La desestabiliazación

Por • 28 Abr, 2008 • Sección: Tribuna Abierta

Los objetivos del imperio son llevar a Bolivia a la guerra civil.

El proceso de cambios a favor de las mayorías en Bolivia, corre el riesgo de ser brutalmente coartado. El ascenso al poder de un presidente indígena, que ha venido a hacer justicia social en esa hermana republica como lo es Bolivia; y quien fue electo con un respaldo sin precedentes en ese país, y quien ha beneficiado al pueblo boliviano, con sus programas de beneficio popular y de recuperación de los recursos naturales, ha tenido que enfrentar desde los primeros momentos, que asumió la presidencia; las conspiraciones oligárquicas y la injerencia imperial; porque al imperio y sus lacayos no les conviene presidente como estos: (Evo Morales; Hugo Chávez; Fernando Lugo; Lula Da Silva; Rafael Correa; Omar Torrijos; Daniel Ortega; Maria Cristina Fernández) que buscan la integración de los pueblos, y el beneficio de sus conciudadanos; y como ya han intentado las mismas acciones en contra de nuestro comandante presidente Hugo Rafael Chávez Frías, y no han tenido éxito, se han dado a la tarea de hacer la copia al carbón, de intentar acciones ó actos inconstitucionales en contra del presidente de la hermana Republica de Bolivia, para desestabilizar esa nación.

El odio y el nacionalismo fueron promovidos por el gobierno de Estados Unidos en la ex Yugoslavia y, a través de referendos y guerras civiles, fue dividida en seis países. En Bolivia, el 4 de mayo la provincia de Santa Cruz intentará un inconstitucional referendo para lograr su “autonomía” secesionista, con la injerencia de la mano pelua norteamericana.

Ni las declaraciones del relator de la ONU, Rodolfo Stavenhagen, declarando inconstitucional el estatuto autonómico de Santa Cruz; ni las similares de la OEA, de los países de América Latina; de la Unión Europea, de la OIT, que se ha pronunciado contra las agresiones a comisionados gubernamentales que de acuerdo a la ley se disponen a sanear tierras del oriente y a liberar indígenas esclavos de los terratenientes; ni los llamados al dialogo del gobierno de Evo Morales, de la Iglesia y otros a los autonomistas y esclavistas orientales para que cesen en su accionar, parecen aquietar sus objetivos de llevar al país a la guerra civil. Pretenden desconocer la realidad local e internacional y seguir con sus afanes separatistas, caros, como se ha dicho en reiteradas veces, al imperialismo norteamericano en sus proyectos de crear republiquetas ricas y dóciles a sus apetitos. En los días más recientes, la escalada conspirativa ha alcanzado sus cotas máximas. Las acciones subversivas y anticonstitucionales con que los grupos oligárquicos pretenden dividir la nación boliviana, reflejan la mentalidad racista y elitista de estos sectores y constituyen un peligrosísimo precedente, no sólo para la integridad de ese país, sino también para la de otros países de nuestra región. La historia muestra con sobrada elocuencia las terribles consecuencias que en todos los terrenos han tenido para la humanidad los procesos divisionistas y separatistas inducidos y respaldados por poderosos intereses foráneos.

Por eso es que decimos NO, a la balcanización de América Latina, y SI a la integración solidaria, humanista y amistosa entre nuestros pueblos.

Patria Socialismo ó Muerte Venceremos.

José Antonio Velásquez Montaño.
articulojoseantonio@hotmail.com
articulojoseantonio@gmail.com
28/04/2008



Tu opinión es importante. Escribe un comentario