Los resortes psicológicos de La Piedrita

Por • 11 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

El asunto del colectivo “La Piedrita” debe ser abordado responsablemente. El pasado 21 de enero me referí al tema en un contexto didáctico que merece ser repetido en base a los últimos acontecimientos. En  lo personal no conozco  a esos compatriotas que se han identificado con el Proceso ni tampoco al señor que dio las infelices declaraciones en el periódico derechista “Quinto día”. La violencia no puede ser justificada a menos que tenga una justificación. Por ejemplo, en la franja (más bien es un gueto) de Gaza los hermanos palestinos son atacados diariamente por las hordas israelitas que les colocan alcabalas para evitar que la ayuda externa les llegue con el objeto de diezmar la población. Sus tierras (la de palestinos) les fueron confiscadas a la fuerza con el “aval” de la imperialista ONU. Sus costas marinas son asediadas por el sionismo asesino. Eso es violencia pura. ¿Y que debe hacer un pueblo agredido e invadido de esa manera? ¿Poner la otra mejilla? ¿Y cuantas mejillas necesita ese castigado pueblo? Allí se justifica la violencia defensiva del pueblo palestino. La historia nos muestra decenas de eventos violentos donde el agredido se defendía de la violencia del agresor. ¿O es que Simón Bolívar echó a los españoles  en base al diálogo fraterno?

¿Cuál es la causa causorum de la actitud de la gente de “La Piedrita”? ¿Quiénes son “los padres” de ese colectivo? Sus “progenitores actuales (tuvo otros) son la IMPUNIDAD propiciada por la Fiscalía capitalista-burguesa y el podrido Poder Judicial. Esa es el origen de la conducta asumida por esos compatriotas decepcionados de tanta grosera impunidad con los golpistas y asesinos que andan libres y ladrando por las calles y medios del país. Ese grupo nació en el barrio 23 de enero para sanear sus calles de drogas y delincuencia, y tuvieron éxito. Luego se plegan al proyecto bolivariano. Tengo entendido que al líder del grupo le asesinaron un hijo adolescente con muchos disparos y no hay culpable detenido.

Lo antes dicho no puede justificar unas lamentables declaraciones donde el señor mencionado asume responsabilidades en una serie de atentados y promete “dejar en el sitio” al facista Granier. Craso error. Tú puedes estar en desacuerdo con toda la injusticia que impera en el país pero no puedes amenazar a nadie con cegarle la vida pues para eso existen algunas instituciones y no estamos en una declarada guerra civil. El señor Valentín “metió la pata”, se fue de bruces y él tendrá que asumir sus declaraciones. No es apropiado estar dando entrevistas a los medios derechistas pues le hacemos el juego y más aún cuando amenazamos la vida de personas.

Esa actitud del colectivo en cuestión tiene una explicación psicosocial pero no lo podemos justificar. Hay en millones de venezolanos afectos al Proceso revolucionario, el Síndrome Doble A: Arrechera Acumulada. Eso va gestando en la psiquis una serie de resortes que en cualquier momento puede explotar en variadas formas de violencia, sea verbal, gestual o física. Y eso es un serio problema social. Preguntamos: ¿Y por qué no se manda a meter preso al facista de Rafael Poleo que aseveró que nuestro presidente debe salir de Miraflores ahorcado con la cabeza hacia abajo? ¿Por qué el periodista de Venevisión, de apellido Rodríguez, que públicamente dijo el 12 de abril-02, que si alguien sabía del paradero de Freddy Bernal y otros chavistas, lo comunicara? ¿Cómo se le llama a eso, señora Fiscal? ¿Por qué el esquizofrénico facista de Carlos Melo que fue detenido con armas de guerra los días aciagos del sabotaje petrolero, no fue enjuiciado? ¿Por qué? ¿Por qué la cloaca de zoológico, Globovisión, comete delitos a diario y no les pasa nada, ni siquiera una multica de UNA unidad tributaria? ¿Por qué hay más de 180 campesinos asesinados por la mafia latifundista y las investigaciones siguen en punto muerto? ¿Por qué unos compatriotas que fueron a pintar consignas en el albañal Globovisión fueron seguidos por las cámaras de ese canal forajido y luego uno de los motorizados fue asesinado y no pasa nada? ¿Seguimos recordando más casos de obscena impunidad? Allí está el segundo origen del colectivo “La Piedrita”: Frustración, decepción y Síndrome Doble A. Es en ese contexto sociológico donde debemos detenernos para analizar una situación que nos ha costado muchos votos de abstención y rechazo al proyecto bolivariano. No puedo confiar en una Fiscalía dirigida por una burguesa que no hace lo que tiene que hacer. No puedo confiar en una institución infiltrada por decenas de gente opositora sobornables que apuesta por la caída del señor presidente. Si la impunidad continúa galopante, aparecerán no otras “piedritas” sino muchas rocas que en alud pueden causar desgracias que nadie desea. Si en nuestro barrio hay un azote que soborna a los policías, que se esconde y reaparece, que roba, viola y asesina y cuando es detenido a los pocos días vuelve a las calles: ¿Cómo creen ustedes que reaccionará la comunidad? Reaccionará irracionalmente impulsada por esos peligrosos resortes psicológicos que su mente fabricó por culpa de la inacción oficial.

Que busquen y detengan a TODOS los que propician y ejecutan la violencia. Pero a TODOS. No puede ser que la justicia sea para los pendejos chavistas y la oposición (¿o deposición?, como dijo un camarada) salga ilesa. ¿Hasta cuando?

Efrain Jose Granadillo
efraingran@gmail.com
11/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario