo y el exceso de aspiraciones personales, podría alcanzar una representación que, si refleja el volumen de su votación persistente, serviría para influir en el ritmo y profundidad de las acciones gubernamentales. No obstante, por las mismas razones antes anotadas, no es descartable que sin llegar al garrafal error de las elecciones parlamentarias anteriores, en las cuales se abstuvieron, pudieran no llegar a alcanzar la representación que anteriormente sugerimos.

Todo esto, en lo que al sector revolucionario compete, impone entre otras cosas, manejar con sumo cuidado y competencia, sin sectarismo de ninguna especie, el tema de la política de aliados. Pero eso también pasa, por hacer una selección cuidadosa que minimice la posibilidad de los saltos de talanquera. Por eso, sería recomendable, abrir una discusión en el nivel que corresponda, sobre la forma de esas escogencias, a fin de garantizar que los candidatos a representarnos, garanticen fidelidad estratégica con el proceso.   

Advertimos lo anterior porque las futuras elecciones presidenciales, dentro de cuatro años, aparte de estar todavía lejos poco preocupan. Pues las recientes elecciones han demostrado que el liderazgo y arraigo popular del presidente Chávez, son incuestionables.

Desde la actual perspectiva, pues uno no puede proceder como los adivinos, si los planes funcionan, las 3 RR operan, la oposición, que es más o menos como un saco de gatos, podría presentarse fragmentada, lo que no es difícil imaginarlo, y el presidente aparece ante el electorado, su electorado, como por quien hay que votar, los resultados volverán a producirse, salvando las circunstancias específicas, tal como cuando fue candidato la vez anterior.

Eligio Damas
damas.eligio@gmail.com
18/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario