Sofía Imber

Por • 30 oct, 2008 • Sección: Personajes

Sofía Imber… ¿Una herencia comprendida?

Sofía Imber, nació en Soroca (Rumania), el 8 de mayo de 1924, y fué hija de Naum Ímber y Ana Barú, con quienes llegó a Venezuela en el año 1930. Se identificaba a sí misma  como “sobreviviente”, recordando  cuando sus padres huyeron de los bolcheviques, la situación económica no era la ideal para recibir a un nuevo miembro en la familia. “Cuando yo nací nadie me deseaba. Y mi padre, que no era para nada religioso, dijo un buen día: ‘Dios nos la dio y Dios nos la debe quitar’. Pero mi mamá no quiso y me alimentó con cucharitas de té. Y resulta pues, que sobreviví”.

En 1946 se mudó a Bogotá (Colombia) para trabajar en la revista Sábado, bajo la supervisión de Plinio Apuleyo Mendoza Neira. Cerca de los años cincuenta, cambió nuevamente de residencia y se estableció en Francia. Más tarde vivió en Bélgica, donde su primer esposo, Guillermo Meneses, ejercía funciones diplomáticas. De este matrimonio nacieron cuatro hijos: Sarah, Adriana, Daniela y Pedro Guillermo.

En Europa llevó adelante un intenso contacto con el mundo artístico, incluso con figuras desconocidas en la época, como Vasarely y Schöffer, entre otros. Asimismo, conoció a un grupo de artistas plásticos venezolanos, denominados “Los Disidentes”, radicados en París, quienes luego darían renombre internacional a Venezuela.Como resultado de la mezcla entre los dos campos que domina, en la década de los sesenta fundó, junto a Meneses, la revista Crítica, Arte y Literatura (CAL) y pasó a presidir la Asociación Internacional de Críticos de Arte.
Después, formó parte de la Junta Directiva del Museo de Bellas Artes, al tiempo que fungía como Directora de la revista Variedades. En 1967 la Unesco le otorgó la Medalla Picasso, y ésta fue la primera oportunidad en que tal reconocimiento fue concedido a una mujer.

En 1969 estrenó en las pantallas de televisión del país, a través del canal 8 (Venezolana de Televisión), su programa “Buenos días” en el cual entrevistó, junto a su segundo esposo, Carlos Rangel, a renombradas personalidades del ámbito nacional e internacional. Este novedoso espacio informativo perduró más de veinte años a lo largo de los cuales se transmitió en diversos canales nacionales. Paralelamente, realizó segmentos de corte educativo, como “Sólo para adultos”, que se transmitía en horario nocturno. En 1976 dio inicio al programa televisivo “Sólo con Sofía”, que se mantuvo en el aire hasta 1982.

Su destacada labor como comunicadora social la hizo merecedora, en 1971, del primer Premio Nacional de Periodismo que se otorga a una mujer en Venezuela. Ese mismo año publicó su autobiografía, titulada: Yo, la intransigente. Entre 1975 y 1996 fue directora de las páginas culturales del diario El Universal. Esta labor fue compartida con la dirección del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, tarea que había asumido desde 1973, cuando fundó este centro cultural, el cual lleva su nombre desde 1990. El espacio ha sido reconocido por albergar la colección artística más importante de América Latina, que comprende obras de Picasso, Matisse, Segal, Moore, Rivers, Botero, Reverón, Vigas, entre otros. En el año 2001, Sofía Ímber fue removida de este cargo por el presidente Hugo Chávez Frías.

En 1991 se convirtió en productora y conductora del espacio radial “La Venezuela posible”. Y cinco años más tarde retomó la televisión al ser productora y conductora del programa “Sofía”, transmitido por CMT, en el que entrevistó a personalidades de las áreas política y cultural.

Sofía Imber y su legado.
El MACCSI: desde sus inicios hasta la fecha en que fue delegada de su cargo en el 2001por mandato presidencial del Presidente Chávez, el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imber, fué concebido  para la  participación de toda la colectividad, gracias al desarrollo de programas formativos que surgen en torno a cada exposición. Éstos fueron puestos en práctica con miras a que el público se involucrara activamente con el arte; se familiarice con él, y se beneficiara de su valor y mensaje. Igualmente, en el museo se realizaban investigaciones cuyo fin era dar a conocer a nuevos creadores, formar criterios estéticos en las nuevas generaciones, y sensibilizar al público sobre las vanguardias artísticas.

Los principales objetivos de esta Institución fueron: formar y conservar una colección de obras de artistas venezolanos y extranjeros cuyo trabajo se enmarcaría en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial; organizar exposiciones temporales de artistas contemporáneos; promover en Venezuela, en la forma más amplia, la apreciación y el conocimiento de la plástica de nuestro tiempo y ser vehículo para que se hagan accesibles al público las colecciones y obras de arte que existen en el país.

Museo de Arte Contemporáneo de CaracasEn 1973 se creó la Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, constituida por una Junta Directiva y presidida por Sofía Ímber elegida por unanimidad y un Comité de Miembros Principales y Suplentes. El museo abrió sus puertas al público el 20 de febrero de 1974. Su organización interna contemplaba la Dirección y las Gerencias de: Investigación, Desarrollo de Exposiciones, Difusión, Educación, Conservación y Restauración, Administración, Operaciones y Extensiones, divididas a su vez en Unidades que desarrollan funciones específicas. En la actualidad, cuenta con una superficie de 16.000 metros cuadrados repartidos en cinco pisos entre salas de exposiciones, sala de usos múltiples, talleres, biblioteca, tienda, galería, librería, así como laboratorios, bóvedas y oficinas.

El Museo propició la creación de dos salas externas para exposiciones y actividades pedagógicas; la Sala Cadafe, Extensión Este, y la Sala Ipostel, Extensión Oeste, ambas dotadas de bibliotecas y ubicadas en sectores de la ciudad de Caracas, carentes de servicios de esta índole. Igualmente, y con el objeto de promover la descentralización de la cultura creó en 1988 el Museo de Arte de Coro en el Estado Falcón.

La polltica del museo desde su creación en relación con su colección,  se resumió  en la adquisición de obras capitales realizadas por los grandes creadores del arte contemporáneo: Auguste Rodin, Claude Monet, Aristide Maillol, Maurice de Vlaminck, Wassily Kandinsky, Emil Nolde, Maurice Utrillo, Marc Chagal,Jean-Gabriel Chauvin, Henri Matisse, Pablo Picasso, Georges Braque, Fernand Léger, Alberto Magnelli, Josef Albers, Alexander Calder, Auguste Herbin, Victor Vasarely, Alexander Archipenko, Lucio Fontana, Wen-Ying Tsai, Jean Dewasne, Edgar Negret, Nicolas Shöfer, Max Ernst, Marcel Duchamp, Joan Miró, Jean Arp, Serge Poliakoff, Emile Gilioli, Zoltan Kemeny, Julius Bissier, Pierre Alechinsky, Antonio Tàpies, Jean Dubuffet, Francis Bacon, Eugène Biel-Bienne, Fernando Botero, Giangiacomo Spadari, Jacques Monory, Hervé Télémaque, Emilio Tadini, Patrick Caulfield, Red Grooms, Valerio Adami, Larry Rivers, Robert Rauschenberg, Richard Lindner, John Davies, Edward Kienholz, George Segal, José Luis Fajardo, Juan Bordes, Rogelio Polesello, Richard Smith, Larry Bell, Costas Tsoclis, John Latham, Michelangelo Pistoletto, Jiri Kolar, Baltasar Lobo, Pavlos, Kenneth Armitage, Henry Moore, Lynn Chadwick.

Borges, Luis Guevara Moreno, Alirio Palacios, Régulo Pérez, José Antonio Dávila, Édgar Sánchez, Manuel Espinoza, Carlos Medina, Alirio Rodríguez, Cornelis Zitman, Manuel Quintana Castillo, Luisa Richter, Marietta Berman, Mary Brandt, Teresa Casanova, Ángel Hurtado, Ramón Vásquez Brito, Mercedes Pardo, Carlos Hernández Guerra, Oswaldo Vigas, Marius Sznajderman, William Stone, Javier Level, Milton Becerra, María Teresa Torras, Harry Abend, María Eugenia Bigott, Rafael Barrios, Adrián Pujol, Marcos Salazar, Ernesto León, Óscar Armitano, Jorge Stever, Victor Lucena, Carlos Zerpa, Miguel von Dangel y Antonio Lazo, entre otros muchos.

Obras de escala universal que pertenecen a la Colección Permanente del Museo están incorporadas a la arquitectura del edificio; otras están ubicadas a la vista del público en los jardines circundantes.
El espacio Soto. Se trata de obras monumentales adaptadas a ambientes exteriores e interiores. Los murales Amsterdam y BIV en una de las entradas del Museo; la Progresión Caracas 1 y Progresión Caracas 2 situadas en el primer nivel dentro del Museo, y el mural Signals en la entrada principal.

Una gran escultura de Gego, diseñada especialmente por esta artista para el ámbito exterior del ala sur del Museo, también pudo apreciarse otrora,  desde el interior a través de los ventanales. Esta obra fue realizada con base en tensores en tres niveles y gruesas cuerdas de nylon que traman el espacio y se integran plenamente a la arquitectura.

Otra obra, la obra en madera Ambiente Espacial de Lucio Fontana, situada en el segundo nivel, es un laberinto imaginario donde el espectador pierde sus puntos de referencia para reencontrarlos con el descubrimiento de los cortes insondables que el artista imprime a su obra.

Hasta 1992 se han fueron realizadas en este Museo 300 exposiciones. Su programa se llevó a cabo en proporciones equiparables en lo que respecta a artistas venezolanos y extranjeros. Entre las exposiciones más importantes destacaron:  Pablo Picasso, Henry Moore, Paul Klee, Fernand Léger, Francis Bacon, Joaquín Torres García, Robert Rauschenberg, Richard Smith, Armando Reverón, Fernando Botero, Jesus Soto, Alejandro Otero, Carlos Cruz Diez, José Luis Cuevas, Julius Bissier, Larry Rivers, Red Grooms, Rafael Monasterios, Juan Félix Sánchez, Bárbaro Rivas, Héctor Poleo, Víctor Valera, Jacobo Borges, Francisco Toledo, Carlos R. Villanueva, Baltasar Lobo, Lynn Chadwick, George Segal, Pedro León Zapata, Antonio Lazo, Pedro Centeno Vallenilla, Alirio Rodríguez y Joseph Beuys.

Grandes colectivas presentadas en el MACCSI figuraron como hitos en la historia de la plástica en nuestro país, entre otras, “La Colección Michener”,”EI Espíritu Dadá”, “EI Movimiento Cobra”, “Contrastes de Formas”, en torno al arte geométrico-abstracto de la Colección de l Museo de Arte Moderno de Nueva York; “Tesoros del Dibujo Moderno”, “La Colección Joan y Lester Avnet”, “Cien Años de Pintura Venezolana”, “Transparencia Azul”, una selección de las más recientes manifestaciones artísticas de los países escandinavos, “Cadencias”, obras de artistas italianos de vanguardia, “Entre Trópicos. Artistas Contemporáneos de los Países Miembros del Grupo de Río”, una novedosa propuesta de artistas jóvenes latinoamericanos, así como numerosos Salones y Bienales Nacionales.

El museo, con veinte años de fundado, gozó de gran prestigio internacional, la difusión de este centro cultural se hizo efectiva mediante un dinámico programa didáctico que abarcó ediciones y actividades complementarias a las exposiciones: Catálogos, guías de estudio para diferentes niveles de enseñanza material en sistema Braille, libros y monografías sobre artistas, períodos y estilos, videos y audiovisuales, textos analitos y críticos sobre arte, afiches y otras publicaciones como paneles didácticos, tarjetas y láminas, constituyen un importante aporte a los propósitos de difusión del museo.

Las visitas guiadas a las exposiciones se ofrecieron tanto a grupos organizados previamente a través de citas, como a los que de manera espontánea se originan a la entrada del museo. Igualmente, tuvieron lugar talleres para niños y adultos, además de seminarios sobre artes plásticas para profesores de esta materia y público interesado en general.

El museo se propuso solidarizarse  con el programa de educación artística del sistema educativo nacional. Llegando a los centros de enseñanza mediante actividades de motivación, como proyecciones y exposiciones itinerantes, poniendo a su alcance material de consulta de gran utilidad para los estudiantes. El MACCSIBUS, fue otro importante servicio creado por el museo para llevar el arte a los núcleos urbanos y poblaciones del interior. De esta manera, la cultura llega a los barrios y urbanizaciones, a los centros escolares más apartados, a los hospitales y centros geriátricos, todo dentro de un dinámico plan de participación con la comunidad, que alguna vez en realidad lo fue.

Entre multiples premios nacionales e internacionales, es la única mujer (hasta marzo de 2008) a quien se le ha otorgado el Premio Nacional de Periodismo de Venezuela. También recibió el premio nacional de artes plasticas en reconocimiento a su labor de estimuladora del proceso creativo en Venezuela. Fue la primera latinoamericana en recibir la “Medalla Picasso” que otorga la Unesco.Ha recibido asimismo la legion de honor en grado de chevalier del gobierno frances, la orden isabel la catòlica en su mayor grado del gobierno español y multiples otras condecoraciones internacionales
Entre las multiples condecoraciones y reconocimientos que ha recibido se encuentran el “Premio Nacional de Artes Plásticas” y “Orden Libertador” (Venezuela), “Medalla Picasso” (UNESCO) “La Legión de Honor” en grado de Gran Oficial (Francia), Águila Azteca (México) “Orden Boyacá”. (Colombia), “Orden al Mérito” (Italia), “Orden de Mayo” (Argentina), “Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral’ (Chile), “Orden de Río Branco» (Brasil), “Orden del Mérito Civil” (Reino de España) y muchas otras.
Su hermana Lya, nacida en 1914, fue la primera mujer graduada de médico en Venezuela. Sofía Imber estudió Periodismo en Caracas y obtuvo la licenciatura en los años cuarenta. En el ejercicio de su profesión se cuentan colaboraciones a publicaciones nacionales e internacionales, pero además, el ingreso al área televisiva con un programa de opinión pionero en lo que a periodismo venezolano se refiere. Escribió para los diarios El Nacional, Últimas Noticias y 2001; revistas como Élite, Momento y Kena, en Venezuela. También hizo colaboraciones para El Tiempo, de Colombia; La Nación, de Argentina; y El Excelsior, de México.

Julio César Alcubilla B
THP
14/10/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario