Trayectoria de la depresión tropical Ike

Por • 14 Sep, 2008 • Sección: Noticias Internacionales

Como depresión tropical, Ike se desplaza hacia Arkansas

Se espera que el meteoro lleve fuertes lluvias a una amplia zona que podría llegar hasta la frontera con Canadá.

La debilitada depresión tropical Ike avanzaba este domingo hacia el norte tras azotar la costa de Texas convertida en un huracán de categoría 2, inundando pueblos costeros, cortando el suministro de electricidad a millones de personas y paralizando Houston, el centro petrolero de Estados Unidos.

Ike se degradó hoy a depresión tropical en su camino hacia Arkansas, en una trayectoria hacia el norte del país que se espera lleve fuertes lluvias a una amplia zona que podría llegar hasta la frontera con Canadá.

Rescatistas intentaban avanzar entre los escombros e inundaciones en las ciudades costeras de Texas, después de que Ike anegara cientos de miles de kilómetros del litoral.

El muro de contención que protege a la isla de Galveston, donde Ike arribó primero, estaba lleno de escombros de botes y restos de edificios destrozados.

Los escombros e inundaciones han dificultado el intento de los rescatistas de recorrer por completo Galveston, donde cerca de 10 mil personas ignoraron la orden de abandonar la isla.

Las intensas lluvias en Houston amenazaban con más inundaciones, lo que podría complicar los esfuerzos de rescate.

Ike generó una gran devastación a su paso, y los funcionarios están recién comenzando a evaluar los daños, que según estimados iniciales, serían de miles de millones de dólares.

El poderoso frente que detuvo cerca de un cuarto de la producción de petróleo crudo de Estados Unidos y capacidad de refinar combustible, inundó la isla de Galveston y paralizó Houston, la cuarta ciudad más grande del país, destrozando ventanas de rascacielos y llenando las calles de escombros.

“Este huracán ha causado devastación en Texas y Luisiana”, dijo David Paulison, administrador de la Agencia de Administración Federal.

Residentes empiezan a regresar
Cerca de dos millones de personas fueron evacuadas antes de que Ike tocara suelo la mañana del sábado. Por ahora, los funcionarios llamaron a los residentes a mantenerse alejados, pero muchos han vuelto a la ciudad a evaluar los daños, pese a los cortes en los suministros de energía y la escasez de combustible.

Hubo “daños enormes” al abastecimiento energético, dijo el gobernador del estado de Texas, Rick Perry. Cerca de 4.5 millones de personas podrían estar sin energía por semanas.

Ike causó la mayor interrupción en el suministro eléctrico en Estados Unidos en al menos tres años, y generó un fuerte aumento en los precios del combustible por bombeo. Los operadores petroleros podrán reaccionar durante una sesión de movimientos electrónicos que se desarrollará este domingo.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, afirmó que es demasiado pronto para determinar el grado de los daños causados por Ike a la producción de gasolina y los gasoductos, mientras que los funcionarios observan atentamente indicadores de bombeo.

“El secretario de Energía nos informó acerca de los reportes preliminares sobre la producción de combustible, la distribución de los gasoductos, y es un poco temprano como para evaluar completamente en qué lugar estamos”, aseguró Bush a periodistas.

Funcionarios federales y estatales recorrerán hoy las zonas afectadas, mientras que Bush anunció que visitará la zona el martes para manifestar su solidaridad con los damnificados.

La Jornada
Reuters
14/09/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario