Unidos en una sola polití­ca

Por • 7 Ago, 2008 • Sección: Tribuna Abierta

EL EJE ESTRATÉGICO “CARACAS-BRASILEA-BUENOS AIRES”: LA POLÍTICA SURAMERICANA DEL FUTURO INMEDIATO

La propuesta del Presidente Chávez Frías de “caminar en segundos” hacia la consolidación del “eje estratégico” Suramericano sobre la base de los países: Brasil, Argentina y Venezuela con la voluntad de sus respectivos Gobiernos, es una política de Estado puesta en trabajo coordinado para la unión continental que abarca desde el rio Bravo (rio Grande para los green-go) hasta la Patagonia. Junto a esta propuesta en curso, está la elevada a consideración de los países latinoamericanos por el Presidente Lula del “Consejo de Defensa Suramericano”.

El “eje estratégico” es la búsqueda práctica de la necesidad de alcanzar la unión efectiva de los países Suramericanos (léase: desde Méjico pasando por Centroamérica y El Caribe hasta Argentina) para lograr un equilibrio efectivo en el uso “inteligente” de las ventajas reales que la Región Suramericana tiene y contiene frente a las realidades objetivas actuales de Europa, los Estados Unidos de América y el histórico continente Asiático. En consecuencia a esa decisión política varios paradigmas se han derrumbado. El proceso de deslastre en evolución que significa desmontar la “Dependencia” con y hacia los “centros de poder” (léase: Washington; Europa y algún país asiático). La caída paulatina del poder real de las oligarquías continentales apoyadas por los centros de poder frente a las reacciones y las políticas “nacionalistas” que han venido asumiendo los poderes populares, en democracia, con sus votos a favor de líderes continentales que se han venido identificando con sus necesidades en las áreas de salud, educación, alimentación, bienestar en desarrollo, los pueblos originarios y sus propias realidades y aspiraciones históricas y, particular y principalmente, con el mundo de las ideas (ideologías históricas-nacionales). Así mismo, la superación de la supuesta incapacidad de afrontar “políticas de Estado” que busquen la conjunción de objetivos estratégicos y tácticos para alcanzar un crecimiento sostenido favorable a los pueblos de toda la Región. El superar la desunión política continental promovida y adobada por Washington en consecución de sus políticas del siglo XIX por “sucesos” (golpes de estado, asesinatos, estrangulamiento económico, etc) contrarios a los objetivos geoestratégicos y geopolíticos de los Padres de las Patrias como se pudo objetivar en la Reunión del Grupo de Rio en Santo Domingo y la de Cancilleres en la OEA; el discurso de Nicolás Maduro en respuesta a Condoleezza Rice en Panamá; la “fuerte” reacción de los países de la Región ante las acciones militares del Gobierno de Colombia con la violación del suelo patrio de Ecuador; el uso indebido de símbolos históricos de la Cruz Roja y de la violación de la ética periodística con el uso del logo de TELESUR con la finalidad de alcanzar logros militares en “guerra civil”.

El “eje estratégico” está demostrando su capacidad de crecimiento cuando, ejecutivamente, la Presidentes Cristina Fernández y los Presidentes Lula y Chávez están en permanente diálogo y en reuniones “face to face” dando una demostración de superación histórica, de pragmatismo gubernamental, de ejecutividad en las decisiones comunes y favorables en el marco de la consolidación de las bases políticas- económicas-gubernamentales que sirvan de base fundamental para la adhesión, a futuro y paulatinamente, del resto de los países de toda la Región Suramericana. Mirando a esa imagen “imperialista” que nació en los Estados Unidos de América del “charro mejicano” sentado, adormilado con un grande sombrero “mejicano”; de las tesis culturales de desprecio hacia nuestros pueblos originarios y demás habitantes del continente; de la supuesta incapacidad de gobernarnos, nos atrevemos a decir que, más pronto que tarde, esa ideología despreciable pudiera hacer “implosión” con consecuencias muy interesantes para la Región si somos capaces de “gerenciar” tales futuras realidades.

Pero toda realidad objetiva, siempre, contiene su “manzana podrida”. Desgraciadamente y a pesar de nuestro interés de no querer hacer mención de ello, es necesario hacerlo para “su conocimiento y fines consiguientes”. El Gobierno de la hermana República de Colombia ha tomado la decisión ejecutiva de enviar un contingente de soldados colombianos a combatir en Afganistán. Lo mencionamos con conocimiento de causa; el periódico español “El País”, con foto del señor ministro de defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, “el candidato”, pasando revista a tropas españolas junto a la Ministra para la Defensa de la Corona Española, doña Carmen Chacón. La noticia en cuestión hace todo un despliegue informativo de tan importante decisión del Gobierno colombiano mencionando la importancia para los soldados españoles en Afganistán donde “muchos soldados de las unidades españolas enviadas al exterior son colombianos”. El artículo firmado por M. González -Madrid- y por R. M. de Rituerto –Bruselas- (sede de la OTAN), manifiesta que: “…Con todo, la más interesada en la operación es Colombia. La participación en el conflicto de Afganistán reforzará su papel como interlocutor privilegiado de EE UU y sus aliados en Latinoamérica. De entrada, participará en las reuniones periódicas que mantiene la OTAN con los países que contribuyen a la ISAF y no pertenecen a la organización (14 de 40)…” Consideramos que si ambos reporteros y el periódico “El País” imprimen tamaña aseveración de considerar a Colombia como el “…interlocutor privilegiado de EE UU y sus aliados en Latinoamérica…” ello nos obliga a hacernos las siguientes preguntas: ¿será que Chávez tiene razón cuando, continuamente, repite que le ha informado al Rey de España, don Juan Carlos, que perciba los cambios (profundos), la “revolución democrática”, que está “en pleno desarrollo” en Suramérica (la Región)? ¿Será que los países de la OTAN y sus aliados (¿”lacayos?”) no se dan cuenta del “proceso revolucionario” en curso en la Región? ¿Será que los países capitalistas tienen planes muy concretos para tratar de continuar con la “Dependencia” que ha subsumido a nuestro continente, nuestros pueblos originarios, nuestras sociedades, nuestros desarrollos como países libres y soberanos? Ahora, creemos, hemos entendido la “razón de ser” (Raison d`Etat) de la reactivación de la 4ta Flota.

(http://www.elpais.com/articulo/espana/Colombia/reforzara/Espana/Afganistan/elpepuesp/20080807elpepinac_1/Tes)

Miguel Ángel del Pozo
delpozo14@gmail.com
07/08/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario