Cumbre Latinoamericana sobre la Comunicación (desde abajo)

Por • 4 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

¿Algún día será posible?

Contra la Alienación: no esperemos a ver qué inventan para silenciarnos.

Buena falta nos hace un Encuentro Cumbre ex profeso, una asamblea organizativa para la Integración Comunicacional, una convocatoria continental hacia la emancipación comunicacional de los pueblos. No esperemos a ver cómo, en los meses próximos, impulsados por sus crisis, los poderes burgueses arreciarán combates contra todo lo que suene a libertad de expresión, independencia, expropiación o socialismo. No dejemos que nos aturdan nuestras tareas incontables. No esperemos a ver qué inventan para silenciarnos.

Buena falta nos hace una Cumbre de países por la Integración Comunicacional hacia la libertad expresiva, plena y democrática, de las organizaciones sociales de base, de los trabajadores, de los campesinos… una cumbre con agenda propia para romper los bloqueos mediáticos y hacia un Proyecto Internacional de Políticas de Comunicación que ponga todos los recursos mejores al servicio del desarrollo socialista, desde abajo y no al servicio de los monopolios mediáticos.

Cuba, para hablar de lo mejor que hemos visto, tiene un arsenal de experiencias valiosísimas, con tinos y desatinos, que no debemos dejar en la indiferencia o en la ignorancia. En materia de comunicación la experiencia cubana también ha sido sometida al bloqueo. Cuba es una luz indispensable en la eficacia y en la eficiencia de tareas comunicacionales innumerables que ahí se han emprendido y de las que es urgente extraer y expandir aprendizajes. Venezuela tiene en sus manos un hervidero magnífico de iniciativas con errores y aciertos indispensables en la lógica dialéctica del avance socialista; y tal tesoro no puede ahogarse en el bloqueo mass media que las burguesías imponen. Así, el resto de los países compendian filones indispensables de conquistas comunicacionales que reclaman un inventario de lucha. Un acervo revolucionario para la transformación del mundo, ayudados por la Comunicación y sus episodios mejores. ¿Alguien duda que es urgente una gran biblioteca Latinoamericana de la Comunicación Revolucionaria que se clone y multiplique permanentemente para teñir el continente con las experiencias teórico-prácticas de miles de profesores y estudiantes, de miles de artistas y creadores, de miles de trabajadores campesinos y obreros que han aportado sus granos de arena y que corren el peligro criminal de ser silenciados por las artimañas de la indiferencia burguesa?

Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Brasil… todos hacia un encuentro resolutivo que enfrente, de una vez por todas, con las herramientas del internacionalismo revolucionario, un mal común, una tara que intoxica y degenera, un pendiente histórico que no admite soluciones burocráticas aisladas ni pócimas sectarias. Un encuentro que impulse, organizadamente, todos los debates necesarios a estas horas para combatir, sin eufemismos, las operaciones mass media burguesas que infestan con sus tufos alienantes cada rincón de la vida colectiva, de la conciencia individual y de las emociones todas. Contra las manías burguesas que infestan incluso a muchas “izquierdas”

Buen falta nos hace emprender planes conjuntos, tareas continentales, eventos sistemáticos, acopio de recursos y creatividad lúdico-revolucionaria para afianzar lo mejor que ya se hace, para emprender eso que han anhelado muchas generaciones de trabajadores en la cultura, en las artes, en la pedagogía y la didáctica, en la ciencia… ayudándonos con el inventario de los recursos ya disponibles e inaugurando los horizontes que las tecnologías nuevas ya nos ofrecen.

Buena falta nos hace una Cumbre así para frenar, incluso, el negociado mafioso que perpetran los mass media burgueses con las propagandas políticas. Es imperativo frenar toda forma de chantaje que anhela eternizar el imperio del dinero sobre la democracia. Es inexcusable una acción internacional, un balance de costos, una denuncia de hurtos y un freno definitivo al modelo burgués de financiamiento electoral que sangra el dinero de los pueblos en beneficio de los reyes monopólicos de la farándula mass media.

Buena falta nos hace un encuentro conjunto de presidentes latinoamericanos dispuestos a poner lo que se debe a estas horas en que la dependencia comunicacional nos agobia y amenaza con más de lo peor. Una Cumbre para la Comunicación que desde Cuba, Bolivia, Ecuador… ejerza su derecho y obligación de luchar contra el bloqueo mediático y contra todos los bloqueos. Un encuentro que impulse una re-definición continental sobre la comunicación necesaria y su dialéctica histórica. Una Cumbre bien puesta y bien peinada. Un Cumbre bonita y combativa para la guerra simbólica que debemos ganar a toda costa. Buena falta nos hace la autocrítica sin los paradigmas burgueses.

Buena falta nos hace compendiar y revalorar la experiencia de cada país, lo que se hace bien y lo que requiere ayudas, valorar las necesidades sobre un diagnóstico regional riguroso e impulsar inversiones en áreas estratégicas consensuadas y abiertas ala participación democrática de todos y desde abajo. ¿Será tan difícil? ¿Alguien duda que necesitamos una gran Televisora Educativa Latinoamericana, nuestra y revolucionaria, capaz de proveernos acceso a los métodos y las herramientas contemporáneas para la producción de los conocimientos emancipadores que reclama nuestro desarrollo desalienado, por fin? ¿Alguien duda que necesitamos una gran Radiodifusora Continental para la Integración, RadioSur… que sume todas las fuerzas y las experiencias mejores y sea “una” sin dejar de ser diversa, plural, democrática y antiimperialista? ¿Alguien duda que urge consolidar TeleSur como Televisora Continental Informativa cuya práctica de Integración requiere del impulso definitivo que debe darle una Cumbre Latinoamericana? ¿Alguien duda que necesitamos cine, teatro, novelas… cultura y entretenimiento emancipadores y nuestros? ¿Alguien duda que requerimos más ViveTV, por todas partes, mejor y más autónoma? ¿Alguien duda que necesitamos más TeVes, y mejores?

Buena falta nos hace abrir un capítulo histórico en materia de leyes socialistas, en materia de investigación científica para la comunicación, en materia de experimentación creativa. Buena falta nos hace romper con los vicios las calamidades que aun nos empantanan en los formatos burgueses para la comunicación. Buena Falta nos hace pensar los imaginarios nuevos sin las premisas burguesas. Buena falta nos hace planificar la comunicación necesaria para los 25 años próximos. Buena falta nos hace formar Escuelas de Cuadros para la Comunicación capaces de gestar las simientes nuevas de una etapa absolutamente nueva en materia de Libertad de Expresión Socilaista. Buena falta nos hace hacernos dueños colectivos de las herramientas y las agendas de trabajo, hacernos dueños socialistas de los espectros radioeléctricos y de los imaginarios transformadores… buena falta nos hace hacernos dueños socialistas de nuestro futuro.

Eso debe discutirse e impulsarse en una Cumbre ex profeso y sui géneris, como esta, dedicada a la Comunicación que es preocupación y desvelo en todas partes ahora que es la hora en que la crisis burguesa arreciará estrategias para criminalizar, degenerar, pervertir y calumniar todo lo que no sea su reino de explotación, alienación, miseria y barbarie. Urge una Cumbre que siembre la agenda de los años venideros, que la abra a la participación de todos y que se vuelva dinámica y creadora. Que se mueva por todas partes, que emprenda movilizaciones e intervenciones mundiales, que de sur a norte predique con ejemplos su necesidad de aprendizajes y su necesidad de consolidación democrática y socialista. Una Cumbre desde abajo. ¿Es mucho pedir?

Corriente Internacional de la Comunicación Hacia el Socialismo

El Bloqueo Mediático como forma de la Guerra Cultural

El que se acostumbra… pierde

Toda vez que se habla de “bloqueo mediático”, sin detenerse a denunciar su carácter de agresión sistemática en lo individual y en lo colectivo, se corre el peligro de hacer el juego a una trampa ideológica que nos hace acostumbrarnos a aceptarlo como un inquilino obligado… al fin y al cabo “el cuerpo a todo se acostumbra”. Debajo de las formas del “bloqueo mediático” pueden acurrucarse las más extravagantes perversiones y negligencias (de izquierdas reformistas y derechas tutti fruti, de las sectas y las burocracias) para navegar rentablemente en el río revuelto de una ignorancia prefabricada por pedido de los patrones y las oligarquías. Ya hasta hay fórmulas pontificias que muchos toman y repiten como evangelio del desparpajo: “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”… dicen por ejemplo. Uno no pude resignarse.

No hay episodio del “bloqueo mediático” burgués que no sea parte de una guerra abierta y de una guerra de símbolos para esclavizar conciencias. Especialmente las conciencias de los trabajadores, los obreros, los campesinos, los estudiantes… El bloqueo mediático, con sus formas camaleónicas, tiene tareas preparatorias, actuales o futuras, donde se suscitan los anecdotarios más floridos de la violencia psíquica, la tortura psicológica, el asesinato de la verdad o la calumnia como “pan nuestro de cada día…” Denunciar el “bloqueo mediático” se ha vuelto frase obligada de todo diagnóstico –a veces frase hueca al paso- tras la cual algunos olvidan fácilmente que se trata de un escándalo, de una ofensiva descarada y descarnada que se especializa en infectar la realidad y la conciencia con los venenos más sofisticados de la alienación capitalista. Eso debe ser denunciado, también, en los foros internacionales. ONU, UNESCO, OEA… Es un problema de seguridad nacional, es un problema de integridad emocional, de fortaleza política… de libertad de expresión. Nada menos.

No hay “bloqueos mediáticos” asexuados… quien se presta a suprimir, tergiversar, violentar o maquillar la realidad misma, que bajo el capitalismo reina impúdicamente en forma de explotación, barbarie y miseria –por ejemplo-, empina su ser al servicio de uno de los atentados más devastadores de la vida social. Hay escuelas donde eso se enseña con obscenidad prodigiosa y creativa. Uno ya sabe qué clase de tropelías puede financiar la burguesía para salirse con la suya cuando arremete contra la conciencia de la clase trabajadora… hay de todo en la viña de los señores patrones. La cosa puede ir desde la desaparición de tirajes completos de cualquier diario (como ha sucedido con el periódico la Jornada de México denunciado incansablemente por Julio Hernández), la prohibición –abierta o soterrada- de transmisiones televisivas (como pasa con TeleSur de Venezuela en varios países), la supersesión sistemática de expresiones sociales (como en Valencia donde las “autoridades” han mandado silenciar con pintura gris los muros de la libertad nacidos de la dignidad rebelde o las golpizas pagadas por el nazi fascismo floreciente en España a la sombra de los amos). Sólo ejemplos.

Inclúyase, también el método leguleyo para prohibir la venta de “libros malditos” (como pasa sistemáticamente contra la Fundación Federico Engels en no pocas Ferias de Libros donde se inventan formas mil para obstaculizar, irritar, provocar o suprimir la divulgación del pensamiento científico marxista). No olvidar, tampoco, la invención de calumnias sir rubor alguno, la propagación de rumores ideologizantes y desde luego el silencio proverbial del capitalismo frente a todo triunfo –no infrecuente- de la clase trabajadora. Algún día podremos elaborar el inventario, terrible como pocos, de los hechos concretos pagados por el capitalismo para desfigurar la Historia toda y, en particular, para esconder la historia, in-escondible, de su hundimiento inexorable.

Uno no puede (o debe) discutir el “bloqueo mediático” a solas ni en sectas. Se trata de una lucha internacional que requiere diagnóstico colectivo abierto, programa de acción de los trabajadores en todos sus espacios (especialmente de los trabajadores de los medios de comunicación) y acción directa a toda escala. Se trata de una Guerra Simbólica que la inteligencia socialista debe abrazar como un objeto de estudio para el combate permanente de sus estragos hasta en los territorios más sutiles de la subjetividad. Ser ingenuo (o hacerse el ingenuo) es suicida. Para eso urge, entre mil cosas, una Corriente Internacional de la Comunicación hacia el Socialismo. Urge abrir espacio para el debate, la denuncia y la divulgación en cada aula universitaria dedicada, directa o indirectamente, a estudiar la Comunicación Social. Urge que los profes incentiven la observación transformadora y el combate en sus alumnos, urge que los trabajadores impulsen talleres de estudio y lucha, urge que los funcionarios acicalen estrategias y organizaciones para intervenir públicamente contra el silencio tóxico de los “bloqueos mediáticos”. Urge organizarnos y urge expandir la lucha con espíritu de integración… internacionalista pues. Esto no es lucha de genios ni de ilustrados, esto es lucha de clases.

A los trabajadores sólo los salvan los trabajadores y en materia de lucha contra los “bloqueos mediáticos” no debemos sentarnos a esperar a que la “buena voluntad” de los reformistas -o de sus amos- nos hagan una caridad de producir la información que deberíamos producir con independencia política e independencia semántica… contra las migajas o propinas de información que nos ofertan a propósito de nuestras luchas, triunfos o fracasos. No necesitamos de sus espejos ni de sus intermediarios “informativos” para que nos digan quiénes somos o qué si, o qué no estamos capacitados para entender o para debatir. No necesitamos repetir el discurso del patrón.

Todo episodio cotidiano de “bloqueo mediático” es desafío que muestra (nos muestra) nuestras debilidades y nuestra falta de dirección organizada y en combate internacionalista. Nos deja desnudos y frágiles. Nos ofrece el panorama de nuestros faltantes y hace visible, con nitidez estremecedora, un campo de lucha al que llegamos con tardanza y con no poca ingenuidad o negligencia. Esta es una batalla trascendental y de primer orden en la que no estamos invirtiendo lo necesario, lo táctico ni lo estratégico más urgentes, entre otras cosas por desorganizados y por nuestra inmadurez de clase carente en mucho de un programa revolucionario de transición comunicacional contra la alienación. Urge una Corriente Internacional de la Comunicación hacia el Socialismo de todos. .Jugar a la victima, acostumbrarnos a serlo, repitiendo –por ejemplo- los estereotipos que inoculan muchas telenovelas, es imperdonable, no hay lugar para las autocomplacencias auque tengan máscara de auto-criticas. Por más saliva que se invierta en inventar excusas.

Terrorismos mediáticos endógenos

Sectarismo, burocracia y corrupción

Por si no fuesen suficientes los “bloqueos mediáticos”, orquestados desde el capitalismo imperial, contamos además con los “bloqueos” auspiciados por las sectas y las burocracias que, a diestras y siniestras, tenemos en casa. Rescoldos de la alienación burguesa infiltrados hasta los tuétanos.

No es noticia que algunos “medios alternativos” burgueses, disfrazados de “progres”, hagan su tarea desorganizadora, siembren rentablemente palabrería desorientadora, desalentadora… desmoralizante. No es noticia que esos “medios de comunicación”, claramente reaccionarios, auto llamados “independientes” o “autónomos”, con su camuflaje salivoso, hagan tareas desmovilizadoras, anden con sus petardos en la búsqueda de negociar canonjías y se silencien con becas o sueldos. Y jamás se organicen con las bases. Tampoco es noticia que muchas iniciativas comunicacionales de “izquierda”, más ultras o menos, sean incapaces de sumarse o auspiciar la organización política necesaria para dar una batalla internacionalista como trabajadores con conciencia de clase, contra toda forma de bloqueo mediático, contra la alienación y en la búsqueda de los lenguajes revolucionarios nuevos. Reina en esos campos el individualismo, el sectarismo y la burocracia.

El colmo es que, también, en el corazón de algunas iniciativas de comunicación gubernamentales, especialmente de los países que hoy se reivindican (unos más y otros menos) antagónicos al capitalismo imperialista, hagan presencia puntual las formas más odiosas de la desorganización, el burocratismo, el dispendio, el sectarismo y el “bloqueo”. Los hay que se “bloquean” entre sí y con frecuencia, queda ausente la interrelación y la conjunción programática, por celos, por ambiciones, por engreídos o por lo que fuese. Como si se tratara de ínsulas donde habitan revolucionarios sedicentes y petulantes que se sienten seres supremos con propiedad exclusiva de las mejores ideas y prácticas socialistas. Siempre subestimando a las masas, dueños de una bola de cristal que adivina los tiempos de las rebeldías e iluminados con la erudición de sus santuarios revolucionarios. Un fardo pues.

En horas en que el imperialismo en Latinoamérica organiza y avanza sus piezas hacia una recomposición de sus fuerzas para una etapa de agresiones acelerada e inclemente. Cuando, por ejemplo, la empresa PRISA española, asociada con TELEVISA, Rupert Murdoch (y una retahíla enorme de negocios multinacionales de la farándula mediática) incluyen a Aznar, a Vicente Fox y a Manuel Espino –por citar algunos- comos sus embajadores de buena voluntad nazi fascista….[1] En horas en que una cantidad horrenda de escuelas de comunicación adiestran masas de egresados universitarios para el desempleo, titulados como mano de obra barata y servil. En horas en que más falta hace la organización y el programa internacionalista para la comunicación revolucionaria nos empantanan miles de formas del bloqueo, hacia adentro, que se encargan de frenar la revolución, enturbiar la claridad de los caminos y ocupar puestos de intermediación reformista –fascista tarde o temprano- ¿No se antoja una sacudida profunda con auto-crítica científica y sin autocomplacencias?

A nadie le sirven los clubes para la ineficiencia ni el organizacionimso pulcro, dedicado a la organización por la organización misma, lo que necesitamos es intervención directa organizada por un programa revolucionario y socialista desde abajo. “…al emprender un camino la meta en parte está implícita ya que, al menos, el caminante conoce el rumbo general que desea seguir. Lo que quiero decir, por consiguiente, es simplemente que el pragmatismo, la indefinición y la brumosidad teórica, el “caminemos y después veamos” sin tener una meta clara y definida, no sólo pueden hacer que el camino sea mucho más tortuoso y accidentado y muchísimo más largo, sino que también hacen correr el riesgo de que el mismo se pierda en algún pantanal histórico.”[2] Necesitamos una Corriente Internacional de la Comunicación hacia el Socialismo bajo dirección de los trabajadores y con el concurso de un programa consensuado para tomar la dirección de los medios de comunicación sin intermediarismo y hacia la integración revolucionaria que transformará al mundo. Para “poner el común” un programa esta vez vacunado contra las sectas, las burocracias y los “bloqueos”. Desde afuera o desde adentro.

[1] “Estamos encantados de haber firmado un acuerdo para el desarrollo de una gran operación radiofónica con el Grupo Televisa”, afirma Jesús de Polanco, presidente del Grupo Prisa… Azcárraga, el heredero de la corona de Televisa, el principal grupo de comunicaciones en lengua española, es quien abre la puerta a México. Bajo el paraguas del Grupo Prisa se encuentran desde el diario español El País, la cadena radiofónica Cadena Ser o bien el Grupo Santillana en el mundo editorial, constituyéndolo como el principal grupo de comunicaciones de España… Fox y Aznar hablan de un mejor entendimiento. Mediante la adquisición del 50% de “Radiópolis” (US$ 50 millones más un desembolso de US$ 10 millones para la ampliación de la compañía), Prisa dispone ahora de una plataforma radiofónica que representa el quinto grupo del sector radial mexicano (9% de cuota de audiencia)… La operación “forma parte del plan continental, (para que) todos los socios que tenemos en América Latina podamos montar un gran grupo radiofónico iberoamericano que tiene cabida y que puede ser un gran éxito”, agregó. El Grupo Prisa ya posee el 19% de Grupo Caracol de Colombia y se divide con Grupo Caracol la constitución del holding Grupo Latino de Radiodifusión (GLR) con sede en Miami. A GLR están integradas 105 emisoras en Chile, Panamá, Costa Rica, Estados Unidos y Francia. En tanto el Grupo Prisa sostiene conversaciones para inversiones y alianzas en Brasil y ya cuenta con cierta presencia en Bolivia, en la lista de prioridades Argentina parece ser la primera escala. A pesar de la bancarrota de la economía argentina que gran parte de los analistas vienen anunciando desde hace tiempo, el Grupo Prisa ha designado a este país como su siguiente puerto de desembarco. BBC Mundo Marcelo Risi http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/business/newsid_1600000/1600632.stm

[2] Guillermo Almeyra: El camino y la meta. http://www.jornada.unam.mx/2008/03/23/index.php?section=opinion&article=016a1pol

Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Fundación Federico Engels/Universidad de la Filosofía)
buenabad@gmail.com
04/02/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario