El satélite Simón Bolívar ya está es su órbita definitiva

Por • 9 nov, 2008 • Sección: Noticias Nacionales

Satélite Simón Bolívar alcanzó su órbita definitiva

El sábado a las 5:03 de la mañana, hora de Venezuela, el Venesat-1 alcanzó su posición orbital final: 36.500 kilómetros de altura, sobre el ecuador, a 78 grados oeste de longitud.

Este sábado 8 de noviembre a las 5 y 3 minutos de la mañana, hora de Venezuela, el Satélite Simón Bolívar fue ubicado en su posición orbital final: 36.500 kilómetros de altura, sobre el ecuador, a 78 grados oeste de longitud.

El pasado 29 de octubre, un cohete chino Larga Mancha 3B puso al satélite Simón Bolívar en órbita a una altura inicial de unos 200 kilómetros, aproximadamente. Pero ese era sólo el primer paso: el satélite tenía que alcanzar los 36.500 kilómetros de altitud para llegar a lo que se conoce como una “órbita geoestacionaria”, que le permitiría estar, en apariencia, inmóvil en el cielo, lo que nos permitiría fijar una pequeña antena parabólica apuntando hacia él y captar su señal.

Todo satélite artificial colocado en órbita a 36.500 kilómetros del planeta Tierra tarda exactamente 24 horas en dar una vuelta al planeta. Como la Tierra también tarda 24 horas en girar sobre su eje, el satélite parecerá estar inmóvil en el cielo, como si estuviera en la cúspide de una gigantesca torre de 36.500 kilómetros construida desde Ecuador, a unos pocos kilómetros de Quito, en las coordenadas 0º, 78º oeste. Paradójicamente, quien tenía que dar el permiso para usar esa posición no era la nación ecuatoriana, sino Uruguay, a quien había sido asignada dicha locación por parte de los organismos internacionales encargados de la administración del espacio.

Esta posición (encima de Suramérica) permite que su señal se extienda desde el sur de México hasta el norte de Argentina y Chile; el Presidente Hugo Chávez ha reiterado que el satélite estará a las órdenes de toda Latinoamérica para proyectos sociales.

Satélite ya en control venezolano

A partir del 6 de noviembre en horas de la mañana y hasta el fin de su vida útil, la totalidad de la comunicación con el Satélite se realiza desde las Estaciones de Control venezolanas. Con un tiempo de vida útil de quince años, el satélite Simón Bolívar fue construido por la Academia China de Tecnología Espacial, institución que además formó a profesionales venezolanos para el manejo del satélite.

La ministra de Telecomunicaciones e Informática, Socorro Hernández, informó que en 2009 se distribuirán 3 mil antenas para captar la señal del satélite, y que serán las comunidades organizadas las que se encargarán de su mantenimiento y uso. Estas son antenas parabólicas pequeñas, de menos de un metro de diámetro (parecidas a las de DirecTV), que permitirán captar y usar los servicios del satélite (televisión, Internet, etc.). Son distintas a los dos grandes centros de control ubicados en El Sombrero (Guárico) y Luepa (Bolívar), cuyas gigantescas antenas permiten controlar el satélite.

En los próximos días, los expertos que se encuentran en la base terrena de control central, ubicada en el estado Guárico, procederán a realizar las pruebas de rigor al satélite para demostrar su óptimo funcionamiento. “Luego de que coloquemos al satélite Simón Bolívar en su órbita, iniciaremos pruebas vinculadas a la operatividad de los sistemas y a todos los equipos en general”, adelantó el jefe del proyecto Venesat-1, Luis Holder, en días pasados.

Detalló que cuando el satélite venezolano pase exitosamente todas las pruebas protocolares, éste comenzará a transmitir sus señales durante el primer trimestre de 2009, momento para el cual la telemedicina y tele-educación beneficiarán a todos los venezolanos. Del mismo modo, enfatizó que el área de cobertura que tendrá el primer satélite venezolano incluye a gran parte de Centroamérica, todo el Caribe y Suramérica, y que sus funcionalidades estarán enmarcadas en convenios de cooperación Sur-Sur para fortalecer la integración de los países y favorecer a sus pueblos.

RNV y Yvke Mundial
08/11/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario