La Enmienda Significa: De ña Democracia Chucuta de la 4ta República a la democracia Participativa ejercida por el poder popular

Por • 12 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Al leer la prensa pro-imperialista y capitalista-mercantilista (según el concepto económico de la Revolución Industrial) ya que nos negamos a someternos a los mensajes condicionados de los canales de televisión de las derechas criollas que inducen a la neurosis y la esquizofrenia, a la mentira y al nepotismo de la clase capitalista anti-nacionalista, a la megalomanía y la soberbia del Edén, exceptuando el programa matinal de radio de Cesar Miguel Rondón, nos topamos con artículos de opinión que se acercan a alguna propuesta de gobierno para el ejercicio del capitalismo, de Estado y/o neoliberal, que se podría resumir en tres palabras: “No es no”.

Después de devanarnos el cerebelo tratando de comprender las variables económicas de la propuesta mencionada (“No es no”), comprendimos el contenido de los mensajes de Ramos Allup que fueran presentados en el programa de los Robertos, por el “canal de todos los venezolanos”, el domingo próximo pasado, y que, conjuntamente, con las explicaciones del Alcalde Ledezma relacionada con que no “ha botado” a ningún trabajador de la Alcaldía Mayor sino que los “trabajadores de la Alcaldía Mayor” se han cesado a sí mismos (sic), hemos decidido solicitarle a Jorge Rodríguez que abra un consultorio al lado de su Despacho en la Alcaldía Libertador para “tratar a los afectados” y para hacernos comprender, a nosotros, vulgares mortales, la profundidad de tan tamaña propuesta de Gobierno de las derechas criollas y anti-nacionalistas y de las izquierdas pro-capitalistas.

En ese orden, después de disfrutar la multitudinaria marcha de las derechas e izquierdas pro-capitalistas, bien calificada por algún imberbe bachiller como la “madre de todas las marchas”, hemos llegado a la conclusión que el Departamento de Estado norteamericano llegará a la conclusión que a Chávez Frías solo le quedan, disfrutando de los quehaceres revolucionarios en Miraflores, unos 10 años mas como líder y Presidente de la Revolución Bolivariana (como Introito a la Revolución Bolivariana).

El liderazgo de las derechas criollas y de las izquierdas pro-capitalistas es, extraordinaria y asombrosamente, de personajes iluminados en las ciencias políticas de la 4ta República. Su discurso es cónsono con los discursos y propuestas que escuchábamos de los políticos de la 4ta República durante los 40 años que estuvieron obedeciendo las directrices que les llegaban de los centros anti-comunistas del Poder, es decir, desde Washington y las Europas. Siendo ello una verdad verdadera, no nos extraña que los esclarecidos de la izquierda pro-capitalistas, en sus escritos, sean coherentes con su propio discurso. Es decir, pareciera que esa intelectualidad de la izquierda pro-capitalista no se ha percatado que hay una profunda diferencia entre la “democracia chucuta” de la cual ellos disfrutaron “subiéndose a la cruz” y el real y objetivo significado que contiene la propuesta de “Enmienda” a los artículos correspondientes de la Constitución Bolivariana.

Las derechas criollas y las izquierdas pro-capitalistas han decidido no mencionar aquello que se refiera al contenido de la Revolución Bolivariana. Sus análisis, no expresados públicamente, están enmarcados en la concepción de un gobierno capitalista neo-liberal para algunos, capitalismo mercantilista para otros dependiendo de los intereses de clase que se estén defendiendo. Esa intelectualidad de las izquierdas pro-capitalistas tienen la suficiente inteligencia, conocemos a algunos de ellos, como para saber que aún en el marco de una reforma del Estado capitalista el proceso es traumático, lento y sumamente peligroso porque se busca realizar cambios en costumbres anquilosadas en la dinámica del capitalismo criollo que se ejerció durante el ejercicio de los gobiernos de la 4ta República. Aun así mantienen un discurso que busca mantener esas costumbres cuya praxis tuvieron reacciones populares como el 27 y el 4 de febrero de diferentes años.

Lo que se está discutiendo públicamente es, por los lados de la Revolución Bolivariana, la explicación del significado de la “ampliación de los derechos humanos” que deben asumir, interiorizar, mentalizar y practicar, el poder popular, es decir, toda la sociedad venezolana, independientemente, de su ideología y/o pensamiento político; por otro lado, es decir, por los lados de las derechas criollas y las izquierdas pro-capitalistas ponen sobre la mesa la propuesta de “No es no”. ¡Asombroso e insólito!

Pero ¿Qué se esconde detrás de esa consigna: “No es no”?

Las derechas criollas y las izquierdas pro-capitalistas, probablemente, por diferentes razones, están comulgando juntas en esa cruzada en contra de Hugo Rafael Chávez Frías. Queda la pregunta ¿Por qué esas conjunciones de intereses unen a quienes, por teoría, podrían ser considerados como enemigos de clase? ¿Por qué se ataca a Chávez Frías y no a la Revolución Bolivariana? ¿Por qué aquellos de la izquierda pro-capitalista que se consideraron “comandantes” rebuscan, unos y otros, argumentos en el post-modernismo para justificar sus posiciones políticas? Es verdad que el “socialismo real” fue nefasto para los movimientos populares (léase: obreros, campesinos, organizaciones sociales que reclamaban una ampliación de la democracia); es verdad que las acciones históricas en tiempos históricos muy diferentes a los actuales obligaron, por razones hasta de desconocimiento intelectual y del propio desarrollo de las ciencias y la tecnología, a manifestarse, pragmáticamente, en contradicción con los derechos humanos más elementales; pero la Revolución Bolivariana, después del periodo de Salvador Allende, ha sido la revolución que ha alcanzado el Poder por el voto popular, es decir, democráticamente. Por tanto, comparar ambos socialismos es “forzar la lógica” para justificar posiciones políticas entreguistas para utilizar un vocablo de tiempos conocidos.

Regresando a la propuesta socio-económica de las derechas criollas y de las izquierdas pro-capitalistas de ¡No es no! Ésta propuesta está dirigida a lo que representa la figura del líder de la Revolución Bolivariana y del “Poder Popular” ¿Por qué? Porque Hugo Chávez es, además del líder, el catalizador del proceso revolucionario. Nos explicamos. En la Historia socio-política de Venezuela, el pueblo, la sociedad, la masa, el poder popular, como se la quiera referir, ha tenido presente tanto en el inconsciente como en el consciente popular la figura de una democracia más responsable en tanto y cuanto ese espíritu social pueda manifestarse en toda su capacidad, es decir, alcanzar, en la praxis de la democracia participativa, su profundidad democrática. En ese mismo orden de ideas, hay, objetivamente, una relación entre la democracia participativa y los condicionantes que existen actualmente en el texto de la Constitución Bolivariana; por tanto, tenemos una democracia participativa con limitaciones jurídicas. En ese marco, la propuesta de “enmienda” busca, jurídicamente, en su aprobación por el propio actor principal que es la sociedad venezolana en toda su expresión, permitirse a sí mismo, es decir, al poder popular, actuar con la responsabilidad revolucionaria del socialismo del siglo XXI en sus tesis en construcción permanente.

En ese mismo sentido, las izquierdas pro-capitalistas, es decir, aquellas que defienden al sistema capitalista en cualquiera de sus etapas históricas y aquellas izquierdas que se apegan al árbol rechazando el bosque, en otras palabras, que se quedan en las variables sin querer tocar lo fundamental represivo del sistema capitalista, parecieran que se han olvidado de los nombres de los camaradas que entregaron su espíritu al proceso revolucionario venezolano y aquellos que sumando sus días de encarcelamiento y horas de torturas y años de exilio, probablemente, sumarían mas de los 10 años que lleva esta Revolución Bolivariana. Toda Revolución se procesa en una serie de etapas fundamentales; cuando el proceso de esa revolución es en democracia, los tiempos son, además de diferentes, más largos, difíciles y escabrosos. Por tanto, cualesquiera excusan que se exponga para justificar la oposición a la Revolución Bolivariana, podría significar un desconocimiento teórico, una actitud entreguista y/o una desilusión “…por que no fui yo…”

Miguel Ángel del Pozo
delpozo14@gmail.com
11/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario