Prólogo en el epílogo y viceversa

Por • 17 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Sobre la poesía de los puños

No siempre es prematuro hablar de lo que no ha ocurrido. Tampoco está demás reflexionar acerca del pasado, si de establecer una relación con el presente se trata.

Suena la campana-cito en presente histórico-para anunciar una competencia entre dos grandes pintores griegos.

En “eeeesssta” esquina, Zeuxis de Heraclea, prepotente y fanfarrón, uno de los más cotizados pintores de su tiempo y muy apreciado en virtud de su realismo, efecto pictórico que logra al mezclar colores que le permiten crear sombras.

En la “oootra” esquina,…Parrhasio de Efeso, no menos fanfarrón pero genial por su astucia, autoproclamado príncipe de los pintores.

Aquel, a lo Sonny Liston, éste, a lo Cassius Clay pero, estamos entre los siglos V y IV antes de Jesús.

Zeuxis, engreído, pinta desde lo alto, ignora a todos; Parrhasio, en contrario, es cordial y chistoso, pinta por las buenas, bromeando con los muchachitos quienes suelen rodearle cuando lo ven pintar.

La lucha entre estos dos pintores, para dirimir supremacía, es a cuchillo afilado pero ambos han aceptado-entonces, por supuesto-enfrentarse ante un jurado que ha de decidir cuál de los dos es mejor.

Hemingway-que así se llama el tipo que toca la campana-anuncia el primer round.

Zeuxis expone una “naturaleza muerta” contentiva de racimos de uvas, tan “verdadera” que una bandada de pájaros que pasa en este instante, se abalanza encima del cuadro para picotearlo.

¡Mirad los pájaros¡-exclama Hitchcock, desde el público, al tiempo que “dispara” su filmadora digital de “futura generación”.

Marceau, otro espectador, sordomudo en su fuero interno y muy expresivo en su fuero externo, empieza a gritar con sus manos al aire y, hasta el Jurado, circunspecto hasta entonces, se pone de pie en pleno para aplaudir a Zeuxis.

Ernest, suena de nuevo la campana para anunciar el segundo asalto y se inician las acciones.

Zeuxis, seguro del triunfo, creído de su impecable genio artístico, invita a Parrhasio a levantar la tela que cubre su pintura para que pueda hacerse la comparación. Parrhasio responde pausadamente que no hay nada que levantar, que la tela pelada que supuestamente cubre algo, es de hecho, la pintura en sí, por lo que Zeuxis, uno de los pintores más ilustres del mundo antiguo, cae cuan pesado es sobre la lona, al tiempo que un periodista, el “narrador de la verdad”, representante de la Teleterror privada, narra eufórico: “Izquierda de Zeuxis, gancho de Zeuxis, upper de Zeuxis…..¡ se cayó Zeuxis ¡

Lo que no se ha dicho es que Parrhasio tenía debajo de la tela pero bien simulado, un cuadro del mismo Zeuxis, por si las moscas.

Zeuxis engañó el ojo de los pájaros y Parrhasio engañó el ojo del artista.

Algunos andan por ahí al igual que los referidos pájaros, picoteando una realidad infundada, a sabiendas de la realidad real. Al contrario de, a los animales, se les ha de suponer racionales pero, la sindéresis parece serles esquiva, lo que hace suponer de esos tipos un altísimo grado de enajenación de la conciencia. Cito una pequeña muestra de esas “aves”: Marcel Granier y sus muñequitos con hilos, Federico Ravel, Miguel Enrique Otero, Marta Colomina, “Homero Simpsom”, Andrés Mata, “el matacuras” y “las muchachas” de la Conferencia Episcopal Venezolana.-entre otros y otras-

A propósito de la enajenación. Toda esta gente promueve la inquina mediante actos de un libreto oculto pero, inferible, en el que algunos “extras” se suicidan para distraer la atención del pueblo venezolano, protagonista verdadero,

Mientras, de las sombras emerge un antagonista que entra en escena, tirando golpes a lo loco, un tal Obama Bin Laden, el terrorista bueno, en sustitución del que se sumerge, Bushperman, el terrorista malo, ambos, de igual manera, mandan al suicidio a los manitasblancas, carne de cañón. Y, el tal Papa, ni pendejo, también pone a su Dios como carne de cañón para echar una manito (peluda) al asunto.

El suicidio, no es un simple deseo de morir; tampoco es un acto de valor ni una salida cobarde, tal vez sólo sea un acto de enajenación de la conciencia de quien lo practica. No obstante, es curioso que la cáfila citada, no se suicida, sino que envía al suicidio a otros pendejos y he allí el negocio de la manipulación porque ésta llega a tal grado de refinamiento que se les induce – a los pendejos-a creer que ellos van a resolver una situación de conflicto íntimo, que los atormenta y que se les hace interminable, de la manera menos insufrible.

De tal modo que, crear la sensación de conflicto permanente es el gran negocio de esos criminales, para poder manejar a un sector del pueblo y, hacia el cual la revolución bolivariana debe dirigirse una estrategia de rescate y curarlos de la locura hacia la que han sido llevados.

Un hombre cualquiera, pudo haber estado veinticinco siglos atrás y puede estar los veinticinco siglos próximos, por ahí, en forma de barro o en otra forma concreta de energía como lo puede estar Bolivar o Jesús, es por lo que el “campanero” del combate descrito, entre Zeuxis y Parrhasio, anda por ahí diciendo que: “Los hombres de carácter simple y emociones primitivas, como los boxeadores profesionales y los toreros, hacen valientes pero inútiles batallas contra las circunstancias”-( más o menos sic)-

Difiero del Hemingway. El sólo criterio de un hombre intrigado por el doblar de las campanas no es suficiente para descalificar a alguien que se atrevió a gritar: “Black is beautiful”-lo negro es bello-con lo que reivindicó en cierta manera a los negros del planeta y ocasionó un movimiento de conciencia durante la década de los años sesenta, e hizo que mucha gente volteara los ojos hacia sí mismos, con agrado, con una nueva concepción de lo estético, con una valoración real, con otra percepción, ahora más nítida de de sí y de su entorno inmediato.Se trata de un hombre que se negó a alistarse en las filas del ejército de Estados Unidos de

Norteamérica para no ir a la guerra del Vietnam, que además se enroló en la religión del Islam y, cambió su nombre de Cassius Clay-nombre de esclavo-por el de Muhammad Ali con el cual se le conoce hoy. Por si fuera poco, Ali es poeta, es poeta de los puños y hay que ver tan eximia manifestación del arte en el mundo de las trompadas, para muestra, he aquí su “Canto a mí mismo” creado antes de la pelea de Campeonato Mundial de los Pesos Pesados, contra Sonny Liston, a

mediados de los sesenta:

Ved al joven Cassius Clay / peleando contra el oso / Liston recula y recula / y va a acabar en el foso / porque en el ring ya no hay sitio / y eso que es muy espacioso / Clay le pega con un puño / luego le da con el otro / el único que pelea / es Cassius Clay el hermoso / Liston recula y recula / ya sólo es cuestión de tiempo / para el K.O. por destrozo / ¡Mirad que derecha espléndida! / ¡Mirad que swin tan glorioso! / ¡Mirad el gancho tremendo ¡ / que pone en el aire al oso / Liston vuela, va volando / con impulso poderoso / ya está tan lejos del ring / que no se le ven los ojos / el árbitro espera impaciente / que ese pesado despojo / aterrice y empezar / LA CUENTA HASTA EL DIEZ FATAL / pero Liston sigue el vuelo / lo localiza el radar / está encima del Atlántico / quien se lo iba a contar / el público está asombradísimo / pues vino sin preparar / a ver un título en juego / no un satélite lanzar / nadie al comprarse la entrada / pudo un segundo pensar / que era un eclipse de Sonny / lo que iba a contemplar / ¡¡¡ Soy el más grande¡!!!/-sic.

Fíjese que hay un parecido fonético entre Sunny (soleado) y Sonny (Liston), que demuestra el sentido trascendente y la inteligencia del poeta de las trompadas.

Hay que aclarar que en ese combate, Liston quedó esmorgallao de tanto puñetazo recibido.

Sonó la Diana para despertar al pueblo, éste salió a enmendar La Constitución y, lo hizo, Empieza la Batalla Presidencial de Venezuela, para el tres mil veintiuno y los currutacos andan màs cagaos que palo de gallinero. Chávez tiene que moverse como el boxeador inteligente que es, es decir, que nunca espera el

sonido de la campana para organizar su estrategia de combate y ponerla a andar. Llevar a la práctica una estrategia requiere planificación. Si lo que está en juego es una estrategia política, eso se asemeja mucho al boxeo por eso de los tiempos, quien maneja el reloj, la campana, etc. Si atacas demasiado temprano puedes desgastarte y el enemigo arma el contragolpe. Si atacas muy tarde corres el riesgo de que el enemigo chancee. Si atacas por el lado débil, sean las costillas o la cara, eso será bueno para ti pero si atacas por el lado fuerte vas a tener muchas dificultades. Saber emplear una estrategia va a depender de una cabeza inteligente y Chávez la tiene pero eso no es suficiente. No basta definir el objetivo sino que la estrategia para conseguirlo debe marchar sobre ruedas.

Recuerdo mucho mi experiencia personal a finales de los cincuenta, en el boxeo aficionado cuando, siendo pluma me encerré en las cuerdas con un mosca que por lo flacuchento más parecía un minimosca o infra-minimosca, (no existía entonces la categoría mini), bueno, ese penco me aventó cuatro trompadas como un relámpago y me bastó menos de un asalto para saber que eso no era lo mío. Sin embargo algo se aprende en el mundo de las trompadas.

En lo personal, suelo inclinarme más hacia la duda que hacia toda certidumbre, se me había metido en la cabeza una idea bien buena, me dije a mí mismo así: “bueno, Guillermito, si la vaina se pone jodida y gana el NO, tú debes postularte a Presidente y,  ganar, entonces te buscas un buen Vice Presiente- que tenga al menos 14 años de experiencia (y, no te importe que tal Vice, sea anti machista) luego, estableces un gobierno machista que es lo que hace falta para meter en cintura a todos esos sinvergüenzas. ¡Claro¡, es que hago un gabinete bien bueno con todas las mujeres revolucionarias, que son bien machas-¿no va a ser un gobierno machista ?, de ahí que yo no necesitaría en tal caso, esforzarme mucho y me voy tranquilito con mi Secretaria –Vanessita (la bonita )- a recorrer el Orinoco en un buen helicóptero o en un Sukhoi para disfrutar el paisaje, por mi buena conducta. Cuando tuviere yo que ir a “recibir” instrucciones  precisas, de parte del Vice, mi Secretaria no debe dejarme solito, nunca, y, debe estar muy atenta para que yo no meta la pata en esas reuniones, y darme un pisotón, en tal caso,

Pero, afortunadamente ha ganado el SÍ, por lo que yo puedo armar mi atarraya e irme por ahí, libre de preocupaciones, a cazar unos bagres guateros, para hacer un buen sancocho,

Por otra parte, hay que recordar a Bolivar El Libertador, cuando en carta enviada al general Bartolomé Salom el 23 de Octubre de 1829 le dice, entre otras cosas, “La patria exige cada día nuevos sacrificios y es necesario darle hasta el último aliento de vida”.

Las consecuencias del combate presidencial del próximo 3021 van a resonar más allá del cuadrilátero. Los currutacos, frijolitos y, demás sinvergüenzas y afines son perdedores- de calle- pero tiene cuatro patas y son más malamañosos que la porra, por lo que el pueblo tiene que montárseles encima y darle julepe en las nalgas para que cabalguen hacia el corral.

Entre tanto, ya la guarimba periodística ha empezado a ocupar los primeros asientos de rinside para poner a funcionar su malvada estrategia mediática destinada a evitar que los “aficionados” vayan al combate.

Es de recordar que la gota horada la piedra no por la fuerza sino por la

constancia así que, p’a bachaco, chivo.

Sería bien bueno que los manitasblancas se enterasen de la historia del gran boxeador Cassius Clay, que siendo gringo, se negó, dignamente, a servirle a los chupasangres.

¡Ah!-olvidaba deciros que esta es, “LA CUENTA HASTA EL DIEZ FATAL”

Guillermo Guzmán
oceanoatlanticoguillermo@gmail.com
17/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario