La Enmienda un mandato del Poder Popular a los Dirigentes de la Revolución Bolivariana

Por • 17 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

“…Una victoria que por su magnitud es imposible medirla…” Fidel Castro

Probable es que la alegría del triunfo del referéndum a favor de la “Enmienda” ha sido profunda y estimulante para el Comandante Fidel Castro manifestada en el mensaje enviado al Comandante Chávez donde expresó “…que [la victoria] por su magnitud es imposible medirla…” Frase que se obliga a pensarla, analizarla con la más profunda y seria objetividad por las implicaciones políticas, ideológicas, sociales, constitucionales y, posiblemente, económicas en su carácter de organización económica del pueblo que se contienen en sí misma.

Fidel que nunca desperdicia palabras, en su primer texto, manifestó su apoyo a la enmienda. El “poder popular”, el pueblo, ese pueblo rechazado por sus orígenes por las derechas oligárquicas en sus manifestaciones de clase, respondió a su conciencia revolucionaria en permanente desarrollo y le dijo ¡SI! a tan tamaña responsabilidad y reto. Ese apoyo incondicional a la Revolución Bolivariana, al líder, Hugo Rafael, significó no solo que en el contenido de los artículos a enmendar se perfeccionaría el significado de los Derechos Humanos de la sociedad venezolana con la profundización de la Democracia Participativa y Protagónica, es decir, el “empoderamiento del pueblo”, así como, también, los fundamentos de la doctrina filosófica del contenido constitucional. La aprobación representa un mandato del “poder popular”, el pueblo, a toda la dirigencia revolucionaria en todos los niveles de responsabilidad para que, esos revolucionarios, den los pasos fundamentales hacia las nuevas etapas de la Revolución Bolivariana. Ya lo manifestó Chávez Frías, desde el Balcón del Pueblo, como líder y Presidente de la República Bolivariana, en su discurso ideológico, al referirse a los nuevos caminos que tendrá que cursar, obligatoriamente, la Revolución Bolivariana, democrática y, fundamentalmente, socialista. La Revolución Bolivariana en permanente revolución en socialismo democrático sobre las nuevas bases teórico-prácticas perfectibles dejando atrás las tesis de lo denominado como “socialismo real”.

Volvamos a la frase de Fidel: “…por su magnitud es imposible medirla…” La primera pregunta sería ¿Qué significa la enmienda? Mejor ¿Qué significa el contenido de los artículos a enmendar? Quizás sería más preciso ¿Qué impacto tendrá la praxis de los contenidos de los artículos a enmendar? Vamos mas allá ¿Cómo debe ser la conciencia revolucionaria del ejecutor público, es decir, del funcionario público, sea Presidente de la República Bolivariana, en este caso, Hugo Rafael Chávez Frías, de los gobernadores, alcaldes y otros elegidos, popularmente, sean revolucionarios y/o contrarrevolucionarios, en sus correspondientes responsabilidades ejecutivas?

Pero Fidel, conociendo sus cotidianos quehaceres continentales, es decir, sus preocupaciones por los pueblos de la América, la frase en comentario, también tiene su significado frente a las realidades de la América al sur del rio Bravo, incluso, podría decirse que también lo piensa y se preocupa por el sufrido pueblo norteamericano, particularmente, en las actuales circunstancias de profunda crisis económica y sus consecuencias con los sectores laborales norteamericanos. No es una frase cualquiera. Es una frase que compromete muy seriamente. Por ello nos preguntamos si asumimos como propio el contenido de la “idea revolucionaria” en la frase del Comandante Fidel ¿Qué hacemos? ¿Cómo nos debemos comportar post-referendum aprobatorio de la enmienda? ¿Cuál es el grado de conciencia revolucionaria y de compromiso socialista que está presente en la dirigencia criolla y si esa conciencia está permeando hacia toda la sociedad venezolana independientemente de su clase social?

Una de las verdades del resultado del referéndum para la aprobación de la enmienda es el sector de la sociedad venezolana que no ha entendido la profundidad del significado de la aprobación de la enmienda y las consecuencias, en la praxis, de los contenidos de los artículos a enmendar. Quizás podríamos decir que, ideológicamente, no pueden comprenderlo algunos factores sociales de las derechas, ni lo aceptan los más retrógrados conservadores, la profundidad de la transformación de la democracia participativa al enmendar los artículos. Es un problema de conciencia y no nos referimos a la conciencia revolucionaria ¡ojala! Es la conciencia malformada, una conciencia alienada en los fundamentos que propone la ideología capitalista, esa ideología y  su crítica tan bien expuesta por Carlos Marx.

En ese marco, podríamos aseverar que es una conciencia de derechas que no se queda en suelo venezolano sino que es la conciencia de las derechas continentales americanas. Lo hemos conocido con las reacciones de la sociedad de las derechas en Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Colombia, Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y agregue usted mismo. Esa conciencia ha sido rehogada y madurada en matrices de opinión propuestos por los medios de prensa pro-capitalistas; son verdaderas mentiras que mantienen y consolidan esa alienación que supedita y subyuga al individuo como ser social a un comportamiento que raya la esquizofrenia y que a los revolucionarios nos debe preocupar muy seriamente; quizás a ello se esté refiriendo, entre otras muchas insinuaciones, el Comandante Fidel cuando dice con precisas palabras que “…es imposible medirla…”

Por eso Fidel lo dice con conciencia revolucionaria “…por su magnitud es imposible medirla…” La enmienda al empoderar al poder popular, es decir, al darle un significado más profundo de los Derechos Humanos a cada individuo como ser social y como ser colectivo le está obligando a desarrollar esa conciencia revolucionaria a la que hay que darle un marco ideológico socialista en consonancia con las realidades venezolanas tomando en cuenta el posible impacto que tendrá en las sociedades de los países del continente americano incluyendo las sociedades de los países de El Caribe. ¡Tamaña responsabilidad revolucionaria!

Miguel Ángel del Pozo
delpozo14@gmail.com
17/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario