Se Solicita Hombre de Color para Ocupar Importante Cargo

Por • 3 Feb, 2009 • Sección: Tribuna Abierta

Pescador de Sueños

Ayer salí de mi cueva y supe que por fin Bush se había ido. Me imaginé las grandes celebraciones, más por su partida que por la llegada de quien lo sustituía.
Nunca pensé que Bush llegaría hasta el final de su mandato, no creí que una nación pudiera ser tan estúpida para permitir que un idiota la condujera hasta el borde del abismo.

Está visto que Mr. Danger no era un estorbo para el stablisment gringo porque si no algún killer solitario se hubiera encargado de dispararle desde diferentes puntos a un mismo tiempo y se lo hubiera despachado.

Se fue el hombre Bush dejando tras de sí toda una estela de destrucción, muerte y odio.

Ahora la nación de los necios se asoma al balcón de los cambios. La bobamanía no la inventó Obama, pero indudablemente la puso de moda.

Y los cambios han comenzado. En el partido republicano, ese en el que militó ronald reagan y militan los bush y los ultraderechistas gringos, acaba de escoger como presidente a michael steele, un hombre de color (me imagino que eso significa que los “blancos” no pintan y los negros manchan).

Así pues, se han puesto de moda los negros. Seguramente no tardarán en aparecer anuncios como éste: “Importante Empresa Transnacional solicita Hombre de Color para ejercer su presidencia. Por favor abstenerse los hombres blancos.” Y probablemente holliwood no se quedará atrás, y los actores y actrices de color conseguirán los papeles protagónicos en las grandes superproducciones. Y hasta quizás los padres blancos aconsejarán a sus hijas blancas que se emparejen con un joven negro “para mejorar la raza”. Y tal vez las mujeres se dirán unas a otras: “Ay, chica, no estás en nada, búscate un negro y empátate con él, para que estés en la onda.” “¿Y tú, ya conseguiste tu negro?”

Con Obama el cambio ha llegado, pero todo seguirá igual. Corrijo, peor. Porque el barranco civilizado indefectiblemente continuará su caída libre hacia el abismo. No tiene otro camino.

Ramiro Meneses
ramiromen@gmail.com
03/01/2009



Tu opinión es importante. Escribe un comentario