Virgen de la Candelaria

Por • 2 Feb, 2009 • Sección: Cultura

La Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de la Candelaria es una de las advocaciones más antiguas de la Virgen María.

Inicialmente la fiesta de la Candelaria o de la Luz tuvo su origen en el Oriente con el nombre del “Encuentro”, posteriormente se extendió al Occidente en el siglo VI, llegando a celebrarse en Roma con un carácter penitencial.
Su fiesta se celebra el 2 de febrero en recuerdo al pasaje biblíco (Lc 2;22-39) de la Presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén y la purificación de la Virgen María después del parto, para cumplir la prescripción de la Ley del Antiguo Testamento. La fiesta es conocida y celebrada con diversos nombres: la Presentación del Señor, la Purificación de María, la fiesta de la Luz y la fiesta de las Candelas; todos estos nombres expresan el significado de la fiesta. Cristo la Luz del mundo presentada por su Madre en el Templo viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva el nombre de “Candelaria”.

La imagen es venerada en las Islas Canarias, especialmente en Tenerife, donde ostenta el cargo canónico de Patrona de Canarias. Igualmente la Virgen de Candelaria es la Patrona de varias ciudades del Nuevo Mundo como: Medellín y Cartagena de Indias (Colombia) y Mayagüez (Puerto Rico). La Virgen tiene mucho arraigo y veneración en el Perú. Además es venerada en lugares con una importante colonia de canarios.

Devoción en España
La historia de esta devoción en España está unida íntimamente a la historia de las Islas Canarias y especialmente de la isla de Tenerife pues fue el lugar donde se dice que apareció. La talla original se conservaba en la Basílica de Candelaria, en el municipio de Candelaria en Tenerife, pero desapareció después de un temporal que azotó la isla. Actualmente hay una réplica de la imagen en la basílica menor. La Virgen es de color negro (Virgen negra), lo que le ha dado el apelativo popular de La Morenita.

Debido a que las Canarias eran escala obligatoria en los viajes a América, muchas de sus costumbres fueron exportadas a ese continente. Entre ellas, la veneración a la Virgen de la Candelaria.

La Hermandad de La Candelaria (Sevilla), tiene como titular a esta advocación mariana de la Candelaria.

Historia de la aparición en las Canarias
No hay acuerdo sobre el año de la aparición, pero la mayor opinión es que apareció en la desembocadura del barranco de Chimisay, en el municipio canario de Güímar, 95 años antes de la conquista de Tenerife, es decir aparecería del 1400 al 1401. Fray Alonso de Espinosa escribió la historia en 1594.

Según la leyenda relatada por Fray Alonso de Espinosa, iban dos pastores guanches a encerrar su ganado a las cuevas cuando notaron que el ganado se remolinaba y no quería entrar. Buscando la causa miraron hacia la desembocadura del Barranco de Chimisay y vieron sobre una peña, casi a la orilla del mar, la santa imagen la cual creyeron estar animada. Como estaba prohibido a los hombres hablar o acercarse a las mujeres en despoblado, le hicieron señas para que se retirase a fin de que pasase el ganado. Pero al querer ejecutar la acción, el brazo se le quedó yerto y sin movimiento. El otro pastor quiso herirla con su cuchillo. Pero en lugar de herirla, quedó herido el mismo. Asustados, huyeron los dos pastores a Chinguaro, a la cueva-palacio del mencey Acaymo, para referirle lo acontecido. El mencey fue a ver con sus consejeros. Ella nada respondía pero nadie se atrevía a tocarla. El mencey decidió que fuesen los mismos dos pastores ya heridos quienes la recogieran para llevarla al palacio. Ellos, al contacto con la imagen, quedaron sanados. El mencey comprendió que aquella mujer con el niño en brazos era cosa sobrenatural. El mismo rey entonces quiso llevarla en sus brazos, pero después de un trecho, por el peso, necesitó pedir socorro. Es así que en lugar de la aparición hay hoy día una cruz y en el lugar donde el mencey pidió socorro, un santuario a Nra. Señora del Socorro.

La llevaron a una cueva cerca del palacio del rey hoy convertida en capilla. Más tarde un joven llamado Antón, que había sido tomado como esclavo por los castellanos y había logrado escapar y regresar a su isla, reconoció en la imagen milagrosa a la Virgen María. Él, habiendo sido bautizado le relató al mencey y a su corte la fe cristiana que él sostenía. Así llegaron a conocer a la Virgen María como “La Madre del sustentador del cielo y tierra” (Guanche: Axmayex Guayaxerach Achoron Achaman o Chaxiraxi) y la trasladaron a la Cueva de Achbinico (detrás de la actual Basílica de Candelaria) para veneración pública.

Posible explicación
Ya desde antes de la conquista, el archipiélago Canario era visitado por europeos en expediciones de reconocimiento o en razias de esclavos, pero también eran visitadas por religiosos que pretendían llevar a cabo una labor evangelizadora antes de que se produjera la conquista y anexión política de las islas; de este modo en el siglo XIV se formó un obispado en Telde, Gran Canaria. La imagen de la Virgen de Candelaria sería llevada a Tenerife por frailes mallorquines, los cuales probablemente se habrían establecido por un tiempo en la isla introduciendo elementos de la religión cristiana entre los guanches, produciéndose un sincretismo religioso. La Vírgen de Candelaria quizás hubiera sido identificada con el sol (Magec), deidad de los guanches. También se la identificó con Chaxiraxi, la madre de los dioses que adoraban los aborígenes.

La Virgen de Candelaria tras la conquista
La imagen fue robada por los españoles pero devuelta tras una peste que ellos atribuyeron al robo sacrílego. Más tarde, cuando los españoles conquistaron la isla, la devoción ya estaba allí arraigada. En 1526 se edificó el santuario por los muchos prodigios que Dios obraba por Nuestra Señora de la Candelaria.

De las Islas Canarias la devoción se propagó a América. Hernán Cortés llevaba al cuello una medalla de esta imagen. En 1826 la imagen se perdió víctima de una inundación aunque posteriormente fue creada una réplica que actualmente está en la basílica.

En 1599 el papa Clemente VIII la nombra Patrona de Canarias.[1] Más tarde, el 17 de julio de 1867, un Decreto del papa Pío IX, ordena que en cada diócesis solo hubiera un patrono principal, que tenía que ser aprobado por la Santa Sede. Por Decreto de 12 de Diciembre de dicho año, el Vaticano designa a la Virgen de la Candelaria patrona principal de ambas Diócesis canarias, lo que se publica en los boletines oficiales canarios en 1868. Por Decreto de 16 de abril de 1914, otorgado por el Papa Pío X, se designa patrona principal de la Diócesis de Canarias a la Santísima Virgen del Pino. Pero aún así la Virgen de Candelaria siguió y sigue ostentando el título de Patrona de Canarias. La talla de la Virgen de Candelaria se convierte en la quinta imagen mariana de España en recibir la Coronación Canónica tras la Virgen del Pilar (Zaragoza), la Virgen de Covadonga (Asturias), la Virgen de Montserrat (Cataluña) y la Virgen de los Desamparados (Valencia).

Descripción de la imagen

Descripción sobre la talla original hecha por Fray Alonso de Espinosa primero, y posteriormente Fray Juan Abreu Galindo:
La imagen es de más o menos 5 palmos de altura (aproximadamente 1 metro), contando con la peana en que apoyaba los pies. Su posición era de pie, con la cabeza recta y mirando al frente, teneindo en el brazo derecho al Niño Dios, desnudo, las piernecitas dobladas y los brazos también. Aprisionaba por las alas un dorado pajarito de moñita o peineta, y por último, la Imagen del Niño tenía la cabeza ladeada a la derecha y miraba a algo que estaba a los pies de la Madre. El brazo izquierdo de la Virgen, en posición inverosímil, sostenía al Niño, y en la mano izquierda, que se presentaba en posición cerrada y muy natural, tenía un trozo de vela como un jeme de color verde, que daba a entender podía aumentarse con otro, a voluntad, y por último apoyaba las plantas de los pies sobre una tabla redonda o peana, como de cuatro centímentros de alto, pintada de color encarnado, descubriendose la parte externa del pie izquierdo que salía un poco del diámetro de la peana. La indumentaria constituíala una túnica dorada, imitando el color amarillo, desde el cuello hasta los pies, haciendo el talle un cinturón cerrado, azul, como de dos centímentros de altura. El manto, también azul obscuro, salpicado de flores de color de oro, calíale desde los hombros por uno y otro lado del cuerpo, sujetándolo sobre el pecho una traba cuerda encarnada. La parte del pie que se dejaba ver por los bajos de la túnica, presentaba calzado un chaplín cerrado, de color encarnado. La cabeza de la Santa Imagen adornábala hermosa cabellera partida a la mitad, cayendo sobre los hombros en seis ramales tendidos por la espalda. El rostro muy proporcionado a la estatura, era ligeramenmte ovalado, adornado por rasgados ojos, boca pequeña y bien plegada y con unas hermosas rosas en las mejillas. La Imagen esta adornada en el cuello del vestido, cinturón en los extremos de las mangas y al pie de la túnica con unas letras, que aún en la actualidad, no ha podido entendere su significado.

Fr. Alonso de Espinosa y Fr. Juan Abreu Galindo

Actualmente en la Cueva de Achbinico (situada detrás de la Basílica de Candelaria), existe una copia en bronce fiel a la imagen original, que permite acerse una idea de como debió de ser la antigua talla mariana.

Devoción en las Islas Canarias
Como patrona general del archipiélago, la Virgen de Candelaria, tiene un papel especial en las celebraciones religiosas de las Canarias, España. Como la talla original desapareció en el mar en 1826 a consecuencia de un aluvión, se creó una réplica que se encuentra actualmente en la Basílica de Candelaria, en Tenerife, siendo el autor el escultor orotavense Fernando Estévez. El 2 de febrero se celebra universalmente la Fiesta de la purificación de la Virgen, si bien en Canarias la festividad de Candelaria se celebra también en verano, el 15 de agosto, por ser ésta una fecha vinculada a antiguas festividades de los aborígenes de Canarias (guanches).

La Virgen de Candelaria, se encuentra en lo alto del altar-camarín de la Basílica de Candelaria, a donde pueden acceder los fieles varias veces al día cuando acaban las misas. La Virgen de Candelaria está entronizada en un trono de madera con motivos vegetales dorados y rodeada de dos ángeles a los lados, la virgen tiene un cuarto creciente (media luna) a sus pies, que hace alución al Apocalípsis 12, “Apareció en el cielo una señal grande, una mujer vestida de sol, con la luna a sus pies”. A la imagen de la virgen que es de vestir, se le cambian frecuentemente los mantos por otros de diferentes colores. En las fechas cercanas al 2 de febrero y al 15 de agosto (días de su fiesta), la imagen es bajada en secreto del camarín hasta colocarla en un trono procesional repujado en plata (que es uno de los dos tronos de plata que tiene, y que fue hecho por un artista lagunero). Tanto la Basílica de la Candelaria como la Virgen tienen la categoría de Bien de Interés Cultural, declarada como tal por el Gobierno de Canarias. En 1582, la Virgen de Candelaria, fue trasladada al municipio y ciudad de La Laguna como rogativa y protectora por las epidemias.

La Virgen de Candelaria visita cada siete años Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna, por decreto del que era obispo de la Diócesis Nivariense, Felipe Fernandéz García. En octubre de 2002, la imagen fue a Santa Cruz, siete años después irá a La Laguna, y así sucesivamente. «Se responde a un requerimiento realizado por los fieles cuando la imagen de la Virgen visitó la capital tinerfeña, en 1994, y el municipio de La Laguna, tres años más tarde, en coincidencia con la celebración del quinto centenario de la fundación de ambas ciudades». En octubre de 1994 permaneció casi dos semanas en la Iglesia Parroquia de San Francisco de Asís en pleno corazón de Santa Cruz. Fue nombrada Alcaldesa Honoraria del municipio y recibió la Medalla de Oro de la isla, concedida por el Cabildo Insular. También en ese año fue nombrada Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la Villa de Candelaria.[2] Después, en abril de 1997, la virgen volvió a salir de su basílica, esta vez para ir hasta la ciudad y el municipio de San Cristóbal de La Laguna, donde se hospedó en la Catedral de La Laguna con la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna.

La comunidad hindú de Tenerife también venera a la Virgen de Candelaria. Esta comunidad le ha regalado a la Virgen de Candelaria multitud de mantos ricamente bordados.

A la Virgen de Candelaria se la llama cariñosamente en Canarias “La Morenita”. En España existen otras vírgenes negras conocidas con el nombre de “morenita” o “moreneta” (esta última palabra en catalán) como la Virgen de Montserrat, (Barcelona, Cataluña) o la Virgen de Lluc, (Mallorca, Baleares).

Una canción popular de la Virgen de Candelaria dice:
“Virgen de Candelaria.

La más bonita, la más morena la que tiende su manto,
desde la cumbre hasta la arena.”

Devoción en Chile

Cuando el arriero Mariano Caro Inca, en los alrededores del año 1780 descubrió una pequeña figura tallada en piedra de tan sólo 14 centímetros de alto, en los faldeos cordilleranos del salar de Maricunga, jamás pensó el arraigo y fervor popular que despertaría la veneración de esta imagen que fue conocida posteriormente como Virgen de las Candelas y actualmente como Virgen de la Candelaria.

En Copiapó, en el antiguamente llamado “pueblo de los indios” y que hoy reconocemos como pueblo “Manuel Antonio Matta”, lugar de origen de la familia Caro, comenzó el culto a la virgen en un oratorio. En el año 1800 se erige la capilla que congregaba a los fieles en torno a la imagen. Esta capilla fue devastada por el terremoto de 1922, conservándose solamente la cúpula y la estructura a base barro, paja y brea que la sostiene y que la mantiene en pie hasta el día de hoy.

Posterior al terremoto se inicia la construcción de una nuevo edificio religioso, que albergará a la inmaculada. En un sector inmediatamente contiguo se levanta la que actualmente conocemos como Iglesia de la Candelaria y que es el lugar a donde concurren por años, miles de fieles a testimoniar su fe, demostrando que la religiosidad popular ha alcanzado hondas raíces en nuestra región Siendo el 2 de febrero el día oficial de la Virgen, se ha institucionalizado el primer domingo del mes de febrero, el día en que se realiza la procesión, en donde la imagen es acompañada por un centenar de cofradías y bailes religiosos de múltiples y diversas formas y colores en sus atuendos e instrumentos musicales. Estos bailarines son conocidos popularmente como “Chinos de la Candelaria”. Paralelamente a la fiesta religiosa, se realiza una gran feria comercial que congrega a una gran cantidad de comerciantes venidos desde distintas localidades de nuestro territorio, con una gran variedad de productos que ofertan a la comunidad asistente a la fiesta.

La Fiesta de la Candelaria congrega en sus días de veneración a unas 80.000 personas y constituye la principal festividad religiosa de la III Región de Atacama de Chile.

La Procesión de las Candelas se realiza en la vigilia del día de la fiesta litúrgica de la Presentación del Niño Jesús en el Templo. Esta procesión, el 1 de febrero a las 21.00 horas, es además un hermoso espectáculo, ya que los participantes llevan velas para recorrer el tramo de la peregrinación por calles aledañas al Santuario. La tradición de la fiesta señala el 2 de febrero como el día en que Mariano Caro encontró la imagen que dio origen a esta fiesta, por lo que también en la noche anterior, las personas cantan el “cumpleaños feliz” a la Virgen, le llevan regalos y le ofrecen un esquinazo.

El 2 de febrero a las 11.00 de la mañana, tiene lugar la Bendición de los niños. Las familias llevan a los más pequeños al Santuario, para recibir la bendición del Obispo. Esta es una celebración adaptada para ellos, con un lenguaje muy claro y pedagógico, con cantos y dinámicas.

El sábado 4 a las 21.00 horas se realizará el encuentro de la Virgen con el mundo del trabajo. En uno de los eventos más tradicionales, los mineros, temporeros, obreros y trabajadores en general se reúnen en el Santuario para rendir homenaje a la Virgen, recibir la bendición sobre sus empresas, faenas mineras, predios, y recordar a los mineros fallecidos en el año.

Para finalizar la fiesta, el domingo 5 se celebrará la Misa solemne a las 10.00 de la mañana, en la que los miembros de los Bailes religiosos participan con sus saludos tradicionales y sus cantos. Por la tarde, a las 17.00 es la procesión de los bailes, en la cual dura alrededor de más de tres horas ante una gran cantidad de espectadores y creyentes, después de la cual se celebra la misa. El día lunes 6 se realiza la misa por los chinos difuntos a las 11.00 de la mañana, y por la tarde la procesión de despedida, en la que participan los bailes que aún no han vuelto a sus lugares de origen. Con la misa después de esta procesión y la despedida a la virgen por los bailarines prometiendo en forma emotiva volver el proximo año,se pone fin a la más importante fiesta de piedad popular de la diócesis de Copiapó.

Devoción en el Perú
La Virgen de la Candelaria es la patrona de la ciudad de Puno, Perú. Está asociada a la Pachamama (culto a la tierra), el lago Titicaca, las minas y el trueno; además de simbolizar, la pureza y la fertilidad. En ella convergen también las esperanzas de los desvalidos y la tenaz fe de los creyentes.

La celebración de la Virgen de la Candelaria de Puno es una celebración dura 18 días y se presentan más de 200 danzas, en estos días se juntan hombres y mujeres, ancianos, jóvenes y niños que no cesan de bailar para la Virgen, agradeciéndole así los beneficios y milagros que les permiten seguir viviendo. En esta fiesta sin igual, la ciudad entera se une en regocijo y en un mar de color, mística y danza, ante un mudo testigo principal como son las frías y tranquilas aguas del majestuoso Lago Titicaca.

Se inicia la Fiesta de la “Mamacha Candelaria” el 24 de enero y culmina el 18 de febrero como preludio del Carnaval. En ese lapso se congregan en el lugar, y entregadas en absoluta devoción a la Virgen, unas setenta bandas musicales, algunas compuestas hasta por 300 personas, entre músicos y bailarines.

Los integrantes de estas bandas no bailan ni tocan todo el jubileo, sino que se relevan constantemente ayudando a que la música, la veneración y la celebración continúen sin que nada ni nadie pueda detenerla.

En los primeros días, los danzarines ensayan lo que será su paso por las calles en corzos pletóricos de alegorías, para estar a punto cuando se dé su participación en el Concurso de Danzas Folklóricas. A toda hora se escuchan por algunas arterias de la ciudad los más variados ritmos de la región, interpretados por artistas que, acompañados de unas cervezas, empiezan ya a circular como prólogo al jolgorio que en breve se desatará.

A las tres de la mañana del primero de febrero, el Alferado -organizador y responsable monetario de la festividad- sube a la cima del cerro Azoguini en los alrededores de la ciudad, acompañado de unos cuantos músicos y de sus invitados, dando comienzo así al rito a la Virgen, ofreciendo licores, rezos e incluso detonando bombardas por todo lo alto, haciendo vibrar al expectante pueblo puneño.

Grupos ataviados con disfraces bolivianos, dirigiéndose al centro de la ciudad para participar en las festividades multicolores atuendos mostrados a través de la danza de Oruro, denominada “La Morenada”.

Al despuntar el alba, “La Pandilla” – como se denomina a quienes realizan la ceremonia en el cerro- desciende bailando dirigiéndose hasta la iglesia San Juan Bautista, donde se ubica el santuario de la Virgen, preparándose para las misas que se realizarán al aparecer los primeros rayos del sol. Por la tarde, en la Entrada de Cirios, el Alferado y la Alferada, su esposa, salen de su hogar portando la imagen del niño Jesús seguidos por las autoridades y allegados en devota marcha hacia la iglesia de San Juan, llevando velas y cirios encendidos.

La noche previa al día central, tienen lugar las misas de vísperas para luego escuchar el tronar de los fuegos artificiales que iluminan con su resplandor el cielo del altiplano puneño, teniendo como fondo musical los melodiosos acordes entonados por bandas de músicos. La ocasión es propicia para que el Alferado agasaje a la concurrencia con ponche, anisado y cerveza en la entrada de la iglesia, hasta llegada la noche.

Devoción en otros lugares
Bolivia

* En Copacabana (La Paz), se celebra con el nombre de la Virgen de Copacabana, en diferentes fechas del año.
* En la ciudad de Oruro, se celebra durante el carnaval con el nombre de la Virgen del Socavón.
* En Aiquile,Cochabamba, Bolivia, se celebra durante una semana (entre el 2 y 9 de Febrero), con el nombre de la Festividad de la Virgen de Candelaria, patrona del lugar.

Estados Unidos

* En la ciudad de San Antonio (Texas, Estados Unidos) se encuentra una imagen de la Virgen de Candelaria, probablemente debido a que la ciudad fue fundada por varias familias isleñas.

Colombia

* En Medelllín, tienen como Patrona a la Virgen de la Candelaria, además sale en el escudo de la ciudad.[3] Igualmente, la primera catedral de la hoy Arquidiócesis de Medellín fue la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria.[4]
* La patrona de Cartagena de Indias, es la Virgen de la Candelaria, al igual que es la patrona de Magangue, segunda ciudad del departamento de Bolívar, donde se dice que ella es la que contiene al Mohan, ser mitológico que habita en el río Magdalena y de no ser por ella ya habría devorado a toda la población haciendo crecer al río. El 2 de febrero llegan romerías de gente de toda la costa y de Venezuela a cumplir las promesas ofrecidas.
* En Candelaria (Valle del Cauca) se celebra cada año la Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria.
* En [[Bagadó (Chocó)]] se celebra con gran regocijo la Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, al igual que en municipios como Certeguí y pueblos como Paimadó y Beté.

México

* En Tlacotalpan, en el Estado de Veracruz, tienen como patrona a la Virgen de la Candelaria.
* En el pueblo de Quitupan, en Jalisco la Virgen de Candelaria es la patrona del pueblo y es de singular significancia para las familias puesto que la mayoría son inmigrantes y cada vez al pasar la frontera se encomiendan a ella para poder llegar a su destino.

Cuba

* En Camagüey la Virgen de Candelaria es la patrona de la ciudad, encontrándose una talla suya en el altar mayor de la Parroquia Mayor.

Costa Rica

* En la ciudad de Esparza, Puntarenas, la Virgen de Candelaria es la patrona de la ciudad.

Honduras

* En Sabanagrande, Francisco Morazán, la Virgen de la Candelaria es la patrona de la ciudad.

Uruguay

* En Punta del Este, Maldonado, se encuentra la Iglesia de la Candelaria.

Wikipedia



2 comentarios »

  1. m EGUSTARÍA SABER MAS SOBRE LOS MILAGROS DE LA VIRGEN Y QUE PETICIONES ATEINDE MAS.-
    SOY CREYENTE PERO NO CATOLICA PRACTICANTE PERO NO SE PORQUE ESA VIRGEN ME ATAPA TANTO

  2. me gustaria q contaran la historia de ella y a quien fue que se le aparecio

Tu opinión es importante. Escribe un comentario