Un buen número

Por • 1 Ago, 2008 • Sección: Política Internacional

Siete presidentes y un gran problema

Siete presidentes, delegados de 24 países y un problema -el narcotráfico-, son los protagonistas de la cumbre antidrogas que termina este viernes en Cartagena Colombia.

Aunque la cumbre empezó el jueves, los pesos pesados llegan este viernes: los presidentes de México (Felipe Calderón), El Salvador (Antonio Saca), Guatemala (Álvaro Colom), Panamá (Martín Torrijos), República Dominicana (Leonel Fernández) y Colombia (Álvaro Uribe).

A ellos se suma de manera inesperada el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, quien este jueves despejó las incertidumbres sobre su participación. “Mañana viajo a la cumbre, a la que llevo algunas ideas”.

Los objetivos de la cumbre son fortalecer la cooperación y coordinación para enfrentar el flagelo del narcotráfico.

Plan Colombia
El panorama con el que se encontrarán los asistentes a la cumbre no es muy alentador.

A pesar de los duros golpes dados al narcotráfico tanto en países como México y Colombia, la producción no ha disminuido significativamente.

Según Naciones Unidas, el año pasado en Colombia el cultivo de coca aumentó un 27%. Algo que la organización calificó como un “serio y preocupante retroceso”.

Sin embargo, la ONU destacó que, pese al aumento de áreas cultivadas, la producción de cocaína disminuyó un 2% y llegó a 600 toneladas métricas en 2007, lo que quiere decir que el país produce el 60% de la cocaína que se consume en el mundo

Para algunos observadores, estas cifras no son alentadoras y los lleva a cuestionar la efectividad del llamado Plan Colombia, la estrategia de ayuda de Estados Unidos al país sudamericano para combatir el narcotráfico.

Durante casi nueve años, Washington ha destinado al menos US$4.300 millones a este plan.

Iniciativa Mérida
El pasado 27 de junio, el congreso estadounidense aprobó un plan de ayuda similar para combatir el narcotráfico en México, Centroamérica y el Caribe.

Bajo el “Nombre de Iniciativa Mérida”, la estrategia prevé una ayuda de US$1.600 millones para tres años.

El grueso del dinero irá a México, donde la violencia generada por el narcotráfico ha provocado, en el último año, niveles de violencia que los expertos han comparado con los que vivió Colombia en sus peores momentos de lucha contra carteles como los de Medellín y Cali.

Según datos de medios mexicanos, sólo este año han muerto más de 2.000 personas por violencia relacionada con el narcotráfico. En 2007 murieron al menos 2.700.

Poco después de asumir el poder, el actual presidente mexicano, Felipe Calderón, inició una fuerte campaña de lucha contra el narcotráfico que involucra directamente al ejército.

A pesar de los golpes propinados al narcotráfico en México, algunos analistas afirman que los carteles continúan siendo muy fuertes y capaces de adaptarse a las nuevas circunstancias para mantener el control del suministro de drogas hacia EE.UU., valorado en cerca de US$20.000 millones.

Con este panorama, cualquier nueva idea será bienvenida en la cumbre.

Redacción BBC Mundo
01/08/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario